Los que se llevó la Covid) Un año ya sin el maestro Mario Coelho

El tiempo pasa volando... Más de un año ya, desde que la maldita Covid se llevó a Mario Coelho. 

Más de 3.000 toros lidiados, 40 años de brillante trayectoria profesional...
A las 4 de la mañana de aquel primer domingo de Julio, en su tierra de Vila Franca de Xira, donde le ha encontrado la muerte, habitualmente -si no es año de Covid- hay un jolgorio de mil pares de narices. Las gentes se arremolinan por las calles de la ciudad ribatejana, van y vienen con las últimas copas pendientes, aún suena la música, los operarios aún están recogiendo las última cosas en la histórica plaza de toros, que esa madrugada ha acogido, como cada año, una novillada popular, de jóvenes promesas a pie y a caballo, llamada "a garraiada da sardinha assada"... Las 4 de la madrugada de un domingo ya, de la gran fiesta del "Colete Encarnado", en Vila Franca de Xira, no es día ni hora para morirse. Pero en el 2020 era año de la peste en forma de Covid. De modo que a Mario Coelho, torero grande, eterno, elegante y valiente, vino -aquella madrugada del primer domingo de julio- a buscarlo la Parca, para llevárselo de este mundo a lomos del maldito corcel de la Covid-19.
Mario no pudo resistir el maldito virus y después de varios días de luchar contra la muerte, terminó siendo cogido fatalmente aquella madrugada, precisamente el que debería de ser día de la fiesta del Colete Encarnado, que ese año 2020 no se celebró, también corneada la fiesta por el morlaco maldito de la Covid-19.
En la madrugada más silenciosa de la historia del domingo del "Colete Encarnado", en Vila Franca de Xira, dejó de existir Mario Coelho.

El gran torero que fue Mário Coelho falleció aquella mañana, hace un año, a las 4:00 a.m., en el Hospital de Vila Franca, donde fuera internado días atrás en una condición muy grave. Fue el pasado 26 de junio de 2020 cuando lo diagnosticaron como infectado por la Covid-19, confirmó entonces una fuente del hospital. Antes, Mario Coelho permaneció en su domicilio con síntomas de lo que atribuía a "una gripe" hasta que esos fueron a más y se le hizo la prueba que determinó la infección por coronavirus.

Tenía Mario Coelho 84 años y fue uno de los toreros más carismáticos de Portugal, formando parte en su tiempo con José Júlio y también con el fallecido José Falcão, el trío de los toreros más emblemáticos de Vila Franca de Xira, a los que sucedería tiempo después el también legendario Vítor Mendes.
Mario Coelho era un personaje culto, muy elegante siempre en el vestir, muy elegante en sus formas, de buena oratoria, escribió también varios libros. El 29 de febrero de 2020 estuvo en la plaza de Campo Pequeno en el Día de la Tauromaquia aprovechando para apoyar el lanzamiento de su libro biográfico escrito por el periodista Antonio de Sousa Duarte. Antes, en octubre del año 2019, recibió muy emocionado otro homenaje más de los varios de que fue objeto en su vida. Fue la inauguración de su estatua, colocada en céntrico local en "su" Vila Franca de Xira. 
Mário Coelho estaba casado con María Helena Guerra, viuda antes del gran aficionado, embajador y excelente escritor Álvaro Guerra. Tuvo un hijo, Mário Vizeu Coelho, de su primer matrimonio con Verónica, hija del también legendario matador de toros portugués Diamantino Vizeu.
Las 4 de la madrugada de un domingo ya, de la gran fiesta del "Colete Encarnado", en Vila Franca de Xira, no es día ni hora para morirse. Pero a Mario Coelho, torero grande, eterno, elegante y valiente, vino esta madrugada a buscarlo la Parca, para llevárselo de este mundo a lomos del maldito corcel de la Covid-19.

 

Apuntes biográficos : 
Mário Coelho Luís nació el 25 de marzo de 1936 en Vila Franca de Xira y desde que era niño, quería ser torero, incluso actuando a la edad de 14 años como aficionado en la Plaza de Toros Palha Blanco (Vila Franca de Xira).
Mário Coelho realizaría pruebas profesionales para banderillero en la plaza de Palha Blanco, en Vila Franca de Xira, en 1955, y tomó la alternativa como subalterno, en la Praça do Sítio (Nazaré), el 13 de septiembre de 1958.  En las siguientes temporadas, fue el banderillero más prominente a nivel portugués, ganando los premios más importantes del espectro taurino de su país. Integró inicialmente las cuadrillas de las principales figuras portuguesas de la tauromaquia a pie, como Manuel dos SantosJosé Júlio y Diamantino Viseu.
En España, acompañó a Francisco Corpas Brotons y Andrés Vázquez, habiendo alcanzado el rango de ‘Mejor Banderillero del Mundo’ y el único en la historia del toreo que salió como tal en hombros en varias plazas españolas y portuguesas. También fue el que ganó más premios como banderillero.
Mário Coelho tomó la alternativa como torero en Badajoz, teniendo a Julio Aparicio como su padrino y Manuel Cano ‘El Pireo’ como testigo. Confirmó la alternativa en Monumental de México en 1975, confirmando luego también en la Monumental de Madrid el 14 de mayo de 1980 durante la feria de San Isidro.
Después de haber vivido y actuado en España y en México desde hace varios años,  la carrera de Mário Coelho pasaría también a través de Francia, Marruecos, Canadá, EE.UU., Angola y Mozambique, pero sobre todo a través muchas plazas taurinas de países latinoamericanos como México, Venezuela, Perú, Colombia y Ecuador.
Durante su carrera como matador de toros, Mário Coelho alternó con las más grandes figuras taurinas de cada momento como Antonio Ordóñez, Paco Camino, Paco Ojeda, Manzanares, Palomo Linares, Niño de la Capea, Dámaso González, Manolo Martínez, Eloy Cavazos y muchos otros. Se despidió del público portugués en la legendaria plaza de Campo Pequeno. La ceremonia del tradicional corte de la coleta la protagonizó su hijo. 
En octubre de 2001, se abrió al público en su ciudad natal, la Casa Museu Mário Coelho, ubicada junto a la Igreja Matriz en Vila Franca de Xira, en la vivienda donde nació el torero, resultado el museo de una asociación establecida entre el torero, el Ayuntamiento y el Consejo Parroquial de Vila Franca de Xira. 
Escritor de varios libros, en 2005, año en que celebró 50 años de alternativa como matador, Mário Coelho publicó un libro que contenía textos autobiográficos, titulado ‘Da Prata ao Ouro’.


Artículo Anterior Artículo Siguiente