Primero fueron a por las vacas y sus carnes; ahora a por el Toreo cómico... Podemos sigue con batallitas ministeriales en España

Van ahora a por el Toreo Cómico. Van a por el Toreo en general, pero como no se atreven directamente a prohibirlo -de momento- en España, buscan modos y maneras, alegan razones sin fundamento, nada les importa con tal de llevar a la Sociedad polémicas artificiales, maniobras tendentes a desacreditar la Tauromaquia, en este caso los espectáculos cómico-taurinos... en el afán de ir dando pasos y más pasos, hasta que un día quede muy poco de la Tauromaquia en pié, de modo que, con un simple empujón, acaben por echarla definitivamente abajo.

Los personajes afectos a Podemos (izquierda radical española, en algunos casos ultra izquierda) tienen ahora en marcha, desde el Ministerio de Derechos Sociales que ocupan, una campaña contra los espectáculos cómico-taurinos que, desde toda la Vida, se han llevado y se llevan a efecto en las plazas de toros. El argumento es que "estos espectáculos denigran a las personas por razón de discapacidad..."

El Ministerio español de Derechos Sociales y Agenda 2030, dirigido por la procomunista Ione Belarra, ha pedido la cancelación de estos espectáculo cómico taurinos y esta semana la emprendía con uno anunciado en Extremadura. La razón esgrimida por la institución para rechazar y condenar estos espectáculos es que “denigran a las personas por razón de discapacidad y vulneran los principios fundamentales de la Convención sobre los Derechos de las personas con Discapacidad de Naciones Unidas, como los espectáculos cómicos taurinos representados por personas con displasias óseas (enanismo)”.

Y se han quedado tan anchos. ¿Qué saben estos gobernantes de lo que sucede en las plazas de toros, con los espectáculos cómico-taurinos si no han puesto los pies en esos recintos, si no han visto en su vida, probablemente, el "Bombero torero", "Popeye torero", “Diversiones en el Ruedo y sus enanitos toreros”, etc. etc..!.
Así cabe entenderse, porque los que sí hemos asistido varias veces a varios de esos espectáculos, durante años, podemos dar fe de que allí, el público no se ríe de los enanitos que actúan y que son una parte fundamental del espectáculo junto a otros intervinientes en diferentes papeles, de lo que es en su mayor parte una auténtica función cómica. 

¡Claro que el público se ríe y se divierte, claro que sí!. Pero se ríe de las gracias, de las originalidades, bromas, acciones que interpretan cual si de una obra de teatro cómico fuere... todos, absolutamente todos los que en la plaza actúan, sean enanos, sean otras personas sin "displasias óseas"... El público no se ríe de ellos, no los ridiculiza, valora que -con sus actuaciones- les provoquen la sonrisa, y se lo agradece con encendidos aplausos, igual que en un circo los payasos hacen reír, el público aplaude sus gracias y no por ello les ridiculiza... Es exactamente lo mismo...
¿A qué viene entonces este sospechoso paternalismo surgido de la noche a la mañana desde este otro ministerio que controlan los comunistas de Podemos?. Están muy equivocados estos señores del Ministerio de la señora Ione Belarra, la de los twets frecuentes arremetiendo contra todo lo que no le agrade en España...

Anda Podemos en horas bajas, eclipsado cada vez más por el Partido Socialista. Y claro, sus ministros, no paran de dar la nota. Fechas atrás, el pollo que montó el ministro comunista de Consumo, Garzón, con su campaña para catequizar a favor de no comer carne de vaca... (se supone que tampoco de cerdo, etc. etc.). Ahora viene esta señora, Belarra, con los enanitos que actuan en los espectáculos cómico taurinos en España. Y la solución para después de prohibirles que trabajen (porque lo que se les haría de salir adelante la iniciativa de la ministra sería impedirles trabajar) es, según un cargo del Ministerio, "poner a disposición de las personas que protagonizan este tipo de espectáculos un programa específico de reciclaje e inserción laboral para el acceso a un empleo digno y decente".
O sea : se llevan a los enanitos (gente algunos que -además- tienen ya no pocos años) a cursos de reciclaje e inserción laboral... es decir, unas cosillas subvencionadas para ir tirando unos meses y luego a la calle, a buscarse la vida, y a ver quien les emplea...

