99 fotos de gran triunfo en Figueira da Foz) El reportaje que deja muy claro que Emiliano Gamero es un gran torero antes que un showman

EUGÉNIO EIROA, tribuna da tauromaquia

Fotos : ARAÚJO MACEIRA

--------------------------------

Figueira da Foz, segunda de la temporada 2022. Un poco menos de público que en la primera. Con todo, una buena entrada, pero la evidencia de que no se puede programar al mismo tiempo en Figueira da Foz y en Nazaré... es andar perjudicándose unos taurinos a otros... Pónganse de acuerdo de una puñetera vez, que así no están haciendo favor alguno a la Fiesta.

Figueira da Foz, segunda de la temporada 2022. Otra corrida de 6 cavaleiros (5 y una cavaleira, porque la otra, Sonia Matías, no compareció y fue llamado de urgencia Gonçalo Fernandes que llegó con la lengua fuera a la plaza). Y entre los 6 presentes en la plaza figueirense, un mexicano, Emiliano Gamero, que va a acabar la temporada en Portugal -y aún falta- siendo el torero a caballo que más enciende a los públicos, que más expectación este año despierta...

Por si tuviésemos dudas : anoche, en Figueira da Foz, Gamero puso la plaza boca abajo. Se lo trabajó de principio a fin. Y le salió redonda su apuesta. Fue el mejor, porque toreó bien y porque sus números más o menos circenses, si se torea bien, y siempre que exhibidos al final de la faena, son un valor añadido notable para encender al público... como también son negativos -o parecen ridículos- cuando se torea mal. Pero resulta que Gamero toreó bien, no le demos vueltas, toreó bien, no fue lo suyo dar caballazos, ir a las carreras con el toro sin ton ni son... hizo las cosas con sentido, lidió con importancia, movió al toro en diferentes terrenos, tapó sus defectos -los toros anunciados como de Varela Crujo, anoche, dejaron mucho que desear : o está en mal momento esa ganadería -si esos eran sus toros-, o el lote elegido para Figueira -si esos eran toros de Varela Crujo- era una desgracia.

Emiliano Gamero fue el mejor de todos en Figueira da Foz, sin desmerecer el buen trabajo hecho sobre la arena por Luis Rouxinol Jr. y Miguel Moura (de ellos hablaremos en pieza aparte), mientras que el resto... en fin, de segunda -o tercera- división (incluída la mala noche de Moura Caetano).

Gamero fue el mejor, de principio a fin; desde fuera de la plaza, en el calentamiento; dentro de la plaza, entre las 6 actuaciones, la suya, indiscutiblemente fue la mejor; pero fue el mejor en la plaza cuando no estaba toreando en la arena; y fue el mejor fuera de la plaza, a la salida... Solo faltó que lo sacasen en hombros (y lo habría merecido).

Con el sistema benevolente que en Portugal existe para autorizar las vueltas al ruedo como premio, anoche resultó -una vez más- que es igual premio para el que hace casi todo bien -como Gamero- como quien está verde-verde (y todavía, a estas alturas, con tanto por aprender...) como Soraia Costa. O como Moura Caetano, al que el toro tocó -y bien ostensible- el caballo por dos veces; estuvo indeciso en momentos, demasiado acelerado en otros... solamente con alguna pincelada de su indudable clase... No; anoche no podía ni debía haber tenido el mismo premio de la vuelta al ruedo, por igual todo ese personal montado a caballo al que el benevolente presidente dio café para todos... como tantos otros presidentes (directores de corrida) en Portugal hacen... lo que lleva a que los públicos crean que todo es una obra de teatro, donde todo puede y debe aplaudirse, mientras los artistas, los cavaleiros, sin rubor alguno ni capacidad de autocrítica, salen a la arena a recibir vítores y objetos lanzados desde la bancada, como si hubiesen hecho una faena para el recuerdo imperecedero.

No, amigos, no... para este peditorio eu já dei... há muito tempo atrás e já estou velho para pactuar com esta trapalhada que certa tropa taurina portuguesa gosta de impor como critério geral... Muita treta é o que há...

