Un oportuno telegrama de Jaime Amante sobre el gran João Pedro Silva