Hay que acabar con la geringonça actual y recuperar el Campo Pequeno de verdad...

Anda circulando esta noche por ahí el cartelito del 1 de Octubre en Lisboa, acompañado de un ruge-ruge : "es la última del abono de la temporada". ¡Qué bien, qué miseria!. Y el cartelito, reza lo de siempre : Rouxinol por delante, por exigencia de Hermoso de Mendoza que se jubilará como rejoneador con el truquito-imposición de torear siempre con uno más "viejo" por delante...

Si nada se tuerce, o no surge luego un remiendo de última hora, serán 6 los espectáculos taurinos de abono que en este 2021 se ofrecen en la plaza de Lisboa. O sea : paupérrima programación, en una plaza que es cubierta si así se desea -no hay más que darle a la manivela- por lo que podrían darse corridas de toros -si se desease realmente- en los meses de invierno incluso... pero -por los derroteros actuales- está claro que la Tauromaquia, allí, será a cuentagotas, poca y... como plato de segunda mesa; porque el resto del tiempo es para lo que Covôes diga, que para eso es el que se ha quedado con el negocio de explotar la plaza y, si acaso, arrendar algunas fechas para los toros -pero ya se ve que pocas, muy pocas, por lo que se observa- al que llame a la puerta. Y gracias... porque hasta podía ser nada. 

Urge recuperar Lisboa para la Tauromaquia. Recuperarla en serio. No en pequeñas dosis. Habrá que hablar y pactar con Covôes y llegar a una solución inteligente, válida, que reactive de verdad para la Tauromaquia el Campo Pequeno -no esta geringonça actual-, sin perjudicar al empresario "musical" en sus actividades de promotor de conciertos, que para eso es el dueño efectivo de Campo Pequeno. Pero con estas miserias de 6 corriditas de toros al año en Lisboa no se puede andar... y de seguir por esos derroteros, se estará poco a poco, no solo volando por los aires Campo Pequeno como Plaza de Toros Monumental de Lisboa... se estará dinamitando también a la propia Tauromaquia Portuguesa. - E. E.




Artículo Anterior Artículo Siguiente