Como les dije : Gamero, con un solo toro, dió -salvo a Moura y Rouxinol Jr. - un repaso en la arena al resto. Y a todos en general, en muchas otras cosas. Porque antes de comenzar la corrida, en el mal lugar que la plaza de Figueira tiene en su exterior, quien calentó de verdad los caballos durante más tiempo y mejor fue... Gamero, mientras el resto pasearon por allí sus cabalgaduras tarde y mal, más bien. Por eso digo que Gamero fue a Figueira dispuesto a dar una lección de profesionalidad y demostrar que Torea, además de hacer numeritos circenses. Fue a acabar con el mito, o con el sambenito que algunos (y parcialmente me incluyo) le habíamos colgado...

Accesible, incansable en el buen trato con el público, ni un mal gesto... mientras iba y venía calentando sus cabalgaduras, entremezclado con el ir y venir de las gentes aficionadas congregadas antes de entrar a la plaza. ¿Se ve eso en muchos "colegas" portugueses...?. No hace falta responder... Luego, en la plaza, tres cuartos de lo mismo, mientras estaba por el callejón sin torear. Estrechó manos, firmó docenas y docenas de autógrafos, se dejó retratar con los teléfonos cien veces o más... Increíble su buena disposición y aguante; y no estaba en México, que es donde algo debe de ganar; aquí no torea gratis, pero bien poco en lo monetario acabará por ganar este verano tal y como anda la Tauromaquia portuguesa actualmente, más "a crédito" en muchos casos que "a pronto pagamento"...

Pero lo importante : en la arena, Gamero toreó. Y bien. Y no mezcló con el "Circo"... el Toreo, supo separar bien esos momentos, y no acudir al Circo para tapar ausencia de Toreo; porque en Figueira, primero Toreó y luego completó con algo de Circo... Les hablo así de claro. Creí -por los videos que hasta ahora había visto de este verano portugués- que Gamero era un todo vale... Anoche, con un solo toro, me convencí de que este tipo sabe muy bien lo que hace, domina los caballos a la perfección, es un gran equitador, pero también es un buen torero, que no clava por clavar. Y su camino tiene que ser, sin desviarse ni un ápice, exactamente el que mostró en Figueira da Foz; separando a la perfección el Toreo -que lo hubo y en momentos importante- de los numeritos con los caballos -que dejó más bien para el final- sin entremezclar, sin hacer mejunjes sospechosos... 

Emiliano Gamero no es un cualquiera,  no es un showman disfrazado de torero; es un torero que además de torear -y bien sabe hacerlo- da show que agradece el público y enardece a los aficionados no puristas. Pero el Toreo también es esto : diversidad en sus conceptos -en este caso un toreo a la mexicana, no exento de buenas preparaciones, de auténtica lidia, de trabajar con el toro adecuadamente-, alegría -¿por qué no?- en el remate de las suertes, conexión con las bancadas... y -finalmente- algo de show, que si lo hace Diego Ventura -menos que Gamero, eso sí- se le aplaude por los más exigentes, pero si lo hace Gamero le damos enseguida un certificado de showman y nos quedamos tan tranquilos...

Toreó y bien en Figueira este Emiliano Gamero, al que -por poner defectos- colocaríamos el no haber clavado en un par de ocasiones más en su sitio de donde lo hizo... Del resto, nada que decir, nada que reprochar, no hubo toques -y eso que consintió y tapó mucho los defectos del toro hasta hacer parecer al morlaco como interesante-, no hubo indecisiones, no hubo incertezas... hubo rotundidad, hubo categoría, hubo poderío, hubo firmeza : Emiliano Gamero mostró anoche, en Figueira da Foz, que es figura máxima del Toreo a Caballo mexicano y que en Portugal no está veraneando, sino dejando en buen lugar lo que puede llegar a ser -cuando es en bueno- el rejoneo azteca, cuando este tiene interpretes como el charro Gamero.

Siendo esto así, viendo en Figueira da Foz lo que vimos, vamos este lunes de la Virgen de agosto, hasta Urrós para ver a Gamero con dos toros en una misma tarde. Y ya les contaremos, ya...

Ahora, quédense con las 99 fotos de Araújo Maceira que dan buena idea de lo que fue la gran noche de Emiliano Gamero en la plaza de toros del Coliseu Figueirense.




































































































Artículo Anterior Artículo Siguiente