En el día de la muerte de "Quirino", uno de los mejores caballos-toreros de los tiempos modernos






Hay caballos de Toreo que llevan desde su nacimiento, de modo innato, las condiciones tan especiales que hacen de ellos algo sin igual. Por eso dejan marca... por eso dejan recuerdos imborrables en aquellos aficionados que los ven en la arena enfrentando un toro y haciendo las cosas que hacen; producto de entrenamientos mil, sí, pero sobre todo de que aquel animal llevaba ya, en si mismo, un sentir torero, una expresividad delante de la cara del toro, una intuición permanente de las órdenes que iría a darle el cavaleiro en los momentos supremos de la lidia... Hay caballos toreros por excelencia, desde que nacen... que luego pueden ser mejorados en el entrenamiento diario, pero que llevan en si mismo ya la voluntad, todas las condiciones necesarias, de modo innato para ser toreros de verdad.

Hay muchos nombres, a lo largo de la historia del Torero, de caballos famosos; claro que sí; caballos toreros por excelencia. Años atrás, me hablaron de uno tanto y de tal forma que... acabé por sacar bilhete para ir aquella noche al Campo Pequeno y ver en acción al equino -y a su dueño-. Era el caballo "Quirino". Y con el, Tiago Carreiras.

Y la verdad es que "Quirino" puso en pie a la asistencia -mucha- de aquella que entonces era la Plaza de Toros de Lisboa (¡qué desgracia el bochornoso panorama actual del "Campo Pequeno"!). Quirino hacía en el ruedo, evidentemente, lo que otros caballos no hacían... toreaba de maravilla en todo momento, achicaba de un modo muy especial los espacios al toro hasta provocarle y, entonces, en una exhalación, salía de su cara con garbo, con enorme torería... como sale un torero-banderillero tras haber clavado en todo lo alto un par brillante.

"...Hay caballos toreros por excelencia, desde que nacen... que luego pueden ser mejorados en el entrenamiento diario, pero que llevan en si mismo ya la voluntad, todas las condiciones necesarias, de modo innato, para ser toreros de verdad...."

"Quirino" fue un caballo magnífico, ciertamente. Y la noticia hoy, de su muerte -tenía 25 años de edad-, que nos llega por boca de su dueño, el cavaleiro Tiago Carreiras, no puede por menos que ser una noticia triste. 

La Vida tiene un tiempo, tras el que llega la Muerte. Pero la llegada de esta no deja de ser acontecimiento que nos abate, que nos entristece, sobre todo cuando se trata -aunque sea un caballo- de algo que -en momentos determinados, como fueron las corridas de toros- nos hizo felices, nos hizo pasar momentos inolvidables.

Así fue "Quirino", un caballo que a los buenos aficionados les hizo pasar momentos inolvidables. Hoy, Tiago Carreiras, le llora en las redes sociales :

Ainda não acredito que já não estás aqui; foste um guerreiro, um companheiro e ficarás na história como um dos melhores. Poucos aficionados não conhecem o nome “QUIRINO” ; estiveste sempre comigo nas grandes batalhas deste sempre tudo o que tinhas e não tinhas ;eras diferente dentro e fora da praça, eras único!. A ti devo muitos dos meus sonhos, foste tu que os tornastes possíveis!. Vais estar sempre comigo onde quer que estejas. Obrigado, companheiro “QUIRINO” 

EUGÉNIO EIROA

( Las fotografías que acompañan estas líneas son divulgadas por Tiago Carreiras en este día para el tan triste y forman parte de un video de despedida hecho por el cavaleiro.