Editorial) El 70% de la Tauromaquia portuguesa puede estar muy agradecida a Levesinho, Fernandes y Ventura...

Levesinho Ricardo, Rui Fernandes, Diego Ventura

-----
TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA
by EUGÉNIO EIROA
Fotos : "Tauroleve" press
---

Estamos buenos, muy buenos, con esta tropa y sus inventos. Los de la empresa taurina que atiende por el apelativo de Tauroleve han inventado unas pseudo-entrevistas en las que se recogen unas supuestas charlas entre cada uno de los toreros a caballo -que intervendrán el domingo, en Moita- y el empresario Ricardo Levesinho. Una vez elaborados esos "productos" propagandísticos, son enviados a los diferentes medios de difusión taurinos con el ruego de que los publiquen. Unos los han publicado y alguno que otro, no.

En el caso de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA lo hemos hecho colocando previamente una notoria advertencia sobre el asunto, tal y como han podido leer los seguidores de nuestra web taurina. Y estamos a la espera de recibir el tercer capítulo de este folletín, para también publicarlo, tal y como habíamos indicado a nuestros(as) lectores(as).

Van ya dos capítulos divulgados por la que ellos (los Leveinho´s) llaman "Círculo Tauroleve".
Y en ambos capítulos del folletín de la factoría Tauroleve aparecen sendas cargas de profundidad, auténticos torpedos al sector taurino portugués, manejado el asunto a medias entre el torero a caballo que se presta a ello y la complacencia y seguidismo de Levesinho que encantado está de divulgar y amplificar incluso el efecto del "misil"...

El autollamado "Círculo Tauroleve", en esta maniobra de autobombo con la disculpa de querer llenar la plaza este domingo, acaba como queriendo trasladar al mundo taurino, por ende a la propia Sociedad, que en Portugal lo de los Toros es de un amateurismo supino, hasta el extremo de que solamente un 30% del sector taurino es profesional... Si la Tauroleve no quisiese transmitir tamaña descalificación de la Tauromaquia portuguesa, no difundía un texto con estos párrafos... (RL es Ricardo Levesinho y RF es Rui Fernandes)

RL: Existe falta de profissionalismo em Portugal?

 

RF: Na maioria dos casos sim! 70% não são profissionais e o público e os aficionados merecem sempre o melhor de todos nós, claro que existem empresários, muito poucos, mas que põe paixão e profissionalismo e logo isso se reflecte na bilheteira e no espectáculo.

 

RF: Ricardo, mas ainda não me disseste se concordas ou não comigo, quando falo de profissionalismo e paixão de quem organiza as corridas.

 

RL: Concordo que a tauromaquia é demasiado importante para se brincar. E felizmente existem casos positivos de gestão taurina. Mas confesso que me dói, pelo aficionado que sou e por ser profissional desta actividade, ver atropelos a regras que nunca podiam ser postas em causa.

 

RF:  Então parece que concordas comigo?

 

RL:  Concordo. Existem erros que estão a prejudicar muito. Graças a Deus, os aficionados são fantásticos e continuam a ir a variadas corridas. Claro que é mais que óbvio e visível que, quando as coisas são feitas em categoria, tudo resulta.

El 70% de los que andan metidos en el sector taurino portugués son unos meros aficionados, de profesionales no tienen nada, no son profesionales... "e logo isso se reflecte na bilheteira e no espectáculo" asegura categóricamente Rui Fernandes y el señor Ricardo Levesinho, además de prestarse a difundir semejante proclama, resulta que a la pregunta hecha por el cavaleiro "Então parece que concordas comigo?"... va y responde "concordo".

Estos dos inventores de la Tauromaquia que se permiten esta especie de reparto porcentual de certificados de buenos y malos se han ganado ya, como resultaría lógico pensar, la antipatía del 70% del sector taurino portugués que tan ostensiblemente rechazan. 

Como analistas de la Tauromaquia portuguesa que somos, sabíamos que el amateurismo en el sector es un mal -y lo tenemos dicho, como es nuestra obligación- pero jamás podíamos pensar que fuesen dos profesionales del supuesto nivel de Rui Fernandes y Levesinho los que saliesen con el altavoz a la plaza a gritar a los cuatro vientos que el problema del amateurismo alcanza ya -según ellos- al 70% del sector taurino portugués... lo cual, de ser cierto -según ellos lo es- debería llevar a preguntarnos ante tan supuestamente grave situación : ¿qué han hecho Levesinho y Fernandes, desde los puestos de relevancia ocupados antaño y ahora, para combatir ese 70% de amateurismo...?, ¿qué medidas han puesto en práctica?, ¿qué hacen o hicieron para impedir la lacra de empresarios que no pagan un céntimo a toreros acartelados...?, ¿qué hacen o hicieron para garantizar el cobro inmediato del ganado vendido por parte de los ganaderos?, ¿qué hacen o hicieron para poner orden en el supuesto desmadre que ahora mismo denuncian?, ¿de qué habla Rui Fernandes... cuando acusa a empresarios portugueses de ir de farol diciendo que le iban a contratar para luego no contratarle...? (¡diga los nombres y déjese del tiro la piedra y escondo la mano...!)...

