Madrid) En la Corrida de la Beneficencia, merecida puerta grande para Fernando Adrián

 

Ilha Terceira, años atrás : Fernando Adrián en primer plano. Tras el... Jaime Martínez Amante

Oreja del sexto que sumada a la lograda en la primera parte de la corrida supone otra vez la puerta grande en Madrid para Adrián con todo merecimiento. 

MADRID POR LA CORRIDA DE LA BENEFICENCIA. 

FERNANDO ADRIÁN ABRE SU TERCERA PUERTA GRANDE VENTEÑA 

Oreja del sexto que sumada a la lograda en la primera parte de la corrida supone la puerta grande para Adrián con todo merecimiento.

Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Corrida de la Beneficencia. 21.834 espectadores en las gradas. Toros de Garcigrande y El Pilar (3º),
• SEBASTIÁN CASTELLA, ovación tras aviso, silencio y silencio
• FERNANDO ADRIÁN, oreja, silencio y oreja
Incidencias: La Infanta Elena presidió la Corrida de la Beneficencia desde el Palco Real. 

"Buen toro de Garcigrande que aprovechó y sujetó con temple en su muleta. De los de raza y valor, con entrega y argumentos que arrollan y resuelve. La clave está en la justa medida de sus faenas. Lances con gusto por verónicas y con muleta inicio importante de alto impacto con cambiados y derechazos llevando bien embarcado en los medios y ahí además dejó buenos naturales" (Magaly Zapata).
 
Uno de los más exultantes y contento a rabiar por esta nueva puerta grande de Fernando Adrián en Madrid, era esta tarde de domingo, nuestro subdirector, Jaime Martínez Amante, que tiempo atrás fue incluso mozo de espadas precisamente con Adrián... una de cuyas ocasiones queda atestiguada con esta foto de entonces, obra de J. Edgar, en la Monumental de Angra do Heroismo, en la isla más taurina del Mundo, isla Terceira...
 
 
Preguntado por la TRIBUNA da TAUROMAQUIA y aún emocionado tras ver la corrida de hoy desde Las Ventas, Jaime refería que "han pasado ya diez años, el tiempo vuela, la foto me trae grandes recuerdos", nos dice Martínez Amante, este taurino -portugués y universal- de pies a cabeza, ejemplo indudable para tantos y tantos que andan por la Fiesta hoy en día tan desnortados. Los años y los recuerdos se atesoran y cuando cualquiera de los toreros a los que atendió como mozo de espadas triunfa, sea en los ruedos, sea en otras facetas de la vida, este hombre, excelente persona, se emociona y lo vive como si fuese el éxito de un hijo... 
"Han pasado diez años... pero yo sigo "enamorado" de mis toreros, con los que viví codo a codo, tan intensamente, sus alegrías y sus tristezas, en los callejones de las plazas, en los hoteles, en las gestiones que por ellos hice... No me olvido, no... de António de Portugal, Rui Bento Vásquez, Ángel Gómez Escorial, Sánchez Vara, Antoñito Ferrera, Mario Miguel, Joaquin Galdós y algunos más que en medio de esta emoción seguramente me olvido, que me perdonen... como te decía, por último, Fernando Adrián, que fue el más reciente con el que salí como mozo de espadas. Por eso, aunque han pasado unos años, el que este hombre haya podido en estas dos últimas temporadas subirse al tren del éxito, de la gloria que tenía más que merecida, me emociona, me inunda de alegría y me hace pensar que, por muy difícil que algunos lo pongan, nunca hay que perder la esperanza, porque de vez en cuando, lo estamos viendo, el propio Toreo hace justicia, pone a cada cual en su sitio... Un día inolvidable, esta enésima puerta grande en un enorme suma y sigue, tras haber roto el año pasado todos los maleficios...", concluyó Jaime M. Amante

Artículo Anterior Artículo Siguiente