A ver si de una vez los empresarios reflexionan...de una puñetera vez

Dedo en la llaga el que puso días atrás Carlos Ruiz Villasuso con un artículo cuya esencia compartimos. El futuro, la fortaleza de la Fiesta pasa por incorporar a los que -gustando del mundo taurino- no pueden ir a una corrida de toros porque los precios son para su bolsillo prohibitivos. Obligatorio debería ser en cada corrida que se organiza, destinar un tanto por ciento de las localidades a la venta, para ser despachadas a precios verdaderamente populares. Por ahí hay que empezar...




Artículo Anterior Artículo Siguiente