Se detuvo el tiempo y se cortaron las calles de Sevilla para llevar a Morante a hombros desde La Maestranza al hotel...


Tenía que pasar y pasó. Y tenía que ser Morante. Cortar un rabo, después de tantos años, en Sevilla, Morante... porque solo con Morante en hombros la leyenda se agigantaría más y más. Por las calles de Sevilla y hasta el hotel. Por las calles de Sevilla en gloria eterna. Morante es Morante. Y con el, ayer, ahora y siempre, los morantistas. Un 26 de abril de gloria, para la historia de La Maestranza, para la historia del Toreo. Morante de la Puebla. 

Hay quien dice que Sevilla, desde lo del otro día y algunos escarceos anteriores, estaba en deuda con el genio de la Puebla. Si así fuere, Sevilla saldó este miércoles su deuda con Morante. Abrió por primera vez la Puerta del Príncipe tras una emorme actuación en el cuarto toro, ejemplar premiado con la vuelta al ruedo. Morante hizo una faena soberbia, con capote y muleta, instalando desde el perfume inigualable de su Toreo, un auténtico éxtasis a los tendidos.

Plaza de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla (Sevilla).- Décimo festejo de abono, octavo de la Feria de Abril 2023. Toros de Domingo Hernández desiguales en presentación y comportamiento, para Morante de la Puebla, Diego Urdiales y Juan Ortega. La plaza registró más de tres cuartos de entrada. 
Morante de la Puebla (azul purísima y azabache), ovación en su primero y dos orejas y rabo con vuelta al ruedo al toro
Diego Urdiales (sangre de toro y oro), silencio con pitos en el arrastre y ovación tras petición de oreja.
Juan Ortega (rosa palo y oro), ovación y silencio


Morante de la Puebla hizo este miércoles historia en la Real Maestranza: cortó un rabo después de medio siglo sin que un torero lo hiciese. El de La Puebla del Río,m para muchos, cuajó una faena perfecta que puso en pie a casi toda la plaza y que le permitió salir por la Puerta del Príncipe.
Casi todos los cronistas se hicieron presentes en el encendido elogio. Basta un ejemplo. El de ABC decía : "Morante de la Puebla hace historia en la Maestranza cortando un rabo tras una inenarrable faena, de principio a fin. De sus gitanas verónicas a su toreo de frente y a pies juntos final. Ha sido maravilloso, en una ensoñación capotera y una cadencia vibrante muletera, con la plaza bocabajo. Potenciado por un superlativo Ligerito, con el hierro de Garcigrande. Un toro cimero, que sublimó la clase, el talento, la calidad, el ritmo, al que Morante toreó como hubiera soñado de niño. Como soñábamos todos. La corrida debió parar en ese mismo momento. Y la Feria..."

Ya en el primer toro, Morante había anunciado que estábamos en una tarde grande. Como decía Carlos Ilian : "Con el primero de la tarde Morante ya había lanceado a la verónica con una cadencia y una hondura inmensas, antológicas. Y solo una tanda de derechazos muy relajados pudo sacar en limpio de un toro que se apagó muy pronto. Pero Morante estaba viviendo la tarde de su vida y un quite por chicuelinas de cartel y una media para recordar en el primer toro de Juan Ortega nos confirmaba las sensaciones que ya toda la plaza iba viviendo, como si se esperara algo muy grande. Grande no, histórico lo que vivimos en el cuarto toro..."

Ahora, la discusión está encendida tras lo visto este miércoles de abril de 2023 en Sevilla : ¿es Morante el mejor torero de todos los tiempos?. Habrá incluso quien eso afirme...
Para Rubén Amon : "Se detuvo el tiempo y se cortaron las calles de Sevilla para llevar a Morante a hombros de La Maestranza al hotel. “Torero, torero”, le gritaban a la vera del Guadalquivir para incredulidad de los turistas que presenciaban la imagen de un matador en volandas, como si fuera un paso de Semana Santa. Un delirio de idolatría, un acontecimiento histórico.
Tanto se ha desprestigiado el adjetivo -histórico- que se antoja diminuto para definir la aparición de Morante en el albero de Sevilla. Hay que remontarse al año 1971 para encontrar el antecedente de los máximos trofeos. Se los arrancó Ruiz Miguel a un toro de Miura. Y se los ha cortado Morante a un bravísimo ejemplar de Garcigrande premiado con la vuelta al ruedo.
Se llamaba Ligerito. Y forma parte de los toros que van a incorporarse a la memoria de la tauromaquia. No solo como el aliado que permitió a Morante atravesar la Puerta del Príncipe, sino como el episodio que homologa al maestro sevillano en la cima de la historia de la tauromaquia..."

-------
tribuna da tauromaquia 
Fotografia : PLAZA DE TOROS DE SEVILLA (Arjona/Pagés)
Recuerde : imágenes a mayor tamaño si hace click sobre ellas).
-------




Artículo Anterior Artículo Siguiente