Lo que Diego Ventura dijo a su caballo Nazarí cuando lo retiró de torear...


“En silencio, sin que nadie lo supiera. 
Solo tú y yo, Nazarí. 
Que hoy era tu último baile, solo nosotros lo sabíamos. 
Como lo habíamos pensado en nuestras conversaciones en casa. 
Tu adiós tenía que ser así, como te mereces: en Madrid, en nuestra plaza, la más grande del mundo, la que tanto nos ha dado, donde tanto hemos dado juntos. 
Como te lo había prometido, hoy tenía que ser tu último adiós, Nazarí…
Veinticinco años míos, veintiuno tuyos, de la casi nada a todo. 
En plenitud, sano, impecable, perfecto. En torero, a lo grande, demostrando en la plaza por qué ya es tuyo el lugar que ocupas en el olimpo de los caballos más grandes de todos los tiempos. 
Ya no más viajes, ni más tardes de toros, ni más plazas, ni más clamor. 
Ya solo para ti la paz que te mereces, la libertad en casa, la tranquilidad en el campo, Romeo para tantas Julietas, ya solo jugar con Diego y con Jaime. Respirar, Nazarí, vivir. Vivir con la misma generosidad que me has regalado tú.
Hoy quiero darte las gracias, amigo mío. 
Porque solo tú sabes cuánto hemos vivido juntos y solo yo sé que siempre pude contar contigo: en los mejores momentos y en los más inciertos también. 
Contigo he podido levantar mi sueño, contigo cambió mi vida. 
Por eso y por tanto, ¡honores a ti, Nazarí!’

by DIEGO VENTURA
Fotografia : Diego Ventura press
Recuerde : imágenes a mayor tamaño si hace click sobre ellas).
-------

Publicar un comentario

Publicar un comentario

TRIBUNA da TAUROMAQUIA

CLICK DESCARGA GRATIS