El día en que un portugués alumno de la Escuela de Badajoz indultó un novillo







Artículo Anterior Artículo Siguiente