Enésimo aviso: continue cruzando os braços e você verá o futuro que a Tourada têm...!

La plaza de Viana, ya en manos de la Câmara Municipal, abandonada y dispuesta
para ser demolida por decisión de los dos últimos presidentes de la Autarquia.

"Primero vinieron por los socialistas,
y yo no dije nada, porque yo no era socialista.
Luego vinieron por los sindicalistas,
y yo no dije nada, porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los judíos,
y yo no dije nada, porque yo no era judío.
Luego vinieron por mí,
y no quedó nadie para hablar por mí"

Martin Niemöller (1892-1984)

Por Eugénio Eiroa.

Viendo lo sucedido esta semana en la importante localidad española de Gijón, convendría que los taurinos, en toda la Península Ibérica abran bien los ojos y estén alerta porque historias tan lamentables como esa pueden repetirse en más de un sitio.

En el caso de Portugal, bueno será recordar -porque ya los ha habido- casos más o menos recientes en el tiempo y... hasta el anuncio del actual Presidente de la Câmara de Lisboa de un programa electoral en donde se indicaba por donde van a ir los tiros en el tema de la Tauromaquia... Y aunque ha tratado de disimular algo el asunto, nunca ha dicho categóricamente que respetará la realidad taurina que Lisboa siempre tuvo, que respetará las corridas de toros, que no boicoteará indicadores, carteles y propagandas, etc. etc. etc.


Começa hoje em Viana do Castelo, a festa maior da cidade, a Romaria da Senhora d’Agonia, onde o tradicional nunca faltou : a Tourada que durou séculos ... até que um intransigente radical chegou à Câmara Municipal e varreu as corridas de touros...

 

De manera que es hora de andar todos los taurinos alerta, organizarse bien en colectivo que de verdad funcione y no en el sucedáneo que por ahí anda que reacciona muchas veces tarde y mal a los acontecimientos. Y si quieren instruirse sobre cómo y de qué forma, de la noche a la mañana, un político se emperra y hasta que no consigue sacar de en medio las corridas de toros no para, vayan a Viana do Castelo -por ejemplo-, siéntense a tomar un café con los del Club Taurino Vianense y que les cuenten la triste historia.

Allí, en verano, desde hace tantos años que no recuerdo ya, jamás faltaba al domingo grande de las Fiestas de Nossa Senhora da Agonía. Iba con mi familia, con mis amigos incluso... ya desde la mañana, comíamos, paseabamos, ibamos a los Toros, luego a la fiesta popular y de madrugada regresábamos. Al fin y al cabo, aquella zona no deja de ser -en parte- mi tierra. Mi bisabuelo era portugués, de la ferigresia de Perres/Serreleis, en la carretera entre Viana y Ponte de Lima.

Tras la dictatorial imposición de Defensor Moura, entonces presidente de la Câmara de Viana do Castelo, volví a la tierra de mis antepasados, concretamente a Perre, a Serreleis, claro que sí... Pero mire usted por donde, el cuerpo me pidió que mientras Defensor Moura siguiese siendo Presidente de la Câmara de Viana jamás pusiese mis pies allí, en la bella ciudad de Viana. Y así lo hice... Se me había indigestado Viana por culpa de un político que no respetaba la libertad, que no gobernaba para todos, sino para imponer sus teorías de lo políticamente correcto. Lamentablemente, tras Defensor Moura dejar el cargo, otro socialista, José María Costa, remató la faena de cargarse las corridas de toros para siempre en la localidad... Lo que al primero no le dio tiempo para consumar totalmente, al segundo le ha ha dado de sobra ya...

La tradición taurina de Viana do Castelo se remontaba a 1685 nada menos. Hay documentos que lo prueban de modo fehaciente, tal y como taurinos de la localidad esgrimieron varias veces, pero no sirvió de nada. Imaginamos que eso, a Defensor Moura, le traía absolutamente sin cuidado.
Fue y aún es doloroso que de un plumazo - y sin pensar en las graves consecuencias- se cargasen la Tauromaquia en Viana con la disculpa aquella de que... total, para una corrida que se da al año... 
Oiga usted : era una corrida porque el empresario que tenían al final en Viana... así lo quería. Cuando vivía Agostinho dos Santos se daban dos espectáculos y... no hacía tantos años atrás... 
No tenía Defensor Moura argumentos verdaderamente sólidos, salvo el porque a mi me da la gana. Aplicando aquel razonamiento ("para una corrida que se da al año...") , la Tauromaquia desaparecería de infinidad de sitios en Portugal donde solo se dan una o dos corridas al año. Es demagogia barata.
Como eran sueños y delirios de grandeza los de ese alcalde-presidente de Cámara que hurtó a Viana la posibilidad de tener un multiusos de verdad, grande, capaz y amplio (que permitiese ser utilizado también dos o tres veces al año para corridas de toros) que tanto necesitaba aquella urbe... diciendo por contra Defensor Moura que pretendía montar allí, en Argaçosa, aquel "templo del conocimiento y la ciencia" que -además- luego no se hizo... y que podría montar en cualquier otro lugar -diga lo que diga-, sabiendo además que no era prioritario...

Repugnó toda aquella maniobra de entonces -luego continuada por el sucesor en el cargo-, tendente a lograr el objetivo final : echar las corridas de toros fuera de Viana do Castelo, faena que en plan puntillero remató el que aún ahora es presidente de la Câmara, cargo que obligatoriamente dejará al llegar las próximas autárquicas de septiembre venidero.
Pero repugnó también el silencio, la cobardía de quienes diciéndose taurinos, al residir lejos de Viana, hicieron mutis por el foro ante aquel atropello; taurinos que debían haber alzado su voz y callaron tristemente; silencio, incluso más grave, dada su condición de agentes, fuerzas vivas (?) de la Tauromaquia portuguesa que escondieron su cabeza debajo del ala, como si con ellos no fuese el problema... Poco a poco la Fiesta se está hundiendo y ellos... como si aquí nada pasase...

O que aconteceu em Viana do Castelo na última década, com repetidos ataques à cultura tauromáquica, envergonha qualquer democrata. A demolição da Praça de Touros, construída em 1948, foi consumada no passado mes de abril. O projeto da Câmara para o terreno, a chamada "Praça Viana", que respeita as fachadas do edifício demolido, inclui um complexo desportivo apto para a prática de várias modalidades em simultâneo. Implica um investimento de 3,7 milhões de euros, a executar em 18 meses.

P. S. / De la mano de Defensor Moura y José María Costa, presidentes de la Câmara Municipal, Viana do Castelo sepultó su tradición muy arraigada en el tiempo: la Tauromaquia; enterró su pasado. Y sabido es que los pueblos que reniegan de su pasado difícilmente conquistarán el futuro... Defensor Moura llegó a cumplir ¡¡16 años en el cargo!! (hasta que le obligaron a dejar el sillón de Presidente y no poder presentarse a siguientes elecciones municipales). Suele suceder, se ha dicho, que en Democracia, más de 8 años en un cargo de relevancia no es demasiado recomendable. En Estados Unidos, que de esto de la Democracia algo saben, tienen esa higiénica práctica de solo dos mandatos para un presidente. Con Defensor Moura, esa historia no iba; como tampoco el saber gobernar "para todos", al mismo tiempo -respetando- para los que gustan de la Tauromaquia y los que no gustan de ella. Ha pasado, así, a la pequeña historia de Viana como el gran ideólogo anti-taurino y por ende gran "coveiro da Festa!".

Abril de 2021 : el sueño de Defensor Moura y José María Costa se cumplió. 
(Foto : Olhar Viana do Castelo)



Artículo Anterior Artículo Siguiente