La Banda do Samouco, Etelvina, el Café Delta y el comendador Nabeiro

Mis amigos de la Banda do Samouco me comunican que, en el local social que tienen, el de la Sociedade Filarmónica Progresso e Labor Samouquense, han estrenado una nueva máquina que prepara café de primerísima calidad. 
Um café tirado na máquina da Sociedade Filarmónica Progresso e Labor Samouquense não é qualquer coisa...!
Y es que, solo faltaba que, al accionar Etelvina (la eficientísima funcionaria del bar de este gran local social de la SFPLS) los mandos de esa flamante máquina de café... sonase un pasodoble ejecutado por la banda, aunque fuese a través de un mecanismo especial que accionase al mismo tiempo una grabación.

¿Se imaginan ustedes?.

-Desculpe menina, eu queria um galão direto...

Etelvina acciona la máquina de café y... en el ambiente suena "Nerva".

-Olhe menina, eu quería um café com um pingo de leite...

Etelvina aplica aquello a los mandos de la gran cafetera y suena "Ópera Flamenca"...

¡Qué maravilloso sería!. Sería como aquellas máquinas de gramola que antes había, que estaban en los bares, echabas una moneda y sonaba la música que elegías en aquel artefacto. Aquí, obviamente, el pasodoble iría incluido en el precio del café.

¡Grandes, estos de la Banda do Samouco!. Tienen en su local social uno de los mejores cafés del Mundo, el que elabora el gran mestre comendador Nabeiro, en sus factorías de Campo Maior. El Café Delta debería de ser defendido contra viento y marea por todos los aficiondos taurinos. Primero porque si no es el mejor café del mundo, debe estar muy cerca. Y segundo, porque viles cobardes escondidos tras e-mails, cuentas con pseudónimos en redes sociales, más de una vez arremetieron contra los Cafés Delta, por el simple pecado de ser una empresa que respeta la Tauromaquia.

Durante a presente semana, o Café da Sociedade Filarmónica Progresso e Labor Samouquense recebeu uma nova máquina de café. Tivemos o privilégio de receber este novo equipamento da Delta que é o 2º a entrar em funcionamento em Portugal!
Venha desfrutar dela e beber um belo café na sede da SFPLS.

 


 

Artículo Anterior Artículo Siguiente