Esta gente gobernante no se ha enterado de que el trabajo como artistas cómicos que son (eso son los enanitos que se integran en los espectáculos cómico taurinos desde el siglo XX), es absolutamente respetado por los públicos de niños y mayores que llenan las plazas por donde esta gente pasa, integrados en los diferentes espectáculos que quedan tras haber desaparecido el famosísimo "El Bombero Torero" (al jubilarse el jefe de esta troupe). 
Y es que allí puede comprobarse que los enanitos (de muy diferentes edades) son unos dignísimos trabajadores y unos grandes artistas, que hacen reír con sus ocurrencias y acciones propias de una obra de teatro cómico, pero también con sus acrobacias, sus exhibiciones diversas, su parodia de la Tauromaquia... de modo que el público ríe, sí, vuelvo a decir, pero no se ríe de los enanitos, sino de las cosas que ellos hacen ex profeso para hacer reír al público, para hacer pasar un buen rato a los espectadores de una función que siempre presumió de ser un espectáculo para niños y mayores; que aplauden incluso enfervorizados, con evidente cariño, a los que no dejan de considerar artistas, acróbatas incluso algunos... ¿De dónde sacan estos listos que el público acude a las plazas a mofarse de la condición de estas humildes gentes que trabajan de primavera a otoño para reunir un dinero con el que luego poder subsistir en los inviernos?.

Sabido es que a este personal de Podemos es muy aficionado a definir y proclamar lo que debe hacerse y lo que no, lo que debe permitirse y lo que no en la Sociedad; les suele parecer "indigno" todo aquello que no les guste, todo aquello que se les atragante, todo aquello que no esté en su hoja de ruta. Como buenos sectarios, enseguida van y demonizan todo lo que no es de su cuerda. Tras hacerlo con las vacas y sus carnes comestibles (y por ende los ganaderos), ahora toca el turno de los enanitos de los espectáculos cómico taurinos, a los que supuestamente quieren redimir... 
¡Hombre, puestos en gastos, otórguenles a todos y cada uno de ellos ya mismo una pensión digna y vitalicia y ya verá qué rápido dejan de hacer lo que hacen en las plazas de toros para ganarse la vida!. Pero no va por ahí el asunto, no; va por ir cavando zanjas y más zanjas, a ver si entre una cosa y otra, acaban por enterrar en ellas toda la Tauromaquia, que -desde luego- suprimirían de golpe y porrazo si un día fuesen mayoría y gobierno en España.

El experto del Ministerio que nos ocupa dice que estos espectáculos cómico taurinos que tanta gente arrastran a las plazas donde se celebran, están "basados en la mofa, degradación y humillación de una condición física"... ¡Cuán lejos dista de la realidad eso que dice este señor!; y eso lo saben muy bien quienes acuden como espectadores a las plazas!. Nadie se mofa de los enanitos, nadie los degrada, nadie los humilla por su condición física. Muy al contrario, les hacen sentirse lo que son, al fin y al cabo, artistas, acróbatas, actores... Ni más, ni menos.

Si el señor ese del Ministerio que ha dado tan peregrinas justificaciones para la campañita en marcha, preguntase a los propios enanitos si desean ser redimidos, reciclándolos y poniéndolos luego a pedir trabajo, a ver quien se lo da... seguro que se sorprendería al comprobar lo que responderían los protagonistas de esta triste historia. La triste historia, no de los enanitos, sino del Ministerio que no tiene nada mejor que hacer que tratar de impedir a quienes -libremente- han elegido hacer felices y hacer pasar un buen rato a niños y mayores... que ejerzan su profesión; sí, profesión, porque no dejan de ser profesionales de esto. Y ese esto es... algo digno, honrado y merecedor de aplauso y no mofa, como bien sucede en las plazas de toros desde siempre.

EUGÉNIO EIROA


El famosísimo espectáculo de "El Bombero Torero" recorrió medio Mundo e hizo felices a niños y mayores en tres continentes, además de países como España y Portugal donde actuaba con inusitada frecuencia. Al llegar a la edad de jubilación, su último líder del espectáculo optó por disolver la compañía de cómicos-taurinos que durante décadas y décadas recorrió un sin fin de países en donde sus actuaciones fueron siempre muy valoradas. (Foto de Eugenio Eiroa, con parte de los intervinientes en el espectáculo, en el verano de 2002, en la plaza de Viana do Castelo, Portugal)






Artículo Anterior Artículo Siguiente