En fin, resultado práctico del primer capítulo del "folletín pro 28 de Mayo" : queda salpicado el 70% de la Tauromaquia portuguesa, ¡ancho es el Alentejo!. Para llenar una plaza (y es una obligación que la llenen estos fenómenos de Ventura, Fernandes y cía; ¡ya sería el colmo que no la llenasen!) no hace falta recurrir a estos métodos de salpicar a un 70%, para decir qué buenos somos, que solamente nosotros, los del 30%, somos capaces de hacer algo importante... Solo les faltó pedir o exigir que les agradezcamos que, gracias a ellos, la Tauromaquia está aún viva en Portugal... solo faltó. 

(Por cierto : ¿hizo ascos Fernandes a ser contratado por esos "amateurs" de los que habla, en algunas de las pocas veces en que torea en Portugal?. ¿Le preocupó, o resulta que, al final, el dinero a percibir es igual si sale de las manos de empresarios "amateurs" que de empresarios "profesionales"?...).

-------oooOOOooo-------

En el segundo capítulo del folletín del "Círculo Tauroleve" apareció en escena, junto al empresario Levesinho, el torero a caballo Diego Ventura, controvertido personaje como es sabido, no ajeno a polémicas y, desde luego, enorme rejoneador de fama taurina mundial.

En la esencia de este segundo capítulo del folletín, queda como resultado más llamativo el torpedo lanzado a la línea de flotación de la empresa de Luis Miguel Pombeiro, que es la que ahora rige los espectáculos taurinos en el "Campo Pequeno", en Lisboa.

DV: Mas ainda não te fiz nenhuma pergunta e tenho unicamente duas picantes. Quando serás empresário de Lisboa? Jeje. E se acontecer eu posso lá tourear?

RL: O Campo Pequeno tem empresário e proprietários. E isso implica que não te responda pois existe quem lá esteja no momento e por outro lado existe quem decide e essa pessoa não sou eu. Sobre se te contratava?? Ahaha  Só não estarias senão quisesses e como sinto que é o teu desejo seria decerto uma realidade!

Fácil de interpretar el párrafo que acaban de leer... A ver cuándo eres empresario de Lisboa para que pueda yo allí torear...

¿Quien impide a Ventura torear en Lisboa actualmente?. ¿Cuanto exige Ventura para torear en Lisboa actualmente?. El tema no está en que sea Levesinho empresario en Lisboa para Ventura poder torear allí... El tema es que Ventura nos cuente su versión de ¿por qué no torea en Lisboa actualmente?, ¿o por qué tampoco toreó en Lisboa con el anterior gestor de los asuntos taurinos del Campo Pequeno?... ¿No es raro que no se haya entendido, ni con uno, ni con otro...?. 

Tal y como viene reflejado en el segundo capítulo del folletín, parecería que Ventura es una víctima, una pobre víctima de Pombeiro, empresario que no querría contratarle... mientras que sugieren -no hay más que leer el segundo capítulo del folletín-... si Levesinho estuviese en el lugar de Pombeiro al frente del Campo Pequeno, Ventura estaría inmediatamente toreando allí...

El doble párrafo de preguntas y respuesta que hemos presentado en rojo anteriormente es un ataque frontal al empresario del Campo Pequeno : es otro tiro la piedra y escondo la mano, con la evidente complacencia y aplauso de Levesinho...

¿Quien impide a Ventura torear en Lisboa?... ¿Lo impide Pombeiro?, ¿o lo impiden unos honorarios desmesurados, imposibles de defender en la realidad actual de la plaza de Campo Pequeno?. ¿Estaría dispuesto Ventura a torear en Lisboa en la línea de honorarios "colaboradores" -como han hecho otros toreros importantes- como gesto personal para ayudar en momentos tan decisivos y críticos como los presentes, a la plaza de Lisboa y a la Tauromaquia portuguesa?. ¿A qué juega Diego Ventura?. No nos hagan reír, por favor, que tenemos el labio partido...

