Editorial) 23 días y medio después... mereció la pena, ¡claro que ha merecido la pena!

"Toreando", dibujo de António Casero. -











Fue el pasado 30 de julio. Han pasado solamente 23 días y medio desde que arrancamos con esta TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA. No hemos llegado a un mes siquiera y tenemos que acudir a esto, a la carta del director, al editorial, al llámale como quieras a este post que ahora lees, para decirte a ti, amiga, amigo que estás al otro lado del computador, del monitor, de la tableta, del smart-phone... ¡obrigado, muito obrigado!, ¡gracias, muchas gracias!. 

Estamos abrumados por la enorme respuesta que estamos teniendo. En 23 días y pico, más de 1.150 amigas y amigos que siguen nuestra cuenta de Facebook que fue creada no hace 23 días, sino ¡hace tan solo una semana...!. Primero pusimos a andar la web www.tribunadatauromaquia.com. Luego fue el tiempo de poner en marcha la cuenta de Twitter. Y finalmente hemos puesto en servicio la cuenta de Facebook que está teniendo una increíble respuesta...

Han sido 23 días y medio de vértigo. De muchas horas de dedicación, de apasionada dedicación. Y todo, como bien saben, por verdadero amor al Arte, como suele decirse en estos casos. Absolutamente desinteresados, sin afán lucrativo alguno. Un proyecto para servir a la Tauromaquia y a los verdaderos amantes de ella. Ni más, ni menos. En una hora en que la Tauromaquia necesita de todos, pero en una hora en que la desunión de los llamados "taurinos" sigue siendo el más grave problema, muy por encima de los antis e incluso las actitudes totalitarias de determinados políticos.

Concebimos la Tauromaquia como un todo en la Península Ibérica. Damos preponderancia a la Tauromaquia lusitana, como vienen observando, pero en nada ignoramos lo que pasa en España en el Mundo de los Toros. 

Llegamos un 30 de julio. No éramos nuevos en estas lides, esa es la verdad. Ya antaño habíamos toreado en peores plazas... Ahora, con el oficio y la experiencia acumulada, poner en marcha este proyecto ha sido algo esforzado, pero menos complicado que la experiencia de antaño.

En este balance / sensaciones de estos 23 días y medio querríamos dedicar dos líneas a quienes han sido elegantes y han mostrado indudable categoría personal -al hacerse eco en forma de noticia, o mostrarnos expresamemte su consideración- ante la aparición de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA. Casos como los de António Lúcio, Miguel Alvarenga o incluso Joaquim António Emídio, por ejemplo, no los queremos pasar por alto.

Pero no es menos cierto que, otro personal del mundillo de la Comunicación taurina no ha estado a esa altura precisamente. Han ignorado deliberadamente la aparición de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA quien sabe si temerosos de que sus púlpitos se tambaleen (poca autoestima tienen) o, tal vez, enfermos de un ataque de acidez estomacal (en este caso cabria recomendarles el eficaz "Rennie" o las saquetas de "Phosphalugel", por ejemplo). Es muy curioso el caso de estos personajes a los que dedicamos este párrafo, quienes teniendo abandonadas a la buena de Dios sus webs o sites, portadores de ínfima y penosa información taurina, de la noche a la mañana han despertado de su letargo -tras la llegada de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA- y tratan ahora de hacer que hacen...

Entendemos pues que la llegada de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA ha sido doblemente beneficiosa. Porque se trata de una aportación importante, de una ayuda al mundo de la Tauromaquia ibérica, pero -al mismo tiempo- de un revulsivo que hasta podría ser benéfico para que los que estaban roncando debajo de una azinheira despierten de una vez y eviten que les pille el toro.

23 días y medio después de la llegada de  la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA ha sido emocionante también, constatar que nada ha cambiado con respecto a la anterior etapa en la que toreábamos en este ruedo de la Comunicación taurina en Portugal. Hay lo que antaño había (lo que es lamentable porque atestigua que poco o nada ha cambiado en el panorama). Siguen existiendo tipos excelentes (empresarios, apoderados, toreros, agentes de la fiesta) que nada más enterarse de la existencia de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA se han puesto a nuestra entera disposición para colaborar en todo lo necesario. Y siguen existiendo otros que -pese a haberles dirigido por nuestra parte una comunicación, incluso con reiteración- nos han ignorado, despreciado manifiestamente... No esperábamos menos, sabiendo como sabemos qué tipo de personajes también andan sueltos -como antaño- actualmente en el Mundo taurino lusitano. Esos sus desprecios no nos preocupan, los esperábamos de antemano, hasta nos suponen enorme estímulo.

No querría, en todo caso, dejar de mencionar aquí, el mérito, el esfuerzo, el compromiso con la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA, evidenciado desde el primer momento por Jaime Martínez Amante, baluarte fundamental, sin cuya ayuda inestimable -sus profundos conocimientos taurinos, sabios consejos y enorme dedicación- muy poco de lo que cada día veis en este web, sería factible. Pero junto a el, cómo no, mi agradecimiento especial también para Vítor Escudero, Vicente Barrera y Néstor Segura, colaboradores permanentes de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA. Igualmente debe de consignarse nuestro agradecimiento expreso a los otros colaboradores o firmas eventuales que ya han comenzado a aparecer en este site. A todos los que en mayor o menor grado integran el equipo de la TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA, de todo corazón, otra vez : muito obrigado!, ¡muchas gracias!.

Pero nuestro agradecimiento expreso y redoblado, fundamental razón de este editorial, es para nuestros miles de lectores. 23 días y medio después, haber logrado en este site, en algunas jornadas picos de 1790, 1815, 1907 y hasta 2015 lectores (visitantes-dia)... son cifras ya muy a tener en cuenta y que presagian que, si seguimos en la línea actual, hacia el fin de año -si Dios quiere- podríamos situarnos en un índice de lectores diarios realmente muy importante, como muy importante es ya la cifra actual para los