Ou se recupera aos "pobres" e se enchem os tendidos de "Sol", ou a Tauromaquia não terá futuro

Poner entradas a la venta por 7,5 euros, en esta plaza, la más grande de Portugal, es una decisión acertada y cabe esperar que así siga por mucho tiempo. Pero hacerlo en otras, con aforos más pequeños, ya no es tan fácil... pero hay que hacerlo. Y ello debe suponer, también, el apretarse el cinturón por parte de todos los agentes taurinos. La otra opción es seguir como ahora mismo están las cosas y con un barco a la deriva, que poco a poco irá haciendo aguas, aunque algunos no lo quieran ver. (Foto : Praça Maior / pracamaior.pt)

Se escandalizaron algunos -y no sin razón- en Portugal este fin de semana, porque las presencias de público en las tres corridas de toros organizadas para el sábado fueron realmente pobres. Y empieza ya a repetirse en demasía esta cantinela:  aceptable presencia de aficionados en sombra y escasa, muy escasa, escandalosamente escasa, en sol.

"Con el calorazo...andar a promover corridas a media tarde no tiene sentido alguno..."

En primer lugar : con el cámbio climàtico encima, con el calorazo que este sábado hizo en muchas partes de Portugal -casi 40 grados en algunas zonas de la región del Douro-, con corridas anunciadas en Coruche, Beja -que suele ser una auténtica sartén cuando vienen días cálidos-, Santo António das Areias -en el siempre cálido Alentejo cuando está cerca el verano-... andar a promover corridas a media tarde no tiene sentido alguno. Parte de los espectadores que solamente pueden comprar entradas de sol, no van a ir... Nadie es tan imbécil de ir a pasar tres horas de gran calor, a cocerse materialmente... Esas corridas, siendo en sábado -que no se trabaja al día siguiente- y con excelente tiempo, tenían que haberse programado para las 21 o 22 horas del día citado...

"...Muchos de los ciudadanos que no son pudientes -que son mayoría de la población- las pasan canutas para llegar a fin de mes...."

En segundo lugar : Portugal -y España- están viviendo una crisis económica, que sea por la Covid, sea por la Guerra de Ucrania, hace que los productos de primera necesidad hayan subido, en algunos casos, astronómicamente en sus precios. Muchos de los ciudadanos que no son pudientes -que son mayoría de la población- las pasan canutas para llegar a fin de mes. Todos los días se encuentran con una sorpresa : van a una ferretería a comprar pintura para dar unos brochazos y adecentar una "lareira" en la que hacen cada verano el churrasco, los peixes á grelha, tan del gusto de los portugueses y... ven que aquella tinta (pintura) que hace un año costaba 15 euros, ahora el "Merlin" ya la vende a 19,95 euros el envase de solamente 2 litros y medio... Es un mero ejemplo, para que entendamos lo mucho que ahora cuesta vivir... Y como ese, muchísimos más. Se le echa la culpa a la guerra, pero la realidad es que los ricos siguen haciendo negocio -y cada vez son más ricos- a costa de los cada vez más pobres o menos pudientes.

"... o los Toros son populares (del pueblo liso y llano) o las corridas de toros acabarán desapareciendo... "

En tercer lugar : ni en Portugal, ni en España, los llamados agentes taurinos quieren entender, de una puñetera vez, que o los Toros son populares (del pueblo liso y llano) o las corridas de toros acabarán desapareciendo... Es decir : o se llenan las plazas, abarrotando los tendidos de sol con los menos pudientes, o la Tauromaquia no tendrá futuro. Olvídense de casos como Madrid, Sevilla mismo, Pamplona... que no son representativos de lo que decimos. Estamos hablando del desolador aspecto de ayer mismo, en tendidos de sol de Coruche, Beja o Santo António das Areias... pero también de Calatayud, Las Pajanosas o Pontevedra mismo cuando se tercie. Esas son las plazas que hay que llenar, las de Madrid, Sevilla... ya se llenan por si solas. Madrid, Sevilla... tienen ricos de sobra y snobistas de sobra para llenar Las Ventas las veces que sea necesario. No vale ese ejemplo.

