Mientras los otros toreros se negaron, Gamero se la juega con sus caballos bajo intensa lluvia





Artículo Anterior Artículo Siguiente