Valladolid con dos corridas de toros con figuras y una de rejones del "2x1"

5 de septiembre. Liga final del corte puro .

10 de septiembre. Toros de García Jiménez para Morante, Fandi y Roca Rey.

11 de septiembre. Toros de Garcigrande para Juli, Manzanares y Tomás Rufo, que tomará la alternativa.

12 de septiembre. Toros de Bohórquez para Pablo Hermoso, Sergio Galán y Guillermo Hermoso.


Estos son los carteles de la Feria de Valladolid, adaptada ineludiblemente al tiempo de pandemia.
Se destaca que es la Feria de la alternativa de Tomás Rufo para el que actuará como padrino El Juli y su testigo José María Manzanares. Habrá corrida de toros y otra corrida de rejones con el 2 en 1 de los Hermoso de Mendoza incrustado en el cartel (se sigue repitiendo la historia de carteles "cerrados", lo que en tiempos de escasez empieza a ser polémico...). Esto es lo que destaca, en una Feria en donde cuentan con nombres como Morante, Manzanares, El Juli, El Fandi, Roca Rey...



La plaza de toros de Valladolid se encuentra en el Paseo de Zorrilla. Es obra del arquitecto Teodosio Torres, que comenzó su construcción en 1888, concluyéndola en 1890. De arquitectura ecléctica, tiene una estética románica en su exterior, combinada con detalles neomudéjares en los palcos.
Está edificada en ladrillo sobre zócalo de piedra y con estructura de acero. El edificio tiene forma de tambor poligonal de cincuenta lados y tres plantas de altura, rematadas con una crestería. Los huecos forman tres órdenes diferentes en altura y están cerrados por arcos de medio punto, separados por rehundidos que crean un claroscuro para evitar la monotonía.
El ruedo mide 52 m de diámetro y el foso 2 m de ancho. Los tendidos son de piedra con 15 filas. Por detrás se sitúan dos graderíos: las gradas bajas y los palcos y gradas altas. Su aforo es de 10.600 personas, aunque T. Torres pretendió concibir un edificio capaz para 14.000. Tiene tres puertas de entrada desde el exterior a los corredores bajos, desde los cuales se accede por los vomitorios a los tendidos. Existen los locales complementarios propios de este tipo de plazas: enfermería, ambigú, corrales, apartadero, matadero, cuadras y vivienda para el conserje, además de los servicios de la plaza.

La plaza de Valladolid, muy importante en su época por su capacidad y comodidad de accesos, fue calificada por los contemporáneos como «monumental, airosa y agradable». 
Se inauguró oficialmente el 29 de septiembre de 1890. Se lidiaron en aquella ocasión toros del Marqués de Saltillo, para una terna formada por los diestros Lagartijo, El Espartero y Guerrita. 

Artículo Anterior Artículo Siguiente