Salven la plaza de Vila Nova da Barquinha antes de que sea demasiado tarde...

 

La plaza de toros de Vila Nova da Barquinha no es palco este año -otra vez- de la tradicional corrida del mes de junio, allá por el Santo António.  

La plaza de toros de Vila Nova da Barquinha, por haches o por bes, en los últimos años está teniendo determinadas ausencias en el circuito taurino habitual que... no ayudan nada, cara al futuro. Porque si se van produciendo "ausencias", si no se dan las corridas habituales -2 por año- o una de ellas, al final...  esto va a ser un descalzaperros y... la afición acaba muriendo, lentamente, pero muriendo. Es un asunto muy delicado. La Tauromaquia en Portugal no puede permitirse parones; y menos aún en las llamadas plazas fijas, como es el caso...

Hacer las cosas bien es importante. Y hacer las cosas bien es que cada plaza, atienda al menos a sus fechas tradicionales. Sostener la llama es eso... empezar a apagar la llama es no dar la corrida que por determinada fecha siempre se dio...

La plaza de toros de A Barquinha tiene problemas; está obligada a que en su interior se le hagan obras. Y hacer obras vale dinero. ¿Quien tiene que hacer las obras : la propiedad del inmueble, el concesionario...?. Sabemos que el actual gestor del tauródromo, Luis M. Pombeiro, ha llevado al lugar un arquitecto para que le hiciese un informe... y probablemente el resultado del informe es que hay que gastarse allí una pasta gansa.

Pombeiro ya hizo de su bolsillo una serie de obras en años anteriores en el mismo recinto, con las que fue capeando el temporal y saliendo mejor o peor más o menos adelante. Pero ahora... tal vez piense que quien debe rascarse el bolsillo es la propiedad del inmueble.

Por haches o por bes, por Santo António, culpa de Juan o culpa de Perillán, A Barquinha no va a tener Toros. Y esto es grave, porque unido antecedentes parecidos en el pasado, a la época del covid, a la salida de la covid y... tal y cual, se está creando un clima alrededor de aquella castiza plaza que no es bueno... Y si esa plaza acabase también cayendo... ya nos explicarán a donde se dirige esto.

Es probable que no tenga que ser el concesionario el que afronte unas obras que tal vez correspondan al dueño del inmueble. Pero sea responsabilidad de quien sea... es triste ver ir esta plaza de Vila Nova da Barquinha, simbólicamente arrastrada por las aguas del Tejo río abajo... (es un modo de decir). 

Aún se está a tiempo de reaccionar, el daño de este 2024 sin la corrida de junio ya está hecho; pero recuperen ese recinto, hagan lo que tengan que hacer y... si no pueden afrontarlo, pongan el recinto en manos de quien tenga potencial para hacerlo y salven de una vez esa plaza antes de que sea demasiado tarde.

"Duque de Agrolongo"   / Foto : Araújo Maceira

Publicar un comentario

Publicar un comentario

TRIBUNA da TAUROMAQUIA

CLICK DESCARGA GRATIS