Juanito, porta grande em Don Benito) A grande crônica que você não vai ler em outros lugares...

Don Benito (Badajoz). tribuna da tauromaquia by Néstor Segura

Si hubiese sido en sábado o en domingo, esto se llenaba de portugueses. Pero era solamente un 8 de septiembre entre semana, laborable en Portugal y en casi toda España, menos Extremadura, donde era hoy fiesta por todo lo alto, Día de Extremadura, Día de la Virgen de Guadalupe, su patrona y referencia eterna también de muchos que no son extremeños, entre los que nos contamos. 

La corrida de toros extraordinaria del "Día de Extremadura" se celebró en Don Benito y al ser televisada en directo, junto a los precios en taquilla -que en plena crisis e inflación siguen siendo los de los buenos tiempos-, resultaría que pasó lo que tenía que pasar, la plaza no se llenó quedándose entre media entrada y tres cuartos el asunto, con más gente en sombra que en sol. La corrida comenzó con tarde aún, soleada; y acabó con noche encima y las luces de la moderna plaza encendidas.

En reseña aparte damos cuenta del global del festejo extraordinario y mixto (2 toros para rejoneador, 6 toros para los toreros de a pie). Sirva pues esta pieza de texto para hablarles de Juanito, João Silva, que aún siendo día de semana arrastró a unos tres centenares de portugueses a esta plaza extremeña, en donde bien visible estaba, colgada por esos aficionados, una notable bandera de Portugal. Y esos doscientos y pico a trescientos portugueses acabaron arrastrando al resto de los aficionados presentes, en su apoyo incondicional a Juanito, que toreó en volandas, transportado por el entusiasmo de sus seguidores, en cuanto instrumentaba una serie tras otra al toro que tuviese enfrente. Pero vayamos por partes...

En una tarde en la que Juanito -como en todas, justo es decirlo- salió a revienta calderas, fue una lástima que los dos toros que tuvo enfrente fuesen impropios para consumo, que también diría un clásico. Fue una lástima... porque si el primero, en vez de ser toro desconfiado y dispuesto a echar mano al torero, hubiese sido de mejor condición, el rabo habría caído en el esportón de Juanito, que lo exprimió al máximo, pero aquel limón daba para poco zumo. Aún así, Juanito estuvo impecable y absolutamente valiente.

Ya en el segundo, la cosa fue a peor, como peor aún fue el toro, tanto que acabó por aguar la fiesta, amorcillándose tras la estocada del torero y aguantándose inmóvil en pie, en posición paralela y acoderada en tablas, imposibilitando la necesidad de aplicarle el descabello... pasó el tiempo así, llegó el aviso y, a la desesperada, Juanito -en el más difícil todavía- intentó colocar el verduguillo, una vez, dos y... a la tercera, cuando parecía imposible, acertó; pero había pasado mucho ya desde la estocada tendida y el momento final. Tiempo excesivo de modo que parte del público se había ido de la plaza y el que allí quedó había enfriado ya sus sensaciones tras la muy profesional segunda faena del diestro portugués.

Pese a la mala condición de los toros de José Luis Marca, Juanito dejó en Don Benito constancia de que es un torero hecho y derecho y dispuesto a comerse el Mundo. Hizo frente a todo, incluso el momento difícil en el que el primer toro se lo llevó por delante, con la suerte de no llegar a ser empitonado. Tuvo soluciones para cada momento de dificultad que el toro planteaba, fuese el primero o el segundo... y cuando hubo momentos en que el primer toro se dejó, Juanito desempolvó lo mejor de su repertorio y por momentos puso, literalmente, la plaza en pie, todo el público puesto en pie... ¡que es mucho!.

Decía un amigo del "Club Taurino Dombenitense", con el que compartimos una cerveza al final de esta corrida del "Día de Extremadura" que "Juanito llegará lejos, a poco que los toros le respeten y a poco que los empresarios le den su sitio, este torero va a romper en grande... se ve la cabeza que tiene para leer delante de cualquier toro las situaciones. Lástima aquello de Madrid, pero es joven y está a tiempo de lograr lo que sueña...". Y suscribimos lo que el amigo dice, no hay duda.

