32 fotos y crónica) "La Esperanza" : Alejandro Marcos toca pelo en su presentación en Lima, otra oreja fue para Finito

tribuna da tauromaquia by Magaly Zapata, corresponsal en América (texto y fotos).

El diestro español Alejandro Marcos se presentó este domingo en Lima, en la primera corrida de la temporada de la plaza de toros "La Esperanza" realizada este 4 de setiembre. Cortó oreja de su primero, en cartel que alternó con Finito de Córdoba -a quien brindó su labor- y el francés Juan Leal. 

Se lidió ganado de Paiján que no puso las cosas fáciles a la terna salvo ese tercero que tuvo nobleza y permitió estar a quien a la postre fue el triunfador de la tarde, que despertó expectativa artística pero no se reflejó en presencia. 
Al llegar se sentía el buen ambiente de esas tardes en que uno volverá a ver a los amigos taurinos en tardes de toros. Si algo tiene esa plaza de toros, en Lurin, es un gran jardín que recibe a los aficionados y congregados circulamos y nos encontramos en nuestra afición y amenas charlas desde muy temprano. Y que antes y después de cada corrida pueden toparse y retratarse con los toreros creando una especial magia que se convierten en gratos recuerdos en el álbum particular de cada cual. Pues ayer eso si que sucedió. La gente que estuvo disfrutó de las chelas y viandas criollas y sobre todo esperando ver cruzar por sus jardines a los toreros para tocar el oro de sus vestidos de torear y ellos se daban el tiempo para las fotos de rigor y la breve charla con cada uno. Eso a un aficionado lo emociona y lo involucra más con el espectáculo, sin duda. Ello sumado a que el ruedo está coronado de palcos y tendidos muy cercanos y elevados... se gesta un especial marco que permite interactuar y mucho a los actuantes con los asistentes. 
"... el toreo, amigo mío, en cada trazo es una pieza de arte que cuando te llega al alma se resguarda. Se atesora" 
Y de ello se valió Finito de Córdoba, acaso sin querer, porque le habló siempre al de turno. No tuvo el mejor lote. Cortó una oreja en su primero que dejó ante la protesta de un sector pero lo que si fue evidente es que ante las complicaciones de ‘Bernardo 243’ que abrió la tarde, no se tapó y le encontró las vueltas para bordar hilos sueltos y desgajados de su clase y fina torería por naturales, el pitón que vio en un lance que cerró la primera parte. Andándole ‘palante’ y luego echando los vuelos con muleta retrasada, recurso válido cuando el recorrido del burel no es largo, fue construyendo faena que el buen público supo esperar y acompañar con el !bien!, ese que surge como suspiro profundo de admiración. La espada cayó desprendida y contraria y demoró en doblar el paijanero. No hubo petición mayoritaria pero el palco consideró trofeo. 
Con su segundo tampoco tuvo suerte y debió trajinar con fatiga pero no volvió la cara y en todo momento quiso apostar por encontrarle algo y sucedió. Este andaba agazapado, midiendo, reservón, esperando para echarle mano. Juan Serrano le plantó cara y primero robó de uno en uno naturales de sabor y torería exponiendo siempre; incluso lo hizo por el derecho que era el menos aconsejable. Detalles y destellos de su fina expresión torera, que aunque carente de esa ligazón necesaria, si que tuvo las maneras clásicas incluso de quedarse quieto y girar, siempre bien colocado, aguantando para conseguirlo en algunos casos. Este por gazapón demoró en igualar, alguno gritaba aviso, pero tras despacharlo abajo terminó una obra que -si acaso- se me antojaba sentirla como un esbozo de cincel ‘benlliurista ’ -aquel gran maestro del realismo decimonónico - tallas en marmórea pieza que finalmente el artista podría desechar pero que aquí al buen aficionado le regocijó el alma sedienta de pellizcos de arte, porque el toreo, amigo mío, en cada trazo es una pieza de arte que cuando te llega al alma se resguarda. Se atesora. 
"...Se fue de vacío Juan, el arlesiano, pero dejó su impronta de raza y entrega con mando."
El francés Juan Leal llegó de una importante temporada entre España y su tierra; testigo fui en parte de su ‘machada’ ante los Fuente Ymbro, en Madrid. Torero de raza que tiene el ojedismo como paradigma. Esto es quedarse en el terreno del toro y aguantar y pasárselo por la faja. El lote sorteado no fue de los que permiten hacer el toreo de impacto, pero se arrimó buscando el triunfo que en este caso por trofeos no llegó, pero si que fue valorado y aplaudido a más de jaleado. 
Su primero se rajó pronto y en esos terrenos planteó la faena en cercanías con mando y no siempre con temple por el calamocheo o cabeceo constante que le tropezaba la tela, en protesta del toro por sentirse sometido. 
Otro tanto pasó de lo mismo con el quinto, pero este sin huir tuvo cierto peligro porque en cada trazo que imprimía con mando y poderío se le venía cada vez más al cuerpo; aún así se quedó quieto y a ligar, exponiendo. Hasta circulares de ida y vuelta. La espada además lo privó de tocar pelo. Se fue de vacío Juan el arlesiano pero dejó su impronta de raza y entrega con mando. 
"... el saludo por verónicas y el toreo templado con muleta por los dos pitones; lo condujo a media altura, no le exigió por bajo, le duró y cobró."
El que si tocó pelo fue el debutante Alejandro Marcos, una oreja de su primero, que hizo tercero, el de mejor condición de la corrida, con nobleza y que aguantó faena en los medios. Brindó a Finito. Dejó estar a Marcos desde el saludo por verónicas y el toreo templado con muleta por los dos pitones; lo condujo a media altura, no le exigió por bajo, le duró y cobró. 
Con su segundo, el toro de más cuajó y mejores hechuras que no correspondió con su comportamiento, agazapado no se entregó en la muleta por lo que su labor fue tesonera pero no consiguió las alturas requeridas para redondear su tarde en trofeos. Pero su expresión caló y gustó. Y eso vale. 

Como vale el empeño del empresario y propietario Tito Fernández en ofrecernos una temporada pre- primaveral capitalina, además de la esperada feria nazarena en Acho que pronto reabrirá cual tiesto de arena tendido al Sol del Rimac y a los pies de su Apu tutelar el San Cristóbal. 

Aquí te dejo próximas combinaciones de fin de semana en "La Esperanza", de Lurín, son las siguientes :

"Nuestra tradición la defendemos con nuestra presencia en las plazas". 

PLAZA DE TOROS "LA ESPERANZA. 

Domingo, 11 de setiembre. Corrida Mixta. Toros de Camponuevo para los españoles Sergio Serrano, David Galván y Borja Jiménez. Y un novillo para Jesús Herrera triunfador de ‘Se busca un torero’.

Sábado, 17 de Setiembre. Novillada con diferentes ganaderías para Nicolás Vásquez, Julio Alguiar, J.A. Tapia ‘Guerrita’ 

Domingo 18 de setiembre. Toros de Paiján para Juan Carlos, Héctor Gutiérrez y Alejandro Fermín. Y concierto de los Hermanos Yaipen.

Vamos ahora con las imágenes para el recuerdo de esta corrida del 4 de setiembre que alzaba el telón de la temporada limeña...

Alejandro Marcos

Finito de Córdoba, siempre interesante

Juan Leal













El brindis de Alejandro Marcos a Finito de Córdoba




Juan Leal comenta con Finito de Córdoba incidencias de la lidia















Artículo Anterior Artículo Siguiente