"Campo Pequeno" se deteriora y ofrece mala imagen. Hagan mantenimiento, antes de que sea demasiado tarde...

Pintura estallada por todas partes y el óxido que comienza a florar justamente en las partes que están apareciendo deterioradas

El inmueble del "Campo Pequeno" (Salón de Fiestas, Plaza de Toros o lo que carajo sea ahora mismo...) ha entrado en proceso de deterioro. Es decir : está pidiendo a gritos mantenimiento y no abandono...

Evidentemente, el señor que da 4 corridas de toros ahí, en este 2022, no es el responsable de este asunto ni nada hay que sea por cuenta suya, en el caso que nos ocupa.

Porque aquí hay una propiedad del recinto : la Casa Pia. Y un concesionario para explotarlo : la empresa de conciertos, espectáculos, del promotor Álvaro Covões. Desconocemos si en la concesión de la explotación del "Campo Pequeno" a Covões y cía, este se obliga a hacerse cargo del mantenimiento del edificio...

Sea Covões o sea la Casa Pia, uno de los dos tiene que sostener el Campo Pequeno -que no deja de ser un edificio emblemático de Lisboa- en las debidas condiciones de ornato y no dejar que se deteriore...

Viene ello a cuento de la visita que hemos hecho este pasado domingo a la Plaza de Campo Pequeno hallándonos con la desagradable estampa de todas las cúpulas del edificio -tan vistosas y tan emblemáticas- con la pintura especial de ese color azul-claro-metálico que las recubre estallada por un sin fin de lugares y en todas y cada una de las 4 cúpulas grandes, las 4 grandes esferas superiores, las 2 esferas de adorno de la entrada central... es decir, todos los elementos metálicos superiores del edificio del "Campo Pequeno" están con un amplio estallido generalizado de la pintura, en un proceso que -evidentemente- va a ir a más a medida que pase el tiempo, observándose ya óxidos en algunos lugares por debajo de donde se producen los estallidos de la pintura que se está paulatinamente desprendiendo, mostrando así las cúpulas y esferas ostensibles marcas de suciedades, mugres, "piel desprendida" y roñas en aquellos lugares donde la pintura ha saltado de su sitio...

(Publicamos algunas fotos, a modo de ejemplo, pero como dijimos, el mal está extendido y afecta parcialmente a todas las cúpulas y elementos metálicos superiores)

Sea Covões o sea la Casa Pia, uno de los dos tiene que sostener el Campo Pequeno -que no deja de ser un edificio emblemático de Lisboa- en las debidas condiciones de ornato y no dejar que se deteriore...

Ni que decir tiene, que para devolver esas cúpulas enormes y esas grandes esferas a su estado adecuado, habrá que hacer una obra de andamiaje considerable en los altos del recinto, proceder a lijar y levantar toda la pintura -no vale una chapuza de remendar donde ha saltado, porque está saltando y amenaza saltar por todas partes- y una vez levantada toda esa roña y deterioro, proceder a pintar de nuevo y, si es posible, con productos de pintura que garanticen una duración mayor que la habida desde que se reinauguró "Campo Pequeno" hasta que comenzó a estallar esa pintura superior, cosa que no es de hoy, sino de ya un par de años atrás, cuando comenzó esta fiesta... Ahora avanza el deterioro cada día...

El que corresponda : Casa Pia o Covões y cia, deberían de poner manos al asunto este del mantenimiento cuanto antes; dejar que eso se siga deteriorando y estalle más y más la pintura, aparte de suponer la llegada de óxidos (algunos incluso ya se pueden ver) va a derivar en una imagen lamentable del edificio...

Un edificio, por otra parte, que -se observa al menos externamente- poco o ningún mantenimiento parece tener. Los umbrales de las puertas -como se ve en las fotos- acumulan porquería, suciedad más que notoria, humedades... Es decir : poner a un operario cada seis meses, subido a una escalera, con un caldero de lejía y un estropajo frotando para eliminar periódicamente esas roñas en la parte superior de las puertas, aparte de ser algo barato, sería favorecedor de la buena imagen que Campo Pequeno debe conservar siempre. Pero ni eso se ha hecho, por lo que parece...

Tampoco es de buena imagen ver alguna puerta ya podrida y con agujeros en su parte inferior (como la de la foto) huecos por los que se pueden colar de vez en cuando algunas de las ratas -que como en cualquier urbe que se precie- en Lisboa también existen... Puertas, las del Campo Pequeno -todas- que están pidiendo a gritos unas manos de pintura antes de que sea demasiado tarde...

En resumen : Casa Pia es la dueña del local, la empresa de Covões es la que lo explota... aclárense a ver a quien de esas parte les corresponde el mantenimiento. Y pongan manos a la obra, antes de que "Campo Pequeno" pase a tener un aspecto lastimoso. Y, de paso, abran de una vez el Museo Taurino, si quieren, saben y pueden... y si no saben, no quieren, o no pueden, busquen a todos los que donaron objetos de gran valor sentimental para ese Museo y devuélvanles lo que donaron... sería de justicia, viendo en qué ha acabado el Museo, cerrado en el tiempo de pandemia y al que ahora nadie parece querer abrirle la puerta... ¿tal vez buscando que la gente se olvide de que existe?.

Imágenes de Araújo Maceira)

Es una lástima que un edificio tan bonito comience ya a mostrar signos de deterioro

Todas las cúpulas y todas las grandes esferas están afectadas... las señales son evidentes


Por todas partes salta la pintura especial de esas zonas altas del campo pequeno... todas las manchas oscuras son estallidos, vias libres para que enseguida entre el óxido...

No hay cúpula ni esfera que se salve...

El óxido ya ha comenzado a aparecer... tras el estallido de la pintura es el paso inmediato

¡Una lástima este aspecto deteriorado, sucio y lamentable!

Todas las cúpulas, todas las esferas superiores también... todo afectado

Una puerta con la madera podrida y ostensibles huecos en su parte inferior

La mayor parte de la parte superior de las puertas, al igual que los múltiples arcos de las ventanas, ofrecen ya este lamentable aspecto de suciedad, humedad y mugre...

Como no llegan los problemas de mantenimiento que evidencia el edificio, ha ido el tio Paco con sus escombros, también sus materiales de construcción, y los ha adosado sin más a la fachada naciente del recinto y... ahí está otra lamentable imagen del Campo Pequeno. Una zona donde, con unas vallas como las de la imagen, además han acotado aquello -en el suelo externo del inmueble, en la plaza aledaña- para montar allí una especie de "parking para privilegiados", donde aparcan una docena de coches aprovechando esas vallas... Así estaba el domingo 26 de junio de 2022, a las 12 de la mañana... ¡Y eso que en el subsuelo de "Campo Pequeno" hay un parking legal y con plazas de sobra donde meter los coches...!