PONTEVEDRA) Con su política de precios : los Lozano no llenan una plaza que antes se llenaba...

Foto de portada en la edición de este lunes del "Faro de Vigo"

Texto de VICENTE BARRERA - Fotos de los periódicos del día 

---------

Otra vez : tres cuartos de entrada. Y de ahí no pasas. Pontevedra antaño llenaba, rara vez se quedaba en tres cuartos; ahora no llena ni por un asomo... ¿No hay afición? : no hombre, no... lo que no hay en los empresarios es ganas de que eso se llene. Subieron los precios... ahí tienen el resultado. Apenas tres cuartos, poco más de tres cuartos según quien sea el cronista. Se veía venir, con esos precios, los menos pudientes no se lo pueden permitir... y si van a una corrida, no van luego a la otra... Pero los Lozano son así, se creen que la gente va a los Toros por su cara bonita. Y la gente menos pudiente, antes que el lujo, tiene que afrontar otras cosas. Se veía venir... estos empresarios no siembran afición en Pontevedra, no mueven un dedo por hacerlo. Van a lo fácil... y el futuro... el futuro les importa un bledo.

PONTEVEDRA.- Primera de feria. Algo más de tres cuartos de entrada. Seis toros de Alcurrucén (la ganadería de los Lozano que está abonada a a la plaza de Pontevedra año tras año), toros de más bien ir tirando a mínima presentación y, un par de ellos fuera de onda en el juego que dieron, poco manejables. Destacaron como buenos, segundo y tercero de los toros lidiados. Sebastián Castella, silencio tras dos avisos y silencio. Daniel Luque, que sustituía a Roca Rey, dos orejas y oreja. Tomás Rufo, oreja y dos orejas.

Y no fue una mala corrida, ni mucho menos, esta la primera de las dos de este año en Pontevedra. Luque -que reemplazaba a Roca Rey- acabó siendo el triunfador de la tarde, junto a un Tomás Rufo que tampoco defraudó; ambos aportaron las dosis suficientes de buen toreo, como para que los espectadores, unos 5.000 largos, se fuesen altamente satisfechos de lo que vieron. 

A Castella tal vez le tocase el peor lote y no bastó con su buena voluntad, innegable. La tarde acabó con Luque y Rufo por la puerta grande y la sensación de que el domingo que viene, segunda y última de esta mini-feria, las cosas irán parecidas a cómo este domingo fueron a poco que el ganado se preste. Llenar la plaza será imposible con los precios existentes, habrá una buena entrada, eso sí; y la esperanza -más o menos remota- de que Morante mejore y aparezca en escena, con lo que se vendería algo del papel restante en taquillas. Veremos...




Edición de Pontevedra de "La Voz de Galicia"

 

 

 

Artículo Anterior Artículo Siguiente