El número "22" del hierro de José Luis Marca era un toro jabonero, lidiado en cuarto lugar esta tarde extremeña por Juanito. Sale el toro y Juanito echa la rodilla en tierra y lo recibe espectacularmente en el tercio, donde por 3 veces se luce el torero, hasta que en la cuarta el toro arrolla y el torero tiene que recoger velas... pero el público aplaude y agradece aquel gesto del torero. Llama de nuevo al toro y por bellas chicuelinas al paso lo lleva hasta el caballo para que lo piquen. Una sola vara. Juanito pide el cambio, no vaya a ser que el astado se venga abajo. Tomás López y Pedro José Cebadera se lucen en el tercio de banderillas, pero Juanito tiene prisa por triunfar y pide el cambio al presidente tras el segundo par. Se va a los medios y brinda al público presente y... entonces se detecta que el público está con el, porque la ovación es rotunda y grande. Comienza la faena : cita de largo desde los medios, pase cambiado, no se mueve, estático total por tres veces, el toro va y viene, la tanda de inicio es formidable y el público vibra. Se arranca ya la banda de música -por cierto, excelente-. Llega el toreo en redondo por la derecha, pero hay que bajarle la mano al toro... no tiene clase realmente el astado, Juanito lo sabe y con su repertorio fluído y variado trata de disfrazar el asunto : detalles de torero importante, sin duda. Porque el torero lusitano nos permite ver al toro por la izquierda; también se la planta bajita, tratando de corregir la tendencia negativa del animal y por momentos Juanito lo logra. Arriesga y... en un instante, el toro, que no era de fiar, le echa mano, se mete a Juanito entre pitón y pitón y lo que parecía una cogida de tomo y lomo... afortunadamente se queda en un gran susto, el toro echó arriba al torero, pero no lo enganchó, ni luego hizo por el, a la salida del momento adverso... Ovación del público, Juanito por segundos -es lógico- parece como destartalado; pero enseguida se recompone, hace un gesto de desafío al morlaco y vuelve a la carga. Lo cambia de terrenos, consciente de que donde antes estaba no era el mejor sitio para continuar la faena. Reaparece el toreo en redondo, cambios de mano... parece que el toro lo acepta pero... en realidad empieza a apagarse, da muestras de estar ya a la defensiva el morlaco, cabecea, intenta tarde algún tornillazo que Juanito no consiente, acortándole las distancias para arrancarle muletazo a muletazo y hasta dos circulares, para colocarse ya entre los pitones del toro, todo valentía, otra vez dejándose llegar enteramente el toro, llega el desplante, muleta arrojada al suelo y cuerpo que se ofrece al toro que minutos atrás intentó cogerle... la plaza se pone en pie, el público vibra. Pide el estoque de verdad, toma la muleta de nuevo y allá va, a cerrar faena. Por bernardinas ahora, adornándose cuando parecía imposible antes de entrar a matar. Se perfila y entra : señala bien, en todo lo alto, pero el toro escupe el estoque que no llega a profundizar. Se perfila de nuevo y entra a matar Juanito; esta vez clava y a fondo, aunque ligeramente contraria, por poner algún defecto al caso; pero el torero se atracó de toro, enormes ganas por acabar aquello bien. Cayó el oponente. Vibran los tendidos, piden con gran fuerza la oreja, se la dan; sigue pidiendo con fuerza el público, cae la segunda oreja... ha abierto la puerta grande con su primer toro de este 8 de septiembre de 2022. Vuelta al ruedo clamorosa mientras la banda de música -¡qué bien sonaba esta de Don Benito-  interpreta magistralmente "Amparito Roca".

El octavo y último toro de la tarde, ya caía la noche, era un voluminoso jabonero del hierro de José Luis Marca también, llamado "Gatuno" que acabó por hacer honor a su nombre, tal y como los portugueses entienden el término "Gatuno". Y es que el animal, de peor condición que el primero, acabó por robarle a Juanito su sueño, el de acabar con otras dos orejas más en su esportón. Por el torero no fue, que estuvo impecable; pero por el toro, no se podía esperar otra cosa, que un amargo final de no poder tener premio después de haber mostrado el torero una profesionalidad y oficio más que notorios para la edad que Juanito tiene...

"Gatuno" tenía más presencia de cara que el primero de Juanito. Sin llegar a tener dos perchas era más ofensivo de cara y cuerna. Pero desde el primer momento mostró que no tenía condición... insistía en salir suelto de todas las suertes. Intentó suave con el capote Juanito en una tanda con un bello recorte final (aplaude con fuerza el público) pero a la salida, el toro se va... suelto, con ausencia de interés por el capote, hay que llevarlo rápido al caballo, parece que el toro se arranca pero al llegar al encuentro con las plazas montadas resulta que rehuye... se va otra vez. Le llevan de nuevo y el picador hace lo que puede, mientras el toro calamochea sin mayor impacto, el varilarguero mete las cuerdas, pero pica un poco atrás a un toro que sin llegar a engallado, mostraba cierta condición de tal desde su salida... Pero Juanito lo quiere con una sola vara, tiene miedo que luego no tenga rival y se le venga abajo; estos toros de Marca, hoy, no le parecen claros; no lo eran, ciertamente; a pesar de lo cual Juanito lo dio todo, absolutamente todo en el ruedo de Don Benito.

