Ainda não entendeu o porquê temos que encher Campo Pequeno esta quinta-feira também...?

EUGÉNIO EIROA. tribuna da tauromaquia

Lisboa. Segundo asalto. El primer jueves de agosto.

Otro cartel de 6 cavaleiros. Precios desde 10 euros. El empresario promotor que está muy preocupado porque todo lo que no sea pasar del más de media entrada o llegar a tres cuartos, sería un problema serio... sería para anotar por los enemigos de que haya toros en Lisboa, en la página del debe y subrayado en rojo.

Lisboa. Segundo asalto. El primer jueves de agosto.

No es cuestión de si torea fulano, mengano o citrano, o si pegan los de allá arriba o los de allá abajo... Es cuestión de que -con los antecedentes que hay- están pasando lista y tomando nota de cuántos hay presentes en las touradas de este verano en el Campo Pequeno. Para tener argumentos luego si la cosa anda floja y ... decir cuántas fechas hay disponibles para Toros en el 2023...  ¿Lo entiendes?.

¡Ah!, ¿que aún no lo entiendes...?. A ver, te lo voy a explicar de nuevo...

Verás : las gentes del mundo taurino, los empresarios del sector, no movieron un dedo en su día, para de un modo serio y formal, optar a que la Autoridad judicial -que entendía en el proceso de insolvencia de la empresa que tenía los derechos de gestión del Campo Pequeno- les adjudicase los derechos de gestión del edificio-plaza de toros-sala de espectáculos... No espabilaron y... Campo Pequeno cayó en manos de la empresa de un señor que se dedica a hacer negocios promoviendo espectáculos musicales fundamentalmente y al que las corridas de toros le importan un pepino...

Entonces : como consecuencia de la desidia de los propios "taurinos" que ni se preocuparon por el final -que tarde o temprano tenía que llegar- del proceso de insolvencia de la sociedad que gestionaba el Campo Pequeno... este cayó en manos del famoso Covões y, a partir de ahí, la Tauromaquia pasó a ser un cero a la izquierda.

Para curarse en salud, Covões puso "a concurso" unas pocas fechas al año, para que quien quisera organizar corridas de toros, lo hiciese. L.M. Pombeiro se hizo con eso... pasó a poder organizar corridas en el Campo Pequeno durante un tiempo, no una eternidad. Por tanto, cuando acabe ese tiempo, otra vez la pelota estará en manos de su dueño, Covões, que puede -o no- pincharla y, en ese caso, se acabaron las corridas de toros en Lisboa. Todo está en manos de Covões y su empresa...

Y como ya explicamos : al igual que vigilan desde fuera para ver si el Campo Pequeno tiene público o no tiene en las corridas de toros... cabe a los taurinos, si -efectivamente- se logra que el Campo Pequeno presente cuatro excelentes entradas de público, sacar réditos a una situación favorable (en cuanto a asistencias), ir a ver a Covões y tratar de pactar con el algo serio, como sería garantizar que aunque bajo mínimos, la Tauromaquia continue durante años teniendo en Campo Pequeno una serie de fechas, 8, 10, 12 tal vez podría ser número adecuado, en las que organizar las corridas de toros, sin la inseguridad e inestabilidad del actual presente... donde nada hay garantizado cara al futuro de la Fiesta en Lisboa.

¿Está claro ahora por qué hay que llenar Campo Pequeno, toree pepito, manolito o el bombero torero...?. ¿Está claro por qué hay que ganar las otras tres batallas pendientes aún en este verano, tras haber ganado la primera...?. ¿Está claro que no se trata de resolverle el problema a Pombeiro, sino de resolver el problema que con su abandono crearon -en general- los taurinos que no estuvieron atentos al dichoso final del proceso de insolvencia al que antes nos referimos...?

¿Está claro que nos estamos jugando, claramente, el futuro estable de la Fiesta de los Toros en la capital de un país...?. 

¿Quieren que esto se acabe definitivamente?. No vayan al Campo Pequeno, provoquen con sus ausencias un fracaso de asistencia en las corridas que faltan (3) por celebrar y... ya verán qué rápido  Covões entiende que no merece la pena alquilar fechas libres a la gente de los Toros y mejor alquilárselas a otras actividades, o promover el mismo otros negocios allí...

Si quieren cargarse la Fiesta en Lisboa, no tienen más que no asistir.

Ustedes ya son mayorcitos para saber lo que les conviene...