Otra excelente crónica de M. Zapata) En Granada, Roca Rey fue grande y El Fandi, como siempre, un portento

GRANADA)  Por MAGALY ZAPATA / TRIBUNA da TAUROMAQUIA.

Daniel Ruiz echó una más que aceptable corrida de toros en Granada. Los "Jandilla" albaceteños sirvieron y los tres toreros montaron un espectáculo que hizo por momentos vibrar al público.

Triple Puerta Grande en un inicio triunfal en la Feria de Granada
Roca Rey estuvo muy importante y de el podría decirse que solo el acero le impidió pasear cuatro orejas en una tarde en la que El Fandi y Manzanares también saldrían en hombros.

Plaza de toros "Monumental de Frascuelo", de Granada. Primera corrida de la feria del Corpus Christi. Tres cuartos de entrada. Toros de Daniel Ruiz y Vegahermosa (4º bis tras correrse el turno al devolver el primero tras partirse el pitón izquierdo). Toros en general con buena presencia, que acabarían por dar buen juego en su conjunto. 

+ DAVID FANDILA ‘EL FANDI’, oreja y oreja tras aviso.

+ JOSÉ MARÍA MANZANARES, oreja y oreja con fuerte petición de la segunda.

+ ROCA REY, ovación y dos orejas.

GRANADA y... en mi primera tarde de toros, nueva en esta plaza, disfruté del triunfo de la terna FANDI - MANZANARES - ROCA REY.

Llegué hasta aquí porque a la tercera va la vencida. Dos anteriores intentos de llegar se truncaron pero no hay plazo que no se cumpla y aquí estoy. 
Porque quería ver al de esta tierra triunfar como hace más de 20 años sucede (habló de puertas grandes) y es que EL FANDI salir a pie de su plaza no sabe y hoy no fue la excepción. Sólo que con él también salieron Manzanares y Roca Rey. Los primeros cortaron 1 y 1 y el peruano dos del último por su contundente y apabullante poderío para que todo toro le sirva y además conecta de tal manera que pone al público en pie rendido ante su descomunal valor y capacidad de resolver las embestidas. Hubiera llevado más si no falla estrepitosamente con el acero en su primero que fue la mejor de sus dos faenas por fundamentos, firmeza y poder. La otra, de arrimarse pero con total sentido del valor, distancias y alturas. Y un estoconazo de cierre. He de decir que fue la mejor de la tarde junto con la del quinto pero el público siempre a favor de los que visten el oro. 
El alicantino firmó lo mejor mediada la faena de su segundo, embroque reunido y bien colocado llevando con importancia a su oponente con trazo suave y mecido. Lo anterior fue intermitente como lo de su primero. 

El FANDI si que es un caso aparte. “Es torero de Graná”, dijo alguien en el tendido al finalizar el cuarto. Y es que pareciera que los años no hacen mella en sus facultades con los palitroques, puso ocho pares incluyendo dos del primero devuelto por malograrse la cornamenta de raíz al derrotar en burladeros. Y en todos hizo vibrar hasta el delirio. Y como es costumbre, verlo como un torero completo que maneja el percal tan bien como la muleta, el nivel que ha alcanzado en todo aspecto de la lidia es de destacar. Y se me antoja comentar más sobre lo que hizo en el cuarto un toro bajo pero que se recostaba, humillaba y se ceñía buscando siempre por abajo pero no dudó en ponerse de rodillas para torearlo en dos tandas largas en los medios tragando y aguantando, la clave el temple y taparle la cara para ligar y ligar los muletazos, tanto que el público se puso en pie ante la intensidad del inicio. Tesitura que no decayó hasta el final que fue premiado y los gritos de ¡torero, torero! retumbaban el coso. 
Siempre quise ver enfandilada su Graná y lo conseguí. Y verlo ser profeta en su tierra. Mis respetos. Su técnica y saber es de portento y quien no lo reconozca, supina ignorancia muestra. Puede gustar más o menos su estilo, pero su capacidad lidiadora es incuestionable. Y eso es lo que cuenta para sostenerse en el top ten del Toreo. 

Los toros de Daniel Ruiz, entre los 4-5 años, alguno vareado, parecieron mejor de lo que para mí fueron. No salían de las telas pero como venían metiendo bien la cabeza, aparentaban. Destacó el quinto que si tuvo calidad y un segundo aire cuando Manzanares le encontró el sitio, la distancia y la altura y dibujó su Toreo Mediterráneo. 

Gente cálida y amable, participativa y de fiesta en los tendidos que a pesar del cartel lució en 3/4; una delicia oír ese gracejo al hablar que me hizo recordar mucho al Tío Bojilla, hijo de esta tierra. ¡Vaya merienda se toman al terminar el tercero!. Tanto como el agobiante calor y la falta de agua en el ruedo que levantaba nubes de polvo en la zona del Sol. 

Toda una experiencia la Granada de toros a la que tanto y tan bien soñó don Agustín Lara, en su famosa por mítica canción, que cuentan compuso sin conocer esta tierra de ancestros moros.

Fotos : Magaly Zapata)




Dice Magaly Zapata, a propósito de esta foto : "Un detalle. Roca Rey cada vez que bebe de su vaso no suelta y presiona como rezando a la imagen que hay en el mismo. Esto es cada vez que se cala la montera y entra al ruedo, incluso cuando no es su turno. Me queda la curiosidad de saber cuál es el Santo o la Virgen a quien se encomienda..."