Marcos Bastinhas, 17 de Agosto, da tragédia à glória, grande dentro e fora da praça.

Texto do "DUQUE de AGROLONGO" - Fotos de ARAÚJO MACEIRA

---------

La Vida tiene estas cosas tremendas, que impactan, que por no esperadas aún resultan más demoledoras... Esta mañana murió el caballo "Goya", todo un crack en la cuadra del gran cavaleiro Marcos Bastinhas. Horas atrás, el caballo había toreado, montado sin problema alguno por Bastinhas. Y nada hacía preveer que horas después, el caballo se sintiese repentinamente mal y acabase por fallecer sin que nada pudiese hacerse por salvarlo. Lógicamente, el torero se quedó profundamente abatido y con una inmensa tristeza, a pocas horas de afrontar el importante compromiso que tenía en la plaza de Coruche, frente a toros no fáciles y al lado de dos compañeros de cartel de muy alto nivel.

"La Vida es dura, tremendamente dura también por lo inesperado, por lo que no podemos controlar... solo hay un remedio, sacar fuerzas de flaqueza, sobreponerse y caminar con fuerza hacia adelante", nos decía Bastinhas poco antes de ir hacia la plaza Monumental do Sorraia para cumplir su compromiso.

Pero en su camioneta, esta vez, Bastinhas tenía una ausencia más que notable. Faltaba uno de sus caballos "crack"; uno de los caballos que en muchas ocasiones, en los dos últimos años, le habían ayudado enormemente a poner las plazas boca abajo, a lograr hacer vibrar y entusiasmarse a los públicos. Faltaba "Goya", su "compañero querido" como el cavaleiro le decía.

Los del círculo próximo a Marcos Bastinhas estaban preocupados por cómo el cavaleiro -que no deja de ser un ser humano con sentimientos y recias virtudes- reaccionaría en Coruche, apenas unas horas después de la inesperada muerte de "Goya". Callado, dolido por lo que le había sucedido horas atrás, Bastinhas hizo las cortesías haciendo de tripas corazón, como suele decirse. Sonreía, pero su sonrisa era solamente la del respeto profundo que por el público siente. Su pensamiento estaba con "Goya", su amigo equino que se había ido repentinamente dejando recuerdos imborrables.

"Era inevitável pensar no "Goya", é verdade... foi um grande companheiro que tanto me ajudou nestes dois anos. Agora é continuar a trabalhar e mais uma vez agradecer a Deus por ter tido esse grande companheiro", dijo a la TRIBUNA da TAUROMAQUIA este gran torero a caballo que es Marcos Bastinhas, tras cumplir, con éxito incuestionable, el compromiso de esta tarde en Coruche.

Era difícil torear esta tarde en Coruche. Mucha rivalidad en el cartel, toros a priori nada fáciles... y el hondo pesar por la inesperada ausencia que nos ocupa. Pero Bastinhas acabó por ser el de siempre, el que nos tiene acostumbrados, el que pone al mal tiempo buena cara, el que se arma en razón pensando que la Vida es así y que hay que aceptar los momentos en que vienen mal dadas. Por eso y por mucho más, acabó en esta tarde de un 17 de agosto, volviendo a decir : aquí estamos, contra viento y marea si es preciso...

Le echaron primero un elefante de 640 kilos, de la ganadería del Dr. António Silva. Y como muestra de su compromiso firme y sin buscar excusas, Marcos Bastinhas se fue a recibirlo a porta gayola para dejar sentado que su toreo, su tauromaquia está basada en todo momento en la verdad y la emoción. Sus ferros cumpridos fueron realmente buenos. Y la primera banderilla fue de antología. Completaría luego una muy buena faena con la restante ferragem curta. Dicho y hecho : Bastinhas estaba allí, sobre la arena de Coruche, como si horas atrás no hubiese pasado nada en su vida profesional... aclamada vuelta al ruedo la que dio, no haría falta decir.

Ya en el quinto, otro torazo, de casi 600 kilos (¡qué manía tienen los promotores por estas apuestas tan voluminosas!), Marcos brindó a su esposa, Dalia Madruga, quien quiso especialmente no faltar allí, en la grada Coruche, en un día tan complicado para su marido. Bastinhas -a través del brindis en público- mostró -otra vez- a su esposa el indudable cariño que le profesa, algo que es mútuo obviamente. Reconfortado con la presencia familiar en las bancadas, el cavaleiro de Elvas volvió a protagonizar otra faena de alto nivel. Fue de menos a más, controlando las situaciones desde el primer momento, primero colocando con calma y maestría los ferros compridos y la primera banderilla... como con la lógica de quien va sobrado, sin nervios y sabe de sobra lo que hace; a partir de ahí, revolucionando la faena, incorporó la que daríamos en llamar "ferragem espectacular", conectando ya definitivamente con el público otra vez, a través de recursos que la grada tanto agradece : violín, ferros de palmo, el par de banderillas marca de la casa... Bastinhas en grande, otra vez. ¡Qué gran temporada la suya!. ¡Qué capacidad para sobreponerse en un día tan difícil al acontecimiento adverso, trágico e inesperado!.

Y esta es la historia : Bastinhas, 17-Agosto, de la tragedia a la gloria, grande dentro y fuera de la plaza.

Quédense ahora con una pequeña colección de fotos, muy recientes, de finales del mes pasado, en las que vemos, en la plaza de Nazaré, a Marcos Bastinhas, toreando sobre el caballo-crack "Goya" que, desgraciadamente, este 17 de agosto, inesperadamente nos dejó.

Queden esas imágenes como homenaje a un gran equino y al propio Marcos Bastinhas...




















Artículo Anterior Artículo Siguiente