La lluvia se carga el inicio de la "Copa Chenel" y la lona permite a Talavante cortar 3 orejas en Olivenza

paseillo en Olivenza. La lona salvó la corrida. Luego llovería y no poco.

Talavante fue lo mejor de la tarde, sin duda alguna. Los toros -menos el quinto- y los paraguas, un desastre...

TRIBUNA da TAUROMAQUIA / Fotos : F.I.T. Empresa Olivenza
-------------------------------------------------------------------------------
Quien tiene buena lona y buen desagüe-drenaje pues... a lo mejor, como en Olivenza, aún se salva, aunque los espectadores aparezcan todos embutidos en largos impermeables y con paraguas. Pero quien no tiene buena lona...

El primer festejo de la Copa Chenel, que iba celebrarse en Valdilecha (Madrid) este sábado, ha sido finalmente aplazado por las condiciones meteorológicas. Se celebrará, si el tiempo lo permite, el próximo viernes 22 de marzo en la misma localidad. Eesta corrida de toros estaban anunciados Alfonso de Lima, Alejandro Marcos y Álvaro Alarcón con toros de Javier Gallego y Salvador Domecq.

Ya en Olivenza, la lona estaba puesta sobre el ruedo y aledaños desde muchas horas antes del festejo anunciado. La lona en el ruedo  ha sido retirada justo antes de comenzar el segundo festejo de la Feria de Olivenza 2024 que, aún así, comenzó con unos 20 minutos de retraso. La lona salvó al ruedo se encontraba en aptas condiciones para la celebración de la anunciada corrida. Aún así, llovió notablemente en varias fases del espectáculo en la arena oliventina.
Plaza de toros de Olivenza, provincia de Badajoz. Gran ambiente pese a la amenaza constante de lluvia. Segunda de la Feria. Lleno de ‘No hay billetes’ en los graderíos. Toros de Puerto de San Lorenzo (1º, 3º, 5º y 6º) y La Ventana del Puerto (2º y 4º), los dos hierros de la misma casa. Toros desrazados y que desilusionaron, salvo el quinto de la tarde al que exprimió muy bien Talavante, con una gran faena.
• JOSÉ MARÍA MANZANARES, ovación y ovación
• ALEJANDRO TALAVANTE, oreja y dos orejas
• ROCA REY, ovación y ovación
El subalterno Javier Ambel se desmonteró tras parear con brillantes en el segundo.
Justo cuando la lluvia fue a menos, la corrida fue a más. En el quinto de la tarde,  Alejandro Talavante deleitó con un quite por gaoneras hermoso. Se echó a tierra en el inicio de faena, citó con la muleta bien dispuesta y alojó así luego un pase cambiado volvió locos a muchos de los presentes en los tendidos... "No hay quinto malo", repetía alguien como un majadero, a medida que la faena avanzaba, el toro respondía y el torero brillaba.  Era un Talavante muy inspirado que hasta con cambios de manos desató los Olés! en la plaza. Buenos naturales los suyos, con la lentitud precisa y muy bien dibujados o trazados, como prefieran; no faltando las tandas de derechazos bien conseguidas y unos hermosos ayudados por bajo culminados con trincherilla de ovación redonda estallando en los tendidos. Ahí se salvó la tarde. Porque en su primero, pese a cortar una oreja, Talavante no tuvo rival, no tuvo toro, pero mató muy bien y la oreja entró en su esportón.


Artículo Anterior Artículo Siguiente