Linares) Ver a Diego Ventura, magistral y... a "Sueño", un caballo-torero de ensueño

 

Diego Ventura triunfou em grande em Linares, cortando quatro orelhas e rabo a toiros da ganadaria portuguesa de Maria Guiomar Cortes de Moura.
Ventura saiu em ombros pela porta grande, aclamado pelo público que encheu a praça de Linares (Jaén)
Festejo misto com os diestros Morante de la Puebla (orelha e ovação) e José Maria Manzanares (ovação e ovação). Os toiros de Morante e Manzanares, da ganadaria de Nuñez del Cuvillo.

En la corrida de la referencia anterior, en Linares, estuvo también nuestra compañera Magaly Zapata, corresponsal en América de la tribuna da tauromaquia y este verano en gira taurina por España. Magaly, junto a unas fotos, nos hizo presentes estas sus impresiones sobre la tarde redonda de Diego Ventura.

"No sabes lo espectacular que Diego Ventura estuvo en su segundo toro. En el primero le dieron dos orejas que... si hubiera sido una sola tampoco pasaba nada. La faena fue más bien de una, aunque no disgustó lo que Ventura hizo. Pero en el segundo, rotundamente, Diego hizo maravillas, creó lo casi imposible, estuvo sensacional y eso que el toro de María Guiomar Cortes de Moura era más bien soso, al que Ventura tapó todos sus defectos, para disfrazando las carencias del animal, presentarnos así una faena de enorme mérito, en la que el caballo "Sueño" hizo cosas imposibles casi... ¡qué torero es ese caballo!. El resultado de todo ello fue una faena vibrante, especialmente intensa, culminada con rejón de muerte tan bien colocado y fulminante, que el toro rodó al momento sin puntilla..."

Lo de Sueño, dicho está ya en multitud de ocasiones, va camino de ser un capítulo sobresaliente en el libro de los caballos toreros que han pasado o que pasarán a la historia. Sueño encierra en su sangre, en sus formas, en su toreo, muchas de las virtudes que alumbraron a algunos de los grandes caballos de la cuadra de Ventura. Es como si se hubieran puesto de acuerdo en él caballos como Distinto y como Pegaso para completar la obra que las circunstancias de sus vidas tan cortas no les dejaron rematar. Todos ellos están en Sueño. Viven en él, laten en él. (Contado por los que saben de qué va esto...)

    Sobre el resto de la corrida mixta de Linares, Magaly Zapata nos dejó estos apuntes :

Morante, una oreja a un primer Cuvilllo de corto recorrido y el de Manzanares no llegó ni a mitad de faena y se echó. Abrevió y ovación. Aún así le pidieron oreja que no se dio. Los otros dos toros se caían y echaban en la arena, Morante saludó en una ovación final. Y Manzanares sujetó a su toro y le sacó unas tandas con buen aire y temple pero pinchó dos veces. Petición y solo saludos tras ovación.







 



Artículo Anterior Artículo Siguiente