Acabó la Feria de Bambamarca) Colombo acaba arrasando y en triunfador pleno

Bambamarca (Perú). Texto y fotos de Magaly Zapata, corresponsal de la tribuna da tauromaquia en América.

BAMBAMARCA. 
COLOMBO ARRASA EN EL CIERRE. 
DECLARADO TRIUNFADOR DE LA FERIA

Con un lleno de bandera se cumplió la tercera y última tarde de toros en Bambamarca con el triunfo del torero venezolano Jesús Enrique Colombo que cortó tres orejas a su lote (y 5 en total). Fue una tarde que compartió con los recortadores españoles que alternaron en otros cuatro astados de los hierros de San José del Monte, San Simón, Salamanca y San Pedro.

Sergio Recuero, Pakito Murillo, Rober Alegria y Jonatan Estebanez ‘El Peta’ exhibirieron su tauromaquia de festejos populares en una diversidad de suertes dentro de los tres grupos en los que se divide, como son los recortes, quiebros y saltos, de menos a más en la ejecución de las suertes.
Iniciaron con recortes siempre muy ajustados en el embroque según el pitón de salida, con el salto del tirabuzón de Murillo y la especialidad de Rober Alegria que es el salto con garrocha.
El momento de más exigencia en sus ejecuciones llegó al cierre de la tarde, primero con un San José del Monte que les permitió empezar a exhibir los saltos encadenados, de a dos, uno tras otro acoplándose en distancias con la embestida y galope o tranqueo del toro. Incluso el especialista y único en ejecutar la suerte de la rondada, Pakito Murillo, que tiene un grado de dificultad mayor en el salto sobre el toro al tener que ejecutar uno anterior en la cara de mismo.
Luego de ello, el cierre fue espectacular porque decidieron que era el momento de devolver al toro a toriles con saltos de precisión de relojería suiza. Ya no de a dos en linea ni de tres sino que los cuatro citaron y fueron saltando sobre el astado hasta hacerlo llegar a toriles con el último ejecutando el salto con garrocha. Algo simplemente impresionante.
 
Antes de ello y en 2º y 5º lugar correspondió turno al diestro Colombo. Su primero fue un San Simón de buenas hechuras y que se empleó por abajo en las verónicas y tanto que enterró pitones y sobrevino la voltereta que mermó su aparente buena condición.
Se empleó en el caballo y fue exigido por su diestro en banderillas, ejecutadas de manera pura y portentosa. Empezó doblándose y trasteó con mimo y tiento porque la fuerza menguaba en el burel. Muleta a media altura pero lo más importante fue la suavidad en mover la tela y el temple que sujetó la entrega del toro en faena larga.
Acaso pasadito de faena… pero ya me voy acostumbrando a ver que lo que tiene Colombo en su mano: un cañón. Porque sin importar que el toro no se le arranque, la ejecución de la suprema suerte es de una contundencia y eficacia por su colocación y ejecución que espanta. Y los hace caer rodados, sin puntilla. Oreja. (Por algo se llevó premio a la mejor estocada en Pamplona 2022).

Otras dos orejas se llevó Colombo de su segundo. Un toro negro de Salamanca que se movió sin mucha clase y tampoco mucha fuerza pero a un torero como Colombo que está en sazón, facultades y capacidad técnica de impactar y encaramarse arriba, puedo decir hoy porque lo vi, en tienta y en plaza, que está en un momento de frescura, naturalidad para torear gustándose amén de las facultades físicas para estar bien con el bueno y con malo, con una claridad de ideas que le permiten resolver con facilidad, controlando los terrenos, las alturas y distancias. Y todo hasta exprimir al máximo para encaminarse al triunfo que firma, refrenda y sella con su contundente espada. Ojo que no reseña sobre banderillas porque ya ofrece más.
Y así fue con también con este Salamanca, lo templó con gusto y torería cuando cabía y se arrimó después para seguir robándole toreo para agradar, de pie o de rodillas, de frente o dando la espalda, y también lo reventó (ojo, 4º espadazo a de 4) y pasó a cobrar. Dos orejas pero sobretodo al banco del cariño del público que ya lo tiene como su ídolo.
Torero de los tres tercios y resueltos con enormes fundamentos. A poco que se entreabra una puerta importante, pegará el golpe en la cuna del toreo, que algo ya esbozó y mucho en el último San Fermin y con los cebadas que no pasaban. Hace unos años lo vi en Matara después de su alternativa en Acho pero el Colombo de hoy ha crecido, se ha hecho hombre en el toreo. Lo firmo.

Premios de la Feria
Triunfador de la Feria, Colombo
Mejor faena, El Fandi
Mejor Recortador, Pakito Murillo
Mejor banderillero, Dennis Castillo
Mejor Picador, Cristian Cahuantico
Mejor ganadería, Desierto

Enhorabuena a la Comisión y al Alcalde Marco Aguilar por apostar. Finalmente la moneda se cambió con el cierre triunfal ante tamaño esfuerzo desplegado por hacer disfrutar a sus paisanos. Darles alegría al corazón que se evidenció en el homenaje que llevó el nombre del último toro lidiado : ‘víctimas de la pandemia’. Recuperar la alegría de vivir a quienes perdieron seres queridos en estos tiempos pandémicos. Eso es tener sensibilidad taurina.