Por todo lo alto) Cieneguilla es desde el 17 de octubre un nuevo destino taurino en Lima Capital


Por Magaly Zapata - Corresponsal de TRIBUNA da TAUROMAQUIA en América / Perú


PLAZA DE TOROS DE LAS TUNAS - CIENEGUILLA CLUB (LIMA - PERÚ)

17 DE OCTUBRE DE 2021

6 TOROS DE SAN SIMÓN (el 5º el mejor del encierro)

JUAN CARLOS CUBAS: PALMAS Y OREJA

PACO RAMOS: OVACION Y OVACION

ALFONSO DE LIMA: PALMAS Y DOS OREJAS

Cieneguilla es desde ayer domingo 17 de octubre un nuevo destino taurino en Lima Capital porque se realizó la primera de una temporada de cuatro tardes que se extenderá hasta noviembre y se saldó con el triunfo de Alfonso de Lima que cortó trofeos en el cierra plaza, otra fue para Juan Carlos Cubas en el cuarto y hasta tres se pudo haber llevado el español Paco Ramos de su lote que tuvo el mejor de la corrida el quinto, un noble de San Simón que envió un encierro disparejo en presentación y algunos grandullones de feas hechuras en la primera parte de la corrida y puso la cosa complicada para la terna y que luego cambió a mejor en forma y fondo.

Sin entregarse el primero de San Simón fue para Juan Carlos Cubas, midiendo lanceó bien por verónicas y en muleta intentó faena que se vio perjudicada por la condición del astado, que venía midiendo y gazapeando. Estocada arriba. Dobla pronto. Palmas.

El segundo mejor por el derecho y por ahí se entendieron aunque brevemente, a su aire templo derechazos que animaron al público pero que cuando tomó la zocata no hubo acople por ser el menos potable lado del toro de San Simón. Pincha abajo y otra. Pierde trofeo Paco Ramos.

El tercero grandullón y mayor lo acusó. Mide y no se entrega. Buena vara de Cahuantico, en muleta tuvo corto recorrido y Alfonso de Lima planta cara de verdad desde el inicio con el capote muy dispuesto a sacar agua de pozo seco. Buena tandas en muleta incluso gustándose en alguna pero siempre con peligro de un toro incierto, distraído, que ponía varias velocidades en su inercia en un tramo y en la suprema le tapaba la salida perjudicando con los pinchazos importante faena.

El cuarto no dejó estar cómodo a cubas. Midiendo y recortando, saliendo con la cara alta. Era de muleta atrás y mano baja que consiguió intermitente y por derecha. Cuando se pegaba bonito muletazo y con mando salía mirando el cielo y así no se puede construir faena de aplauso. Quedó en ganas y esfuerzo. No baja la intensidad esta temporada. Mato con habilidad y corto oreja.

Y el quinto fue el bueno y también noble. El de San Simón se dejó y traía mejores hechuras. Más bajo de cruz y descolgado se empleó mejor por el derecho por el pitón que Paco Ramos se explayó con temple. Varios derechazos surgieron con profundidad y gusto, extendiendo el brazo para no escatimar en el lucimiento del astado. Lamentablemente pinchó y tendida. Podría haber sido de trofeos de meter la mano a la primera.

El sexto salió con la noche y complicó la lidia. Se desplazaba y Alfonso de Lima hubo de voltear para torear con el forro amarillo y aún así era peligroso tanto que una vez lo arrolló por las sombras pero dejó tandas que encendieron a los tendidos. La espada a mitad fue fulminante y como corolario de su tarde paseó doble apéndice pedido con rotundidad por un público ávido de ver toros en vivo.

Un full day con el toro por razón y motivó que permitió el reencuentro de aficionados y amigos ante la convocatoria generosa de don Willy Herrada que con empeño abrió ya oficialmente Cieneguilla y su Club Las Tunas para el toreo y calendario nacional en honor al Señor de los Milagros.





Artículo Anterior Artículo Siguiente