Los reiterados actos de desprecio de los que somos objeto nos hacen cada vez más fuertes

Cartel visto en un ipad de un viajero de FlixBus








Artículo Anterior Artículo Siguiente