Semana Santa y Resurrección en Sevilla. Seguimos los pasos del Dr. Vítor Escudero...

La Maestranza, lleno total, Domingo de Resurrección de 2023

Sevilla. Semana Santa. Domingo de Resurrección. Jornadas inolvidables siempre. Por lo que son, por lo que representan, por lo que estando allí, allí se siente. Sevilla, siempre Sevilla. De mágica atracción, de indescriptible sentimiento.
Días atrás sabíamos que el polifacético, gran erudito portugués, extraordinario intérprete de las sensaciones ibéricas, el Doctor Vítor Escudero, por allá andaba, inmerso en múltiples procesiones, visitas a las capillas e iglesias matrices de las Hermandades y Cofradías y... con entrada ya reservada para poder estar también, en lo que siempre en Sevilla cierra, por todo lo alto, su semana grande : la corrida de toros del Domingo de Resurrección, en el coso del Baratillo. 

Atrás quedaban las emociones difícilmente explicables de una Semana Santa en Sevilla

Y llegado el Domingo grande, cuando atrás quedan los olores del incienso procesional pero no se apaga la insistencia del peculiar olor primaveral de los jazmines de naranjos y limoneros que tantas sevillanas calles pueblan, nuestro querido amigo el Dr. Vítor Escudero, tras el almuerzo entre amigos y allegados, tras alimentar el cuerpo con viandas y exquisiteces bien regadas con los vinos del Condado de Huelva, enfiló el camino de la plaza de la Real Maestranza de Caballería, a dos pasos del eterno Guadalquivir y a un vistazo de la Torre del Oro.

Vítor Escudero, sombrero apropiado, corbata y elegancia propia del caso

Era Domingo de Gloria, Domingo de Resurrección de 2023 y Vítor Escudero, sombrero apropiado, corbata y elegancia propia del caso, recordando así también sus lejanos orígenes andaluces, allá iba, al fin y al cabo a cumplir con una tradición secular, como es la de ir a los Toros, en la Maestranza, en Sevilla... que "es algo de tierra dentro" como proclamaban los versos gitanos, dichos por Gabriela Ortega.
Y como el propio Vítor Escudero recordaba : "es día de rezar al Niño del Gran Poder y a San José de los Morales-Marañon y vestirse en Señorío... ". Y como caballero distinguido que fue, es y será... día apropiado para lucir Escudero su distintivo de la Real Orden de Isabel la Católica.

"...es día de rezar al Niño del Gran Poder y a San José de los Morales-Marañon..."

Pero era día, este Domingo de Resurrección, al igual que los previos días de Semana Santa, inmejorables para estar con los amigos, sus queridos amigos y excelentes anfitriones, Manuel de Morales y Fernández de Xódar, Carlos Marañon de Arana, Carlos Boza Barrionuevo, Almudena de la Maza Ybarra y Pedro Fernández de Araoz y Diez de Rivera (Llanzol). 

"...días inmejorables para estar con los amigos..."

Pero es Domingo de Resurrección, la fecha tradicional, en la que siempre se cuelga, año tras año, el cartel de "no hay billetes" en La Maestranza. Es el día en que la tradición de ir a los Toros, casi todo lo perdona, aunque la corrida luego sea un petardo. Es el día en que se echa de menos a Curro, porque los paseíllos de un Domingo de Gloria en La Maestranza, sin Curro Romero, qué quieres que te diga, no son lo que eran... por eso se decía antaño que "solo con verle hacer el paseíllo a Curro, ya merece la pena haber pagado la entrada"...
Conscientes de que -en Domingo de Resurrección- corridas de tanta expectación son muchas veces corridas de decepción, nuestro Vítor Escudero, en su camino hacia la plaza, ha recalado previamente en "Adriano" para alegrar el alma con ese pacharán que no perdona, "afición" igualmente de quien es -también- excepcional taurino.

Ya en la plaza, con los compañeros de tendido

Atrás quedan los días de bulla, de fiebre y pasión en cientos de miles de ciudadanos en la cercanía de las iglesias, las procesiones y la propia y gigantesca catedral sevillana. Por allí anduvo el Dr. Escudero. Pero hoy es Domingo de Resurrección y toca otra catedral sevillana, la Catedral de la Tauromaquia a la orilla del Guadalquivir, “donde el Toreo se escucha” y... hasta los servicios en sus azulejos tienen apuntes de torería. 

La tarde se fue, la corrida y las ilusiones taurinas de un día -casi todas- también. Otra vez será.

---¿Y cómo fue, amigo Víctor?
---¡Qué quieres que te diga, tu ya sabes, “corrida de gran expectación, corrida de (casi!) desilusión”. Pero como decía mi querido padre : “no hay quinto malo”. El Juli, lo aprovechó… ¡y se ganó la tarde!. Por cierto,  Roca Rey me ilusionó con sus apuntes… 
---Así es que solamente eso, querido Vítor Escudero...
---Eso y algo mucho más importante que siempre repito : ¡te amo, Sevilla!
-------
tribuna da tauromaquia 
by EUGÉNIO EIROA
Fotografia : Cortesía V. Escudero y allegados
Recuerde : imágenes a mayor tamaño si hace click sobre ellas).
-------
Post Scriptum)
O Dr. Victor Escudero de Campos, da Academia Nacional de Belas Artes e da Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungria de Sevilha, é uma personagem muito querida tanto em Portugal como em Espanha, impulsionador dum sem fim de iniciativas culturais e artísticas e um notável amante da Festa dos Touros.
Y aún a mayor abundamiento : cabe recordar finalmente que, precisamente, el maestro Curro Romero es el único Académico/Torero de la Real Academia de Bellas Artes de Sevilla. Un segundo taurino, crítico y ensayista de la Tauromaquia aunque no torero, nuestro gran y admirado amigo, Vítor Escudero, ingresó en esa institución en el 2014 y por la puerta grande con un excepcional discurso titulado “Tauromaquia y Ex-Libris; la grandeza de la Fiesta en las Bellas Artes".

La bulla, la animación, el gentío, el sentimiento de cercanía... "¡Te amo, Sevilla!


Artículo Anterior Artículo Siguiente