Acho-Lima, última de Feria) De todo como en botica y Castella que se lleva el escapulario...


www.tribunadatauromaquia.com - RBTRIBUNA 
+ Texto : MAGALY ZAPATA en la plaza de toros de ACHO, Lima.
+ Fotos : MAGALY ZAPATA. 
----------

Acho cierra feria con la puerta
grande de Castella y De Justo
Los Escapularios de Oro y Plata
recayeron en Castella y El Olivar. En medio de una bronca al palco y protestas por el cambio del sexto, se cerró una feria nazarena que en sus cuatro tardes ha tenido demasiados claroscuros por no decir oscuros, desde el clima inestable y la pertinaz llovizna en una, hasta las protestas todas las tardes a un palco obsecuente que, con sus desacertadas decisiones, hizo más daño que bien al desarrollo normal de los festejos. Un cartel que prometía hacernos disfrutar del Toreo y que hacia finales de la tarde se emborronó. Siendo que hubo una protesta y el segundo fue devuelto, sin entenderlo pues habría podido esperarse a que se calentara el toro; y otro cambio presuroso en el último ante señas del diestro que derivó en un desafortunado derrote del toro en burladeros saliendo inutilizado para la lidia. Incertidumbre si se cambia o no en el palco, gente de diestro y empresa, ya no existían sobreros oficiales, la decisión fue seguir y lo que tocaba era abreviar. Los tendidos protestaban airadamente y con justa razón, un lote menguado para la figura mundial que todos querían ver triunfar. Y el desquite fue al despedirlo cuando se iba a pie mientras los compañeros salían en volandas en señal de triunfo. Al final las cuentas no salen. Y precio del papel manda y si no hay correlato con la expectativa del espectáculo, enojo, bronca. Taurinas por demás. Tres astados de Aníbal Vásquez en sus tres hierros, Paijan, El Olivar y La Viña; y tres de San Pedro. En todos y con sus matices ofrecieron opciones con explicaciones, es decir que tenían planteamientos que resolver pero que ante diestros experimentados como los anunciados, el buen transcurrir de la tarde era posible. Y fue así que Emilio de Justo cortó la primera oreja en el segundo (bis) y otra del quinto; Roca Rey cortó una del tercero y Sebastián Castella, quien inauguró marcadores con dos por faena, además terminó siendo el triunfador de la feria con el Escapulario de Oro Señor de Los Milagros 2023. Un total de cinco orejas en una tarde. Ineludible la ovación tras el paseíllo y antes la exhibición de los caballos de paso peruanos, 3.15 pm. Y fue así que con dos tercios de aforo a ojo de buen cubero, se dio inicio al festejo. Antes del toro a toro déjame que te diga en breve el aire que me dejó cada diestro. Un Roca Rey dispuesto y solvente, capaz, como siempre, que se quedó inédito en el último. Emilio de Justo, resume torería maciza y ortodoxia. Y Sebastián Castella, nuevos aires trajo nuevos aires de la Occitania en su toreo. Ya no es de confrontación, de choque, es de invitar y dejar fluir, naturalmente, con naturalidad, sin que se note esfuerzo técnico alguno. Lo que alguna vez Plácido dijo: poner la técnica al servicio del arte. Y yo añadiría, y sentir, y disfrutar y hacernos disfrutar del magisterio. Y quizás eso hizo que los tendidos si acaso demoraran en meterse de lleno en el jaleo. Pero finalmente se aquilató. Por eso, por el momento que atraviesa Castella, triunfos en Madrid y Sevilla, por cómo está toreando en esta denominada por el, la segunda parte de su carrera, y por cómo cuajó a ese astado de La Viña, haciéndolo con pausa y sin prisa, con naturalidad, despacioso y sutil, y cómo lo remató con la espada, la decisión en mayoría del jurado del Escapulario fue acertada y demuestra que los aficionados del Acho reconocen el momento y el buen toreo cuando en la arena de abajo el puente se realiza. Con la elección del toro sucede que fue el único acaso que tuvo continente y contenido, que embistió y se entregó haciendo honor a su reata, aquel Lanudo indultado en el 2018. TORO A TORO
