"Santa Coloma", la nueva línea gandera del hierro de Santa Rosa de Lima (Perú)

Por Magaly Zapata - Corresponsal en América / Perú

Sólo en el Perú hay más de 70 pueblos con su nombre, dicen por ahí, pero sólo una ganadería, añado, con el nombre de la santa limeña, Santa Rosa de Lima.  Y es en ese puerto de toros donde han desembarcado varias decenas de vacas, muchas de ellas preñadas, y un semental de nombre ‘Golfito’ con el hierro español de La Quinta,  ‘quintaesencia’ de la bravura del encaste Santa Coloma, línea de Joaquín Buendía, muy apreciado por aficionados que su exquisito gusto va más allá del monoencaste, tanto en España como en Francia donde goza de gran cartel.  

Los de Martínez Conradi son descendientes de las líneas Saltillo e Ibarra y entroncadas en el encaste fundacional Vistahermosa, con énfasis en la sangre Buendía, y en las manos del ganadero y matador de toros Alfredo Galdós deberán florecer y hacer honor a su poético nombre de Rosa que nos habla de singular belleza, y eso es lo que los toros grisáceos ofrecen a primera vista, hermosas y armónicas hechuras que son el continente que envasa su bravura singular por su profundidad con peso específico. 

Es así que esta ‘quinta peruana’  y rosada germinará desde el 2021 entre las dunas desérticas de la costa norte del Mar Pacifico hacia adentro en el valle de la Irrigación Santa Rosa a 150 km de la ciudad capital, en los linderos de la provincia Huaura. 


La ganadería Santa Rosa de Lima se fundó en el 2004 con la sangre pura Domecq, ha cosechado importantes triunfos en ruedos peruanos, por lo que la curiosidad aflora ¿por qué irse a las antípodas? La respuesta del ganadero fue tan simple como profunda:  me gusta ese encaste, pero sobre todo me gusta esa ganadería (La Quinta), me gusta mucho, le he visto muchos toros buenos tanto en España como en Francia... sin duda la pasión por el toro lo mueve a apostar, a empezar otra vez con esta nueva sangre que llevará por separado.  Apuesta que en pocos años nos traerá un viento fresco, aires nuevos de bravura cárdena  grisácea profunda que disfrutaremos por los ruedos de nuestro Perú taurino.


Fotos : Magaly Zapata




Artículo Anterior Artículo Siguiente