Juanito inscribe con letras doradas su nombre en la historia de los festivales de Mourão


T
odo acabó en euforia generalizada. Y justificada. Porque en el arranque de la temporada -que es siempre en Portugal a través de los festivales de Mourão- comprobar que el torero de moda, "Juanito", sigue en plenitud -o más- tiene que ser motivo de explosión de júbilo por la enorme esperanza que alimenta.

Delante de un buen novillo de Murteira Grave, Juanito volvió a dibujar momentos de toreo importantes, trazos de singular belleza, la del torero que quiere, sabe y puede. Se le observa preparado a conciencia, decidido y dispuesto a comerse el Mundo. Pero con ello solamente no bastaría, si no fuese por las condiciones innatas que "Juanito" para el Toreo tiene, su técnica, su calidad, su buen gusto, su capacidad para ir leyendo de modo anticipado el comportamiento del toro y, desde ahí, con innegable lucidez, ir recetándole en forma de vistosos lances de capa o brillante manejo de la muleta, justamente lo que el toro precisa.

En Mourão, Juanito salió en hombros. Y era un festival, pero ello no resta importancia a lo que supo hacer e hizo, a lo que transmite cuando se pone delante de un toro, en este caso un novillo de la buena ganadería que es Murteira Grave.


La Praça de Toiros “Libânio Esquível” acogió el segundo festejo taurino enmarcado en las llamadas Festas em Honra da Sra das Candeias.

El rejoneador español Andrés Romero tuvo momentos interesantes al lado de otros menos buenos; algo irregular su actuación ante un toro que era fácil. Con todo dio vuelta al ruedo en premio al oficio que mostró con "Guajiro" y los apuntes de "Golondrina" y "Kabul", sus caballos.

Ya el cavaleiro português Salgueiro da Costa aunque tuvo enfrente un novillo menos espabilado trató en todo momento de acercar al público su característico toreo donde frontalidad y marcar terrenos son nota dominante.

Estuvieron a buen nivel los Forcados Amadores de Montemor en esos dos toros. Manuel Carvalho pegó a la primera; Manuel Ribeiro necesitó de dos intentos para acabar alcanzando una buena pega.

En la lidia a pie, Álvaro Lorenzo intentó mostrar su toreo pero no pasó de cierta desconexión en su faena. 

David de Miranda se quedó en la discrección y cierta inexpresividad.

Ya Diego Carretero fue otra historia, al ir poco a poco comiendo terreno a su oponente y acabar por construir una faena de menos a más al saber entender al interesante novillo que le correspondió en suerte.

Del português Juanito ya hemos hablado en la primera parte de esta crónica. Determinado a hacer y convencer, desde el primer momento trató de agradar y eso le supuso meterse al público en el bolsillo, agradeciendo el respetable un toreo sin reserva alguna, como bien hizo João Silva, al optar por la variedad, la insistencia y... el culminar en grande, con una facilidad notoria que nos sigue dando a entender que, si este torero no se malogra y las empresas no resultan canallas, tiene más que madera para llegar muy lejos en la Tauromaquia. Ojalá que así sea. Y que antes que tarde logre su sueño dorado de ser figura del Toreo. Un camino siempre difícil y espinoso, pero que João Silva "Juanito" está dispuesto a recorrer.

Se lidiaron reses de Murteira Grave que en general resultaron de buen juego -alguna menos, claro está-, en tarde soleada, con gran presencia de público en las bancadas y gran ambiente antes y después del esspectáculo taurino

La plaza de Mourão, finalmente, cabe reseñar, fue la elegida por un mentecato holandés y tres secuaces del mismo, para intentar reventar el espectáculo taurino que allí se celebraba. El trastornado que se arrojó al ruedo -tras la lidia de uno de los novillos- para manifestarse desnudo contra la Tauromaquia resultaría ser un tradicional provocador holandés de amplio historial en acciones de este tipo perpetradas en Portugal y España. La GNR y los propios toreros se encargaron de sacar del ruedo a este iracundo fundamentalista que, en modo alguno, logró empañar una gran tarde en la que Juanito, una vez más, inscribió su nombre con letras doradas, en el ya amplio historial del tradicional festival de apertura de temporada portuguesa que en Mourão cada año se celebra (si la Covid lo permite).

-------------
Las imágenes y video que siguen son de ROSITA MARTINS, gran aficionada y amiga del Club de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA, así como de "Touradas", la marca de comunicación de la Federación PROTOIRO y la web oficial de "Andrés Romero".