Se trata de llenar las otras, la inmensa mayoría de las plazas. Que son las que no se están llenando. Está claro. Y para hacer eso, hay que pensar que la Tauromaquia, o es de todos, de ricos y pobres (o menos pudientes, o populares), o no tendrá futuro. Sí, no tendrá futuro. Morirá antes que tarde... precisamente por inanición.

Analicen esto que voy a decirles : en Portugal, muchos sites, muchas webs que dicen ser del Mundo del Toro, se dedican a publicar, de unos años para aquí, en el caso de cada corrida, una especie de galería fotográfica de lo social, una especie de "Hola" del mundo de los toros. Hace años, solamente se publicaba una foto de Cinha Jardim en los Toros con Santana Lopes, otra de Lili Caneças y... pare usted de contar.

Pero ahora es muy divertido y hasta muy didáctico, porque a poco que veas esa sección, tal es la profusión de fotos -eso sí, casi siempre los mismos- que aprendes rápidamente quien es quien el mundo de los aficionados taurinos más "ilustres" en Portugal : te muestran así al "ilustre" ganadero fulano de tal con su señora esposa; a fulanita de tal acompañada por mengano de cual; al crítico citrano sentado junto a mengano; al ex torero no sé cuantos al lado de la gloria del forcadagem; al empresário mengánez al lado del nuevo torero que acaba de apoderar... y así un batallón de señoras y señores. Pero son, casi siempre, los mismos. De manera que -también- cuando vas a ver los de aquella otra corrida, son los mismos. Y en los de aquella otra, también...  

¿Qué dice esto?. Que parte notable de los asistentes, en los asientos de sombra -entradas caras, bilhetes caros-,  en corridas de toros en Portugal -y en España en cierta medida también, si se analizase por ejemplo todas las corridas de una Feria importante como Madrid o Sevilla- son en buena medida casi los mismos... (para eso se inventaron los abonos). Pero también nos dice que, en el caso de Portugal, esos de "la galería de notables" que publican los sites -no lo verán, desde luego, en la TRIBUNA da TAUROMAQUIA- corrida tras corridas, parece que van aquí, allá, acullá... es decir, están casi siempre los mismos en casi todas partes...

"La galería fotográfica de lo social nos muestra que muchos rostros conocidos de los que van a "sombra" en las plazas portuguesas son casi siempre los mismos..."

Por tanto : de un lado tenemos, que en la zona de los pudientes o más adinerados, van en buen número, casi siempre los mismos... ganaderos, toreros, apoderados, críticos, ex toreros, ex ganaderos, forcados, ex forcados, empresarios, ex empresarios, etc. etc. etc. Y además de ir esos casi siempre los mismos en la zona de sombra.... resulta que en "sol", por lo que vemos últimamente, van pocos, pocos de los que resultan ser de los menos pudientes, pocos de los pobres, pocos o muy pocos, o ninguno de los que les cuesta llegar a fin de mes. 

Con este panorama, ciertamente, no irá la Fiesta a parte alguna a medio plazo ya. Y es que sin este último público, el menos pudiente, la Fiesta no tendrá futuro; la Tauromaquia corre el riesgo de tener un día apagada la vela de su subsistencia.

En cuarto lugar :  hay que hacer algo, hay que hacer lo que no se está haciendo. Y es urgente hacerlo. 

-- De un lado, hay que convencer a los empresarios para que no se maten unos a otros en sus organizaciones, pactándose entre todos calendarios de fechas, horarios; diseñar estrategias, innovar, marcar distancias entre escenarios de corridas a celebrar en una misma fecha, etc. etc.

"... Por aquí hay que empezar : popularizar al máximo los precios en "Sol"...  hay que recuperar para la Tauromaquia a todos los aficionados menos pudientes que sea posible..."

