Muere Gabriel de la Casa el torero madrileño que fue grande en América

Gabriel de la Casa, hace unos años, en un acto del diario "El Mundo"

En su etapa final como apoderado y promotor llegó a organizar en el año 2004 una corrida de toros en China, en un recinto para 7.000 espectadores, en la localidad de Shanghai. Antes había sido un torero de importante trayectoria.

El matador de toros Gabriel de la Casa ha fallecido hoy a los 73 años, tras una larga y compleja enfermedad de origen bacteriano, como han confirmado fuentes familiares. 

Gabriel de la Casa Pazos, nació en Madrid el 2 de septiembre de 1948, era hijo del también matador de toros Emiliano de la Casa "Morenito de Talavera". Con su hermano José Luis, que acabó siendo su banderillero de confianza, comenzó a torear como becerrista a primeros de los años 60 del siglo pasado en plazas iberoamericanas. Debutó con picadores en Quito (Ecuador) en 1964. De la Casa tomó la alternativa el 9 de agosto del 1967 en la plaza de Manzanares (Ciudad Real), apadrinado por Manuel Benítez El Cordobés con toros de Montalvo. La confirmó en Madrid en la feria de San Isidro, con Serranito como padrino y en presencia de José Manuel Inchausti "Tinín".

Fue un torero de los llamados elegantes y al tiempo poseedor de una buena técnica, pero sufrió numerosos y repetidos percances. Tras unas primeras temporadas con buenas actuaciones en España, su carrera en ruedos europeos derivó en mayor presencia en ruedos de la América taurina y llegó a sumar allí casi trescientos paseíllos, especialmente en Ecuador y Venezuela.

Su último paseíllo fue el 23 de septiembre de 1995 en la localidad de Huete (Cuenca). Luego, Gabriel de la Casa se dedicó a la representación y a trabajar como apoderado de toreros, haciendo un gran trabajo con el ecuatoriano Guillermo Albán.