Claro que, habrá también quien diga, con la emisión de este folletín por parte de la Tauroleve, habrá quien se pregunte : ¿a qué juega a estas alturas de la película Levesinho?. ¿A qué viene la "emisión" de este ataque soterrado a la empresa taurina de Luis Miguel Pombeiro?.

Pombeiro está aguantando la última vela, en la plaza de Lisboa, encendiéndola cada dos por tres, para que no aparezca de seguido apagada. Pombeiro es un empresario al que, cuando menos, se le debería de respetar por quienes están obligados más que nadie a hacerlo, los propios taurinos : un Diego Ventura, un Levesinho...  

A Pombeiro nosotros mismos le censuramos, le criticamos desde la TRIBUNA da TAUROMAQUIA hace casi dos años. El tuvo la decencia de llamarnos, de admitir equívocos en nuestra relación. Aceptamos lo que nos dijo entonces y a cambio exigimos conocer a fondo cómos y por qué del funcionamiento empresarial taurino en la plaza de Campo Pequeno. Fueron varias las conversaciones y no pocos los datos por Pombeiro apuntados. A la TRIBUNA da TAUROMAQUIA, entonces, no le quedaron dudas : Pombeiro está aguantando la última vela iluminando en la plaza de Lisboa, encendiéndola cada dos por tres, para que no aparezca de seguido apagada. A Pombeiro -con todos sus defectos, que los tiene-, la Tauromaquia Portuguesa tendría que estarle muy agradecida por hacer estos años lo que está haciendo en Lisboa, que es todo lo que puede.

A Pombeiro no se le puede pedir -mucho menos exigir- que se arruine; no se le puede pedir que se gaste una barbaridad de euros para acartelar un torero a caballo en Lisboa, porque entonces a ver con qué dinero paga al ganadero, a los restantes toreros, el alquiler a Covões y los muchos otros gastos que organizar una corrida en Lisboa tiene... donde no hay subvenciones y apoyos económicos de la Câmara Municipal, donde no hay padrinos que patrocinen un bautizo, etc. etc. etc.

A Pombeiro hay que pedirle que siga encendiendo -y no deje apagarse- la vela de la Tauromaquia en Lisboa, que siga organizando corridas de toros -a su estilo, sí- pero que siga por Portugal adelante promoviendo y sosteniendo la Fiesta... Pombeiro, si es un mal -como dejó entrever hace unas horas ese par de iluminados- es un mal necesario. Y punto pelota.

"Perro no come carne de perro". Diego Ventura y Ricardo Levesinho, con el párrafo en rojo ya tristemente conocido al que antes nos referimos, han hecho un flaco favor a la Tauromaquia portuguesa. Si creen que atacando con indirectas o "invectivas" la gestión taurina de Campo Pequeno ganan algo, están muy equivocados. No son precisamente simpatías las que ganan. "Perro no come carne de perro", refiere el dicho, el refrán... que hace referencia a que la mayoría de animales carnívoros no se alimentan de los de su misma especie, haciendo la comparativa con que una persona de cierta clase o grupo no debe ir en contra de otro igual.

Y me perdonarán los señores Ventura y Levesinho, también Rui Fernandes, "não tomen a mal isto que lhes digo...". Se han equivocado, han mostrado lo que no debían haber mostrado... han dado muestras de un amateurismo atroz; sí, amateurismo atroz con sus frases del "folletín Tauroleve"; tanto que, en lo concerniente a este asunto, han demostrado que de profesionales no tenían nada. Un profesional taurino que se precie no comete semejante error : perder la mano izquierda, perder la habilidad del saber estar.

Para llenar una plaza de toros, no es preciso socorrerse de maniobras como la que es objeto de este editorial. Se puede comprender la desesperación de llegar a jueves y ver que no se han vendido aún todas las entradas con Ventura en el cartel... Pero no es necesario esto... este ejercicio de poca elegancia. Basta agitar algo más las banderolas con los carteles, mover un poco más las camionetas con la megafonía, gastar el dinero poniendo unos cuantos anuncios por ahí, mover con inteligencia las redes sociales y... con Ventura en el mascarón de proa, llegar al domingo colgando -como la corrida se merece- el cartel de "no hay billetes". Todo... menos a estas alturas aparecer protagonizando un triste "perro sí come carne de perro" que es inadecuado, inoportuno y que a no pocos taurinos les puede parecer hasta intolerable.

En fin... para la próxima, piensen un poco antes, antes de darse al arte de crear un folletín. 

¡Zapatero, a tus zapatos!

Artículo Anterior Artículo Siguiente