Após a grande noite do "Campo Pequeno") O caso sério do "Antoñito" Ribeiro Telles

António Ribeiro Telles Jr. en la actualidad

Texto : NÉSTOR SEGURA, tribuna da tauromaquia.

Fotos : José Canhoto y João Costa Pereira.

De la corrida de anoche, en Lisboa, a modo de análisis de lo sucedido, cabe quedarse -muy especialmente- con dos asuntos, desde nuestro humilde punto de vista :

-La contundente respuesta de los aficionados, presentes en muy gran número en la plaza (de lo que ya hemos hablado en apunte específico aparte)

-La confirmación de que podemos estar ante un nuevo gran torero a caballo si António Ribeiro Telles hijo no se malogra. Anoche volvió a decir que lo suyo no es casualidad y que lleva en la maleta condiciones sobradas para arrancar por los mismos caminos por los que un día enveredó su padre.

No es la primera vez que hablamos sobre este chaval. Anoche, en el "Campo Pequeno", los que aún no le habían visto, le vieron y comprobaron que aquello que sobre ARTJr apuntamos -en comentarios ya un par de veces- no era algo carente de base... Empieza a brillar con luz propia y no necesariamente a la sombra de su padre. 

Cuando, durante los meses en que su padre estuvo ausente de las arenas, António Ribeiro Telles hijo siguió camino en solitario... aquello no fue un error, sino una decidida apuesta. El chaval tiene el mejor maestro del Mundo para enseñarle todos los secretos del Toreo a Caballo. Y está con su crecimiento incurso en toda una gran Universidad taurina como es la factoría de A Torrinha. De esas circunstancias que le rodean, solo podía esperarse la eclosión que se está produciendo.

Sin embargo, algo hay que decir : la historia del Toreo a Caballo en Portugal está repleta de muchos hijos de papá a los que se les antoja, o erróneamente creen, ser toreros. Creen que por llevar el apellido que alcanzó la gloria taurina, ya les va a venir del Cielo la condición de toreros de verdad... Y favorecidos por el ambiente familiar y la disponibilidad de caballos, instalaciones y medios al alcance de la mano, se embarcan en algo en donde, en no pocas ocasiones, la apariencia engaña. 

António Ribeiro Telles Jr. hace tres o cuatro años...

Algunos taurinos, en Portugal, son muy dados a alimentar el asunto ese de las "Dinastías". No seremos nosotros quienes andemos con ese cuento... Lo que interesa es analizar individualmente a cada individuo que se dice torero. Y olvidarnos de si se apellida tal o qual. Cuando se tiene el toro delante, este no pide el bilhete de identidade al torero para ver cómo se apellida y si es de tal o cual "dinastía"; pide los otros papeles, los que acreditan el valor y la verdadera valía como cavaleiro tauromáquico. 

Pretender que António Ribeiro Telles hijo sea en una arena subido a un caballo, poco menos que exactamente igual a su padre, es y será un craso error. Antoñito tiene muchos detalles -y es lógico- que hacen recordar el Toreo del maestro António. Pero no es ni será el maestro António, sin que ello le impida llegar a ser un torero de gran categoría. Antoñito es y será -si no se tuerce- un torero importante, en donde su padre -inteligente siempre- será el primero en respetar la personalidad taurina que muestre el hijo, quien en su Tauromaquia tendrá cosas que son de la escuela de su padre y otras que no lo son... lo importante es y será que António Ribeiro Telles Jr. devenga en el gran torero que el quiere ser y con el que todos los taurinos de buena fe soñamos.

Anoche, en el "Campo Pequeno", Antoñito Ribeiro Telles hizo todo lo posible por agradar -y lo logró, ¡vaya si lo logró!-; también hizo todo lo posible por triunfar -y lo logró, para su edad y su aún corta trayectoria, lo logró- y... para dejarnos convencidos de que sigue y persevera en el buen camino por el que apostó en su día, sin engañarse a si mismo, cuando dijo a su padre que quería ser torero, sin falsas apariencias, sin creerse que por llamarse Ribeiro Telles ya tenía derecho a considerarse torero.

Ojalá que este chaval, al que cariñosamente damos en llamar Antoñito Ribeiro Telles, sea capaz de subir todos los escalones que aún le faltan en la escalera del éxito, para alcanzar la gloria que su padre alcanzó ya hace mucho tiempo, convirtiéndose así este chico en uno de los revulsivos que, con urgencia, está necesitando el Toreo a caballo en Portugal.

António Ribeiro Telles Jr. en sus inicios como cavaleiro amador; ahora ya es "practicante"...