El Portugal taurino debería tomar nota y escarmentar en cabeza ajena...

Ahora que los políticos de la izquierda y radicales han iniciado el camino de las prohibiciones en el indisimulado afán de acabar con las corridas de toros en Portugal, convendría recordar cómo están las cosas ahora mismo en España... En Catalunya, por ejemplo, donde acabaron con las corridas de toros, todo comenzó como ahora se está iniciando en Portugal...

España y la Tauromaquia
En 1991, Canarias fue la primera región española en prohibir los toros y le siguió la autonomía catalana, gobernada por independentistas furibundos antitaurinos, prohibiendo las corridas en enero de 2012, aunque en octubre de 2016 el Tribunal Constitucional anuló la prohibición de Catalunya
En la región de las islas Baleares está prohibida la entrada a los toros de menores de 16 años, mientras que en el País Vasco los menores de 16 años sólo pueden entrar si van acompañados de un adulto. En el verano de 2018 entró en vigor el reglamento taurino gallego en el que se prohibía la entrada a las corridas a menores de 12 años de edad. En el año 2013, la Tauromaquia fue declarada a nivel de todo el Estado, Patrimonio Cultural de España.

La plaza Monumental de Barcelona llegó a ser la más importante de España. Los gobiernos regionales pro-independentistas tildaban en Catalunya a la Tauromaquia de "españolista" y buscaron modo y manera de atropellarla y prohibirla como así hicieron en 2012. Aunque luego la Justicia repuso la legalidad de las corridas de toros... habían pasado ya 4 años del atropello y nadie -empresarios- se atrevió a devolver la actividad taurina a aquellas tierras, en donde lo primero que se hizo por los políticos antis fue impedir la entrada de los jóvenes en las plazas de toros... a la que siguieron otra serie de inconvenientes que trataban de cercenar la normal actividad empresarial taurina.

 

Artículo Anterior Artículo Siguiente