La impertinencia de la frasecita de João Moura Jr.

Al final de la reciente corrida de éxito, en Santarém, el cavaleiro João Moura Jr., tal vez enardecido por el ambiente, soltó una frase que -si la piensa bien- tal vez se la hubiese guardado para sí mismo en otras circunstancias. 

Fue el repórter Roberto Pingas Rodrigues (Infocul) quien anotó la frasecita proferida en Santarém por el hijo mayor del maestro João Moura : “Não precisamos das maiores figuras a cavalo ou a pé de Espanha” para ter muita gente nas praças, para encher as praças portuguesas".

La frase -que, desde luego, merece el respeto derivado de la libertad de expresión que a nadie debe negarse- peca de inoportuna e injusta. Injusta porque durante décadas -empezando por el padre de este muchacho- toreros y cavaleiros portugueses han insistido e insisten en ir a torear a España y que allí les contraten... buscando más dinero del que les podían o pueden pagar en Portugal y más oportunidades. No hará falta recordar cómo el propio Maestro João Moura se constituyó en toda una gran figura en España y pasaba temporadas en que en Portugal toreaba muy poco y en España bastante más. El por qué se lo puede explicar mejor que nosotros, el padre al hijo...

En segundo lugar, en las últimas temporadas, en donde los carteles de "lotação esgotada" no abundan precisamente en las plazas portuguesas, los empresarios portugueses han echado mano -incluso en exceso- de Pablo Hermoso de Mendoza -y también cuando les era posible de Diego Ventura- en claro intento de llenar las plazas, como reclamo o revulsivo cara a la taquilla; unos hechos que Moura Jr. no puede negar. Independientemente del hecho, incontestable, que al igual que el Maestro Moura (padre) ha sido una enorme figura del Toreo, nadie puede negar que el Maestro Pablo Hermoso de Mendoza (como en su día Moura padre) revolucionó el Toreo a caballo en el Mundo.

Podríamos seguir con muchas más razones, a propósito de la frasecita de João Moura Jr. Muchas más razones, pero no viene al caso polemizar, sino subrayar la impertinencia de la proclama de Mourinha. Y es que calentarse la boca porque 8.000 espectadores vayan a una plaza donde caben bastantes más... no está tan justificado como a el le pueda parecer.

Y ya en cuanto a que a Portugal vengan a torear figuras españolas del Toreo a pié... pues peor todavía. Si en el Toreo a caballo, Portugal sigue repartiendo cartas -pese al bajón del nivel que se siente en los últimos años-, en el Toreo a pie, lamentablemente, sigue la cosa a años luz : tanto en número como en calidad. Hay ahora la esperanza bien fundada de Juanito, que hace recordar los tiempos aún recientes de Vítor Mendes y Pedrito de Portugal... pero ya muy poco más, desgraciadamente.

El entusiasmo con que fue acogida la figura de Morante de la Puebla en Portugal, en los últimos tiempos; o la del propio António Ferrera, no puede cuestionarse. Y si Moura Jr. habla de tener mucha gente en las plazas o llenar las plazas portuguesas, sin necesidad de que a ellas acudan figuras españolas, que empiece a predicar con el ejemplo y ordene a su apoderado que firme contratos en su nombre, a base de una cantidad fija por actuar -reducida- y un complemento importante o resto de los honorarios, acorde al número de espectadores que ocupen lugar en las bancadas de la plaza... Que empiece por ahí. A ver qué le parece...

EUGÉNIO EIROA