90 fotos para a imensa legião de adeptos que o "Comandante Bastinhas" começa a ter com o seu "Toureio-Espectáculo"

tribuna da tauromaquia by Emilio Franco

Bastinhas, Marcos, el "Comandante Bastinhas"... ahora mismo, la Tauromaquia portuguesa tiene en el todo un referente. Es el "Toreo-Espectáculo" que también le llaman así a lo que Bastinhas hace. Pero ... ¿qué tiene eso de malo?. Los puristas no quieren saber nada de Bastinhas. Anclados en un concepto único del Toreo a Caballo, no admiten que alguien se salga del guión. El Toreo a caballo tiene que ser como ellos dicen, ni más, ni menos. Esto es o blanco, o negro... no entran los grises, las otras tonalidades, aquí es únicamente como ellos dicen. Y los que gusten del resto, los que se alineen con el "Toreo-Espectáculo"... esos no saben de Toros, no saben por donde andan, vienen a decir aquellos...

Pero lo que le está pasando ahora a Marcos Bastinhas es lo que le pasó a su padre cuando comenzaba. Y lo que le pasó a Mestre Batista. Y lo que le pasó a algunos más... Luego, pasa el tiempo, pasan las temporadas, los públicos dejan claro que quieren ese espectáculo, respaldan lo que este tipo de toreros a caballo hacen y... los puristas comienzan a cambiar el lenguaje, comienzan a admitir que bueno, no es lo que deberìa de ser, pero si el público lo quiere así... y empiezan a convivir con el cavaleiro que arrasa... empiezan a comulgar con las ruedas de molino que antes detestaban tanto; porque no les queda más remedio...

Bastinhas, Marcos (el otro, Joaquim, está en la Gloria del Toreo a Caballo y en la Gloria de Dios -q.e.p.d.-) se encuentra en el momento crítico, en el que está ahora, siendo combatido ferreamente por los puristas... es el pulso que le están echando contra su toreo, su forma de entender esto, su forma de apuntarse con armas y bagajes definitivamente al "Toreo-Espectáculo", a lo que hacía su padre, para entendernos. Solo que este, Marcos, va ya camino de superar a su padre, de ser mejor que su padre (cosa que al bueno de Joaquim no le va a importar en la Eternidad, al contrario, se sentirá orgullo cuando desde allá lo vea. Ya lo está viendo...). 

Marcos Bastinhas está que se sale. Una máquina, arrollador, encuentra toro siempre, bueno, malo, mediopensionista, embista, no embista, sea gordo, flaco, poderoso o medio inválido como el de Ponte de Lima del que en otra parte hablamos... Es igual, Bastinhas hace lo que sea para que el espectáculo, con más o menos brillantez, exista siempre. Si el toro no embiste, no reune, o se refugia en tablas, allá va Bastinhas y si es necesario se echa el encima del astado, con caballo y con todo...

Marcos Bastinhas es un espectáculo en si mismo. Torea cada vez más y en más sitios. Conecta cada vez más y con más público. Goza ya de una altísima popularidad, tal vez aún no llegó al nivel que su padre llegó a tener, pero debe estar ya muy cerca... Todas estas situaciones, todo este protagonismo arrollador convierte a Bastinhas en la figura del momento entre los cavaleiros lusitanos, a la misma altura que un Francisco Palha o un João Ribeiro Telles, cada uno con su estilo, que para eso lo tienen... Lo que sucede es que Marcos Bastinhas aún puede crecer más. Si sostiene el nivel de esta temporada en las dos venideras, o incluso lo supera, va a convertirse ya en un imprescindible en todas las ferias, en todas las fechas tradicionales por Portugal adelante. Todos van a querer contratarle porque -con el- hay garantía de que el público va a salir dispuesto a volver a los Toros, si preciso fuere... ya a la semana siguiente...

Marcos Bastinhas, "el Comandante Bastinhas" pasó también por Ponte de Lima y aunque los toros que tenía delante bien poco valían, el vistió el muñeco con el entusiasmo sin límites con el que se prodiga y encandiló al público igualmente. Porque allá donde va, a poco que le dejen, la monta; y muy gorda.

tribuna da tauromaquia publica ahora un reportaje gráfico extraordinario, dedicado especialmente a los adeptos -que son muchos- de Marcos Bastinhas y de su Toreo-Espectáculo, de tal forma que podrán disfrutar ahora de gestos, expresiones, momentos especiales, en una sinfonía de imágenes que nos transportan al modo de ser y estar en una plaza por parte de este torero a caballo que dejó de ser uno más, para pasar a ser uno de los grandes ya mismo... Y lo mejor aún está por llegar. Espérense un par de años más sí y verán...

FOTOGRAFÍAS DE ARAÚJO MACEIRA




























































































Artículo Anterior Artículo Siguiente