Twitter censura el perfil de la sección de toros de EL MUNDO al considerar que contiene "violencia gráfica"


Bloqueó la cuenta argumentando que un lance de Morante que llevaba 6 años en la cuenta incumplía sus reglas de "contenido no apto para menores".

Twitter ha censurado el perfil de la sección de toros de EL MUNDO, que cuenta con 19.000 seguidores, bloqueando la cuenta el jueves "por incumplir las reglas que prohíben incluir violencia gráfica o contenido no apto para menores en las imágenes de perfil".

La imagen señalada por la popular red social de microblogging era un lance de Morante de la Puebla en Valencia, colocada en el encabezado del perfil desde su apertura en 2015.

Para Twitter, violencia gráfica es "cualquier tipo de contenido truculento relacionado con la muerte, lesiones graves, violencia o contenidos quirúrgicos". Y el contenido no apto para menores de edad es "cualquier tipo de contenido multimedia que sea pornográfico o cuyo fin sea generar excitación sexual".

De la imagen no se deduce ni cosa ni la otra, ya que está tomada en uno de los tercios anteriores a la suerte suprema ni se trata de una imagen explícita, pornográfica o cuyo objetivo sea generar "excitación sexual". El último punto sorprende porque Twitter permite compartir contenido pornográfico y son muchas las cuentas especializadas en imágenes "explícitas cuyo objetivo es generar excitación sexual" a las que se puede acceder con una simple búsqueda.

PORNO SÍ, TOROS NO

De hecho, un juez de los Estados Unidos ha encontrado este verano indicios de que Twitter se habría beneficiado de la publicidad generada por el contenido pedófilo que han compartido algunos de sus usuarios.

A pesar de que la imagen no cumplía ninguno de los dos supuestos mencionados, Twitter decidió secuestrar el uso del perfil hasta que desapareciera la fotografía. De forma automática fue eliminada y a partir de ese momento se pudo volver a utilizar la cuenta, desde la que se comparten noticias con la comunidad tuitera de aficionados.

"Clické un botón y devolvieron el perfil ya sin la fotografía. Había desaparecido de forma automática. Es truculento. ¿Adónde nos va a llevar el radicalismo, este puritanismo?", se pregunta Zabala de la Serna, jefe de la sección de Toros.

Un portavoz oficial de Twitter consultado por EL MUNDO, señaló que habían tomado esta medida "por infringir nuestra política relativa al contenido multimedia de carácter delicado" y que "el contenido taurino está permitido en Twitter salvo el contenido sensible en las imágenes de perfil, encabezado o Lista". Pero llama la atención que hayan atacado esta cuenta por una foto que llevaba seis años encabezando la misma.

"PLACER SÁDICO"

No es la primera vez que la tauromaquia, a través Morante de la Puebla, se convierte en objetivo de Twitter. En julio, fue bloqueada la cuenta de un partidario (@Moranteinfo) por subir algunos vídeos de la tarde de Algeciras considerados «placer sádico».

Tampoco este acoso es nuevo para el mundo del toro, que ha sufrido ataques censores de forma continuada en los últimos meses. Por ejemplo, Youtube, que se había convertido en una videoteca con miles de horas de contenido taurino, cerró el canal del Club de Aficionados Prácticos el pasado mes de abril. Y Facebook incluye el toreo entre los motivos para denunciar una publicación a la tauromaquia. "Es inapropiada, me molesta o no me hace gracia", añade Facebook y señala directamente a las "corridas de toros".

Fernando Gomá, vicepresidente de la Fundación Toro de Lidia y responsable de su área jurídica, señaló, en una tribuna publicada recientemente en este diario, que "a pesar de lo que se veía en esos videos es un ejemplo de lo que la ley española considera patrimonio cultural inmaterial: una corrida de toros".

Ninguna de las compañías mencionadas anteriormente estaría respetando la legalidad española. Gomá insiste en que no estamos jugando "permitir que empresas gigantescas decidan sin ningún control sobre el ejercicio de los derechos fundamentales como el de lalibertad de expresión".

Zabala de la Serna es más directo: "Es un espectáculo legal. No podemos flaquear. Ni autocensurarnos. Esto ha ocurrido con una sección de un periódico de tirada nacional. Es lo que me parece más grave. Es surreal".

(In "El Mundo")

Artículo Anterior Artículo Siguiente