"Gatuno" sigue suelto tras ser picado y suelto anda en los capotazos que intentan darle para ponerle en suerte para las banderillas donde se luce Luis Miguel Amado. El toro parece como querer dar arreones, como si apretase... carita arriba al tomar el engaño. Brinda Juanito a Diego Ventura. Y mientras Juanito brinda, el toro circula por la plaza barbeando en tablas, no va a querer saber mucho de la pelea que el torero le planteará. Por fin se lo cierran a Juanito y este puede comenzar faena. Lo hace con doblones por bajo, los hace lo más largos posibles, vistosos, elegantes y alegrados con el cambio de manos... aplaude el público y se arranca otra vez la banda de música. Suena ahora "El Gato Montés" y el público acompaña con palmas los compases que así lo permiten. Juanito está decidido a embarcar al toro "Gatuno" -y díscolo- en la muleta; trata de enseñarle a embestir; se ve al torero con ganas de dar un zambombazo aprovechando que está la tele en directo. Pero el toro no va a estar por la labor... Juanito se echa encima, se la pone plana una y otra vez, traga el toro difícilmente cada muletazo que acaban por no ser vistosos porque -además- a la salida el toro quiere irse, siempre quiere irse... Tiene que ir Juanito a donde el morlaco se ha ido, a las cercanías de las tablas... aún ahí, el torero le arranca los muletazos en un palmo de terreno, lo torea en tablas... pero aquello ya no da para más. Hay que pedir la espada y entrar a matar. Lo hace, cuadra al toro, se perfile y la estocada no es mala aunque contraria, ligeramente tendida...; "el toro está muerto, sin puntilla" -grita un entusiasta, a mi lado-. Pero "Gatuno" quiere hacer honor a su nombre y la oreja que en otras circunstancias caería en el esportón de Juanito no va a caer esta vez porque... el toro se resiste en pie, aguanta, se amorcilla, lo que es peor, no se mueve... y aunque le sacan la espada, como está inmóvil, pasan los segundos, los minutos... y no dobla, apenas hace un mínimo movimiento para ponerse en paralelo tocando las tablas... ahora la hemos liado, porque en esa posición no hay manera de entrar con el estoque de cruceta... pasa el tiempo, parte del público se va de la plaza, lo que queda del respetable asiste a un final en donde el toro, amorcillado, sin doblar, sigue ahí... Juanito opta por hacer lo que varios le dicen que no haga... pero ya ha sonado un aviso y no quiere que el público -hasta ahora muy comprensivo- cambie palmas por silbidos. Toma el descabello y en una posición inverosímil lo intenta : una vez, dos veces y... a la tercera acierta y el toro se desploma. "Gatuno" le había robado la oreja a Juanito, con semejante prolongación del acto final. El público había enfriado con el paso de los minutos y... Juanito hubo de conformarse con las dos orejas de su primero y la fuerte ovación tras acabar con su segundo, además de salir al final de la plaza en hombros.

Resumiendo : Don Benito, con las cámaras en directo del Canal Extremadura por medio, ha sido -qué duda cabe- un peldaño más, bien aprovechado por Juanito, para seguir subiendo y ganando enteros en su carrera por llegar a la cumbre del Toreo. Sigue en el buen camino. Y lo que es más importante, con una confianza en si mismo evidente y con unas ganas de agradar y triunfar que impactan. Y eso es lo importante, lo realmente importante, sin desmerecer la puerta grande que hoy logró con todo merecimiento.

..................

Veamos ahora algunos momentos captados -en la Redacción de tribuna da tauromaquia- de la retransmisión en directo de la corrida, a cargo del Canal Extremadura :

No fue una tarde precisamente fácil para Juanito

Momento de la estocada al segundo toro

Muchos pensaban que este toro -el octavo de la corrida- doblaría. Juanito se adorna ante la inminencia de un final que, sin embargo, tardo aún unos pocos minutos en llegar...

Juanito abrió la puerta grande con su gran faena al primer toro que le tocó en suerte

Entrevista al final de la corrida en el Canal Extremadura

En esta inverosímil posición tuvo que descabellar finalmente Juanito... el segundo toro complicó todo

En tres ocasiones entró a matar Juanito en esta tarde extremeña. En las tres muy decidido lo hizo.

Tapando y disfrazando las malas condiciones de su segundo toro

A "Gatuno" tuvo que plantarle cara en el único terreno posible y para ello con grandes dificultades

Toreando en tablas y sacando muletazo a muletazo al toro

"Jabonero" aguó la gran fiesta final que Juanito ya acariciaba...

Pese a la condición adversa del ganado del hierro de José Luis Marca...

.... Juanito lo dio todo, absolutamente todo, en la plaza de Don Benito.


Publicar un comentario

Publicar un comentario

TRIBUNA da TAUROMAQUIA

CLICK DESCARGA GRATIS