Prepárense, señores cavaleiros : "¡son los forcados los que de verdad arrastran gente a las plazas!"

Hay en el Portugal taurino flotando ciertas sensaciones raras a esta altura del siglo XXI. Sensaciones como de algunas cuentas que en el pasado más o menos reciente no han cuadrado y sensaciones de futuro más complicado aún para algunos.
Últimamente, no falta(n) algún elemento(s) que está(n) autoconvencido(s) de que son los forcados los que llenan las plazas. Que a ellos, a los forcados, se les debe la subsistencia de la Fiesta en Portugal y que el resto de los "artistas" son piezas poco influyentes cara al público, simples piezas del decorado...
Al patrono que anda instalado en esta especie circulante de que gracias a los forcados se llenan las plazas, habría que proponerle que organice corridas de toros con solo dos elementos : unos toros gordos, cuanto más gordos mejor y unos grupos de forcados para pegar esos toros gordos. Y prescinda del resto, ni cavaleiros, ni banderilleros... ni espadas ni novilleros por un asomo siquiera. Solo toros y forcados. Haga eso, organice eso y ya verá cómo termina el asunto y cuánto dura el experimento...

Es cierto que tras los grupos de forcados suelen ir -en mayor o menor cuantía- grupos de aficionados que son parientes, allegados, amigos.... gente del pueblo de donde es el grupo de forcados. Eso siempre fue así. Pero de ahí a decir que son los forcados los que llenan las plazas, resultaría que entonces entramos en muy peligrosas teorías, además de falsas.

Los forcados juegan un papel muy importante en la Tauromaquia Portuguesa, que esto muy claro. Pero esta debería de componerse siempre de cavaleiros, banderilleros, forcados y toreros de a pie... mas los toros, claro está. Y todos los elementos citados, cuanto mejores... mejor, son imprescindibles.

Esto ya degeneró hace unos años... con el ataque frontal que las corridas mixtas sufrieron, hasta casi aniquilarlas... El Toreo a pie en Portugal ha pasado a marginal, a residual, porque así lo han querido -propiciándolo- desde el sector de los cavaleiros y... especialmente de los forcados. Y con la llegada al poder empresarial de determinadas gentes que han sido forcados, la cosa se ha agravado más todavía....

Los tiempos son complicados actualmente. Los "empresarios" -no todos- comienzan a ver agujeros en no pocos de los espectáculos que promueven. Y en vez de reinventarse, de procurar atractivos para que la gente acuda a las plazas y que los ingresos aumenten, andan en la búsqueda del método para pagar cada vez menos... como si los caballos no comiesen, como si la infraestructura que han de sostener los artistas tuviesen solo el coste de unas perras gordas...
En medio de la discusión actual, aparece el listo de servicio y proclama :
---¡Son los forcados los que de verdad arrastran gente a las plazas!.
Y se queda tan ancho.

Han dejado ir por el desagüe otro invierno más. No han movido un dedo para buscar soluciones a la crisis innegable. Y ahora, entran en disquisiciones tan estúpidas como las que parten del enunciado de que ¡son los forcados los que de verdad arrastran gente a las plazas!.

Mientras ello sucede : si cada vez más plazas están en manos de bien pocos empresarios... no hay que ser muy listo para pensar por donde podrán ir los tiros en el tiempo que viene. Porque hay alianzas a la vista, con luz y taquígrafos. Y puede haber otras alianzas por detrás, ocultas -no sería la primera vez-, que al final se acabarán sabiendo que también existen. Cuanto más pequeño sea el país taurino, menos hueco, menos campo hay -por el bien de la Tauromaquia en general- para las "alianzas". Que son legítimas, que son legales, que están en su derecho de hacerse... solo que las "alianzas", tarde o temprano, arreglan los problemas de los "aliados" pero acaban haciendo la puñeta a buena parte del resto del "paisaje" taurino. Y a buen entendedor, pocas palabras bastan.

¡Váyanse preparado los cavaleiros! (los matadores y novilleros no hace falta que se preparen para nada, porque más "amolados" ya no pueden estar). Llegó la hora de que los cavaleiros se las compongan... y si alguno abre la boca, cuente con que algún iluminado puede salirle al paso y decirle a gritos -ese es su estilo- :
---¡Son los forcados los que de verdad arrastran gente a las plazas!.
De manera que ya pueden los caballos del cavaleiro comer menos, los proveedores de heno y alimentos para equinos bajar los precios que escandalosamente subieron y el propio cavaleiro comer y cobrar también menos si es preciso... sientan vergüenza de cobrar por torear... parece que se les quiere decir, a partir de este mensaje :
¡son los forcados los que de verdad arrastran gente a las plazas!.

Mientras, ahí están los varios -y por lo general nefastos- festivales que se anuncian ya, por si queréis torear por amor al arte... que no sea por no poneros posibilidades de actuar delante...
La Tauromaquia portuguesa anda lejos de hacer las cosas muy en serio, como antaño se hacían y eran ejemplo para el Mundo taurino.

---------
www.tribunadatauromaquia.com - RBTRIBUNA 
+ Texto : Vicente BARRERA
+ Fotos : Una pequeña muestra de cómo eran buena parte de las corridas de toros anteriormente en Portugal : cavaleiros, banderilleros, matadores y forcados, además de los toros...







Artículo Anterior Artículo Siguiente