-- De otro lado : los empresarios deberían de ser conscientes de lo apuntado "en segundo lugar" y "tercer lugar" en este texto. Hay crisis, no para los ricos, no para los pudientes; hay crisis para un sector muy grande de la Sociedad. Y eso se refleja en el escaso o casi ninguno poder de compra que los menos pudientes ahora mismo tienen. Y tanto en Portugal como en España, será mejor rebajar al máximo los precios de las entradas de Sol hasta lograr recuperar a toda esa gente que, siendo aficionados a los toros, no pueden ir, como mucho más que de pascuas en viernes porque con los precios actuales no pueden soportar el desembolso frecuente por parte de sus bolsillos exhaustos. Ejemplo : si en Portugal usted puede ver un partido de fútbol de Primera División de Fútbol por 10, 12 o 15 euros, no hay razón alguna para que -en una situación de crisis galopante como la actual- no se pongan todas las entradas del sector de "Sol" en los Toros, a la venta por 7, 10 y 15 euros según zonas de esos tendidos de "Sol". Por ahí hay que empezar. Popularizar al máximo los precios de las bancadas de Sol. En juego está evitar esas fotos horribles de ese sector casi vacío; pero también, recuperar para la Tauromaquia a todos los aficionados menos pudientes que sea posible... Las corridas de toros no pueden ser solo para los más pudientes. O la Tauromaquia es para todos o... la Tauromaquia, antes que tarde, morirá.

"...no hay razón alguna para que -en una situación de crisis galopante como la actual- no se pongan todas las entradas del sector de "Sol", a la venta por 7, 12 y 15 euros según zonas..."

Ya lo dijimos antes : los Toros siempre fueron populares (del pueblo liso y llano), sin los "populares", las corridas de toros acabarán desapareciendo... Es decir : o se llenan las plazas, abarrotando los tendidos de sol con los menos pudientes, o la Tauromaquia no tendrá futuro. Muchísimo más urgente que hacer negocio los empresarios taurinos, es recuperar masas ingentes de aficionados para la Tauromaquia y eso solamente será posible con una política de precios agresiva, tremendamente agresiva y en el modo antes explicado.

"....Recuperar a los menos pudientes es labor urgente pero también imprescindible para la subsistencia de la Tauromaquia..."

Finalmente : hay que acabar con el cemento libre, sin ocupar en las plazas de toros. Son tiempos de crisis y el único modo será recuperar a los menos pudientes, a los que con los habituales precios en las corridas de toros, se les ha ido apartando de la Tauromaquia. Recuperarles es labor urgente pero también imprescindible para la subsistencia del espectáculo taurino, además de aumentar la masa social, la conciencia crítica que apoye la Fiesta de los Toros.

Y es evidente algo más, en esta situación de crisis, toca apretarse el cinturón. Los toreros deberían, en la mayor parte de las ocasiones, actuar con cantidades prefijadas pero condicionadas ya en los contratos, según asistencia a la plaza  : menos de 1.000 espectadores cobrar el salario oficial mínimo, más de 1.000 y hasta 1.500 espectadores, tanto; de 1.500 a 2.000 espectadores, esto otro; de 2.000 a 2.500 espectadores, aquello otro... y así sucesivamente. Será una forma de comprometerse con la Fiesta y ayudar a los empresarios que también harán su esfuerzo. 

Hay que poner ya, por todos los agentes taurinos, en Portugal y España, la cabeza a pensar. Hay que sentarse, innovar, llegar a acuerdos... todo menos dejarse ir y hundirse en esta rutina en que la Tauromaquia está envuelta. 

Estamos hartos de la "galería de lo social" en las plazas portuguesas, por ejemplo. Queremos ver fotos diversas, otras con las bancadas de Sol a rebosar, con el público allí "a cunha", como en los viejos tiempos; con la presencia de todo tipo de gentes menos pudientes... Y los otros, los que no sufren en absoluto para llegar a fin de mes, que sigan yendo a la sombra, en las entradas caras. Ellos también forman parte -e importante- de la Tauromaquia. Pero el pueblo liso y llano, el menos pudiente, también. Y es hora ya de rescatar, de una vez y por todas a esta gente, a la que a base de precios prohibitivos se la ha ido alejando de la Fiesta; un inmenso error, que ahora -además- hace aparecer a la Tauromaquia más desnuda cuando llegan los ataques de los "antis" y demás tropa. 

EUGÉNIO EIROA)