Foto del día) Raposilda y su criado recogiendo las piedras que unos burros lanzan contra su propio tejado

 

Raposilda y su criado anduvieron estos días llamando a casi todos los cavaleiros y apoderados que van a actuar en la plaza de Nazaré este verano y al chivato-intoxicador habitual. Unos guardaron la reserva, pero se observa que alguno que otro no lo hizo y cantó para Raposilda y su criado "la Traviata".

Mañana, Raposilda aparecerá en escena y -otra vez más- gritará a quien le quiera oír : nosotros, solo nosotros, somos los que sabemos y contamos... La escena debería de completarse con un espontáneo colgando de los cuellos de Raposilda y su criado una de aquellas medallas de hojalata que venían antaño con el legendario chorizo Revilla español.

Así anda la Fiesta en Portugal. Les piden reserva, discrección, sigilo cuando les contratan. Tardan cinco minutos en ir a contarlo a casa de Raposilda.

Es tal la envidia acumulada, es tal la inutilidad de algunos, que les puede esto antes que ser decentes y respetarse a si mismos y a la propia Tauromaquia. 

¿Le han jodido a Rui Bento Vasquez su acto de hoy, de presentación de carteles en Nazaré?. Diríamos que no. Diríamos que mientras Raposilda y su criado no acierten un Euromillones, les toque la Lotería y se hagas millonarios, estamos solamente ante el caso de quienes no pasan de un(a) correveidile cualquiera sin otro mérito que poner la oreja a un par de resentidos y tiñosos.

El Teatro Chaby Piñeiro no se lo va a poder cargar Raposilda. Ni tampoco lo bien rematados que están los carteles que hoy se presentan. Ni lo bien que Rui Bento y los suyos organizan sus cosas para bien de la Fiesta de los Toros. Ni los premios que con toda solemnidad se entregan se los podrán cargar este par de personajes que destilan odio allá por donde pasan.

Es una pena que la Tauromaquia en Portugal ande en estas. Es una pena. Es una pena que hacer las cosas bien y con categoría, despierte las tremendas envidias que despierta. Hasta el extremo que haya auténticos burros que tiran piedras contra su propio tejado, que luego las recogen Raposilda y su criado para disfrazarse de lo que no son; por mucho que se den autobombo, no son... como mucho un par de pobres diablos, eso es lo que son.

"DUQUE de AGROLONGO"

Publicar un comentario

Publicar un comentario

TRIBUNA da TAUROMAQUIA

CLICK DESCARGA GRATIS