El ejemplo de Santarém y la necesidad de que la publicidad sea siempre clara y no confusa

La plaza de toros de Santarém, su empresa gestora, ha lanzado una campaña de publicidad para captar público para las dos corridas de toros que tiene anunciadas para el arranque del mes de junio venidero.

El reclamo, no hay duda que es llamativo. Y de aplaudir. Nos queda la duda de si las 4.000 localidades a precio inferior a los 15 euros son para cada una de las corridas o... son para las dos en global total. Bueno sería que la publicidad, en todo momento sea clara y nunca confusa, que pueda llevar al engaño.

Es evidente, que teniendo un recinto con 12.000 o 13.000 localidades disponibles, una empresa que se precie de apostar de verdad por la Tauromaquia tiene la obligación moral de poner a la venta un considerable número de bilhetes a precios interesantes. Es lo menos que se puede hacer.

Y ese es el camino para tener de verdad público en las corridas de toros, para volver a colgar carteles de "lotação esgotada!". Ese es el verdadero camino... el de poner siempre un número de entradas a la venta a precios que puedan pagar los que menos tienen.

La Fiesta no es de los ricos. La Fiesta es de todas las clases sociales. Y esto, a veces, les cuesta entenderlo a algunos empresarios. Celebramos mucho que en Santarém anden por el camino cierto. Pero celebraríamos también que la propaganda no sea confusa, sino clara, muy clara, cuanto más clara será siempre mejor.

EUGÉNIO EIROA