João Paulo Ferrador : alto y claro sobre la parte negativa de los forcados en la corrida de Benedita

Nuno J. Ferreira

La actuación de algunos de los forcados, en la más que interesante corrida de este domingo en la plaza de toros instalada en Benedita, mereció debate y polémica al final del espectáculo.

En la Tribuna da Tauromaquia hemos querido, en lo que a este corrida se refiere, quedarnos a efectos de destacar, principalmente con lo notable, los toros de Fontembro, que -aún desde comportamientos dispares- constituyeron un encierro más que interesante, haciendo por si mismos que la corrida fuese de esas que hacen afición, porque tienen al espectador atento del principio al fin, ante tantas vicisitudes como se van sucediendo.

Toros que complicaron la vida a los toreros y ante los que cavaleiros y banderilleros respondieron teniendo que sacar a relucir lo mucho o no demasiado mucho que, en cada caso, sabían. Toros que apretaron las clavijas a los toreros. Y que probablemente, en el caso de los grupos de forcados, precisaban enfrente gente con más oficio en algunos casos... Es aquí donde surgió la polémica. Ni que decir tiene que a ninguno de los intervinientes en la corrida se les puede negar la indudable entrega que mostraron. Pero claro, cuando sale el toro-toro, a veces, en algunos casos, con entrega no basta si en el bagaje propio no se lleva algo más...

Para quienes juzguen la corrida de Benedita, solamente por el desempeño de buena parte de los forcados, está claro que aquello no es como para hacer aficionados a lo que es y debe ser la actuación de la "forcadagem". Pero si dejamos a un lado esa parte realmente negativa del espectáculo y vemos el resto, sí que debemos decir, como titulaba Jaime Amante (y a esto se refería, no a los forcados) que era una corrida de las que hacen afición. Porque esos toros, precisamente esos toros, no son los que quieren las llamadas "figuras" (algunas de las cuales exigen el nhoc-nhoc delante)...

Y en la corrida de Benedita estaban alineados seis cavaleiros (5 y una cavaleira) que no son precisamente de la lista de los que más torean... por eso estaban enfrente los toros que estaban, pensará más de uno. Y frente a esos toros, claro que hubo de todo en el desempeño de los cavaleiros (y cavaleira), pero es innegable que no faltaron momentos interesantes y emoción, la que aportan los toros difíciles, complicados, que piden los papeles...

Cansados de ver obras de teatro, en vez de corridas de toros, más de las dos terceras partes del espectáculo de Benedita fueron de innegable interés y de mantener en vilo a los aficionados presentes. Otra historia está en el final, en el inadecuado desempeño de algunos de quienes vistieron la chaqueta de ramagens...

João Paulo Ferrador es una autoridad en el mundo de los forcados, parte importante de la Fiesta en Portugal. Ya días atrás le traíamos aquí con una de sus opiniones sobre otro asunto. Hoy, como amigo que es del Club de la Tribuna de la Tauromaquia, teníamos especial interés en saber qué pensaba sobre la parte polémica, la negativa, de la corrida de Benedita. Ferrador, que no tiene pelos en la lengua, habló claro al respecto :


Acabo de receber um video da corrida da Benedita. 

Este digamos pseudo-grupo, grupito, agrupamento, bando de pseudo-forcados, o qual -segundo dizem- o cabo é um activista na A.N.G.F. a fin de impedir a integração de novos grupos... e faz esta actuação numa corrida de Toiros?... Parece um picaria. 16 forcados para pegar um toireco... Digo eu que nunca fui forcado, nem nunca peguei nem toiros nem toirecos. Vergonha!.

Vai lá vai...!. 16 e mesmo 20 em fila indiana, como para irem comprar bilhetes para o cinema. Desculpem mas são bandos de forcados assim que dão vergonha na Festa. Sao pagados ao fim da corrida para esta triste e vergonhosa figura?. 
Antes de impedirem tudo e todos, votando sempre "contra" nas reuniões da A.N.G.F. ... que se preocupem de honrar a Arte de Pegar Toiros. Parecia que estavam numa picaria!.