Primero se llamó Tocayo de San Pedro, justo empleo en el capote suave y mecido de Castella. Pitos antes que entre a varas, parecía menguado de los cuartos traseros. Pide cambio de tercio de banderillas el diestro, con dos pares. Más que ayer, fastidió el viento. Inició doblándose a los medios midiendo la fuerza sin atacar. Derecha e izquierda pocas tandas ante el débil que fue a tablas prontamente. No fue ello obstáculo para que trace el toreo suave y lento, siempre templado y correcto en alturas y distancias, lo que además del toque sutil hicieron que el santo aguantara en pie. Los 10 derechazos fueron sentidos y jaleados. Pincha hondo y se lamenta el francés. Descabello en toriles, terreno que marcó el burel nada más salir al ruedo. Salió a saludar, ovación. Segundo con el hierro de El Olivar para Emilio De Justo. Sale desentendido del percal mirando al tendido. Protestan y lo cambian. Sale uno de la misma casa en otro hierro, el de Paijan. De nazareno, se dobla en las verónicas en los lances de recibo y sale hasta los medios, gusta el saludo muy torero. Buena vara de Diaz. Rachid y Cebollita protagonizaron un buen tercio de banderillas. En muleta llega rebrincado y poca fuerza que administra en los muletazos por derecha y en naturales a media altura pero suaves, muleta retrasada a la altura de la cadera que al soltar la embestida desmaya. Cierra con otra tanda con la zocata, pecho de frente muy torero. Estocada desprendida. Y afuera los anti gritando sin que los echen. La clave estuvo en entender al toro y darle distancia y altura a los trastos sin atacar, acompañándolo. Oreja. Palmas en el arrastre El tercero olisqueaba la arena y Roca Rey fue a buscarlo a los medios para lancear y rematar allí mismo el saludo. Breve castigo en varas. Lo saca de la zona de toriles para el quite por tafalleras y el jaleo es clamoroso. Por alto y cambiados inicia la faena y luego en los medios una con la derecha y opta por la zurda pero al no tener el mismo impacto al no acoplarse vuelve a la diestra; intercala con cambiados en un arrimón que al público emociona. Pinchazo hondo dando salida al toro a los medios. Y otra entera. Demoró en doblar, petición. Oreja. Uno de La Viña salió en cuarto lugar. Sin contenido en el capote. Insulso el astado y lo hizo el torero. Terciado también. Castella lo cuida y empuja a que embista, ayudándolo con temple y pausas. Muy fino y parsimonioso, fluye con naturalidad el toreo por ambas manos, fue buscándole las vueltas y el público empieza a entrar en faena y los olés a rugir. El cierre con las manoletinas, encendió la tarde. Y solamente la estocada ya valía por si misma una oreja. El público insistió y dos al esportón. El quinto fue de San Pedro, salió suelto y distraído. Andando hacia atrás de Justo lo puso y enseñó. En muleta tiene que hacer todo el diestro. El toro un tanto apocado no sale de la tela, se cruza y toca el pitón de afuera arriesga pero no termina de remontar el ánimo hasta el cierre que se enciende y tras la estocada con fuerza le piden oreja. Y la pasea. Y le abre la puerta grande. Devuelve el palco al sexto. El diestro Roca Rey le dijo con señas tras lancearle de recibo que no veía. El público protestó el cambio. Era el mejor presentado y por eso gritan ‘otro juez’. Sale otro de San Pedro. Derrota en el burladero del 3 al seguir a un subalterno y se conmociona. Se malogra. Más protestas. Y es que deja una sensación de que no era para un cambio… y el supuesto remedio fue peor porque dañado el toro quería embestir y no podía. Ya no había más sobreros ‘oficiales’ para otro cambio. Bronca al juez. Y así se acabó la feria tras despacharlo. El diestro abandona el ruedo a pie, entre protestas y palmas. LA DE CIERRE FERIAL.
Primera feria del CAT, un Consorcio Peru-Colombia que gestionará la plaza hasta el 2028 y la feria, por lo que tendrá que revisar y replantear muchas cosas, la más importante la relación calidad de espectáculo y precio que se cobra, principalmente por la presentación, si es que no se pueden importar toros, creo que ahí radica el malestar del pagante, así como buscar ganado nacional ASAP porque las provincias y sus comisiones ya están reseñando y pagando para sus ferias del año venidero. Y sin toros, señores, que es el rey de la fiesta, no hay fiesta. Así de claro. Y de eso, es menester un trapío mínimo requerido para Acho primera plaza del país, y de eso poco hubo. 'No está la Magdalena para tafetanes', señores. Que si el torero número 1 del mundo, viene y torea en su plaza, en casa; y no hay llenos de bandera cada tarde, es que algo estamos haciendo mal. A cavilar para el 2024.


























































Artículo Anterior Artículo Siguiente