Ha muerto José Fuentes Sánchez, ha muerto un gran torero...


-----
by Luis MUÑOZ PALOMO, del club de amigos de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA
Fotos : Archivo Luis MUÑOZ PALOMO
---
Ha muerto José Fuentes Sánchez, ha muerto un gran torero, un amigo y algo se muere en el alma cuando un amigo se va.
Eran otros tiempos cuando éramos niños y jugábamos al toro en el corralón donde vivía el subalterno Montorito; eran otros tiempos cuando Juan Vargas organizó un festejo taurino y como toro un carretón con cuernos. Eran otros tiempos cuando toreamos aquel carretón en las fiestas del barrio Belén.
 
Fui testigo cuando le tiró el mandil de zapatero a Juanito Vargas y le dijo: Cuando vuelva por aquí será convertido en un gran torero. Un gran torero que fue pasto de muchos buitres, por ser una gran persona con sus debilidades que le perdieron, pero gran persona. Nadó en la abundancia y por buena persona ha muerto en la pobreza.
 
Se va un gran torero de Linares, grande entre los grandes, me despedí de él con un abrazo en la plaza de toros de Linares, una tarde en la que Rafaelillo le brindó un Miura y él saludo desde el tendido con la montera del brindis, ahí se despidió de su plaza y de su gente, ahí dejó sus grandes triunfos en el coso de Santa Margarita, ahí dejó sus nueve trofeos Manolete, ahí dejó su arte y el “Linares se lo llevó y Linares nos lo devuelve“; ahí dejó su eterno recuerdo en un gran pueblo andaluz, minero y torero, el pueblo que lo vio nacer. 
Ahí se inició como torero cuando aún sentía miedo siendo embestido por el novillero linarense Diego Córdoba con el carretón con cuernos; ahí comenzó todo, aquellas mañanas en el parque de deportes de San José donde desplegaba el capote de brega con el señorío que siempre tuvo; ahí fue donde comenzó a practicar el famoso abaniqueo que tantos copiaron después. 
Ahí nació un torero, ahí, en su Linares, donde será enterrado porque así lo quiso siempre él, en su tierra, con sus paisanos y con su gente. 
Siempre te recordaré amigo.
Artículo Anterior Artículo Siguiente