Homenaje a Manolete, en el 75 aniversario de su muerte en Linares

 



Texto y fotos de LUIS MUÑOZ PALOMO, del club de amigos de la tribuna da tauromaquia

HOMENAJE A MANOLETE
EN EL 75 ANIVERSARIO
DE SU MUERTE EN LINARES.


Linares pueblo andaluz, minero y torero siempre recordó y recordará al Monstruo cordobés.
Todos los días 28 de Agosto desde el año 1948, después de guardar un minuto de silencio finalizado el paseíllo en el coso de Santa Margarita ( La Maestranza chica ) se oye una voz ronca que emerge del tendido. “ GLORIA A MANOLETE “

El mejor homenaje se hace por el verdadero aficionado cuando a las 7’15 de la tarde se guarda un silencio sepulcral, fue a esa hora cuando Islero aquel Miura Cabrereño derrotó metiendo su pitón derecho en la ingle del Arcangel. Fue una cornada de las que en el argot taurino se llaman de caballo.
Linares enmudeció y por el hospital de Los Marqueses desfilaron miles de linarenses ofreciendo su sangre al torero.
Tuvo que ser en Linares cuando sus guapas mujeres lucían bellos trajes de faralaes meciendo sus matas de pelo al eco de una taranta que iba cantando un minero.

Tuvo que ser en Linares donde a las 5’07 horas de la mañana del día 29, a Manolete le cerrara los ojos su amigo El Pipo para no volver a ver jamás, donde su otro gran amigo Alvaro Domecq y Diez pusiera entre sus manos el crucifijo que siempre llevó consigo.

Tuvo que ser en Linares, un pueblo entre Jaras y Romero, balcón de Sierra Morena donde aquellas palabras del torero se cumplieran “Hermana, que hospital más limpio, da gusto de venir a morir aquí.”

Y en Linares se cumplió, murió el clavel de Andalucía porque su amor propio lo mató.
Mantones de Manila y crespones negros en los balcones despidieron al hijo del Sagañón, claveles rojos caían sobre la sabana que cubría el cuerpo del Ciprés a la salida del hospital y en un día que quiso colaborar con la muerte, el aire arremolinaba papeles de fiesta y churros, había muerto Manolete, había muerto el torero que cambió la historia del toreo. Había muerto el que posteriormente fuese Califa cordobés, y lo había hecho en Linares. Pueblo andaluz, minero y torero, donde el arte y el embrujo anda por todas las esquinas, donde tres cosas son dos pares.

Por la transcripción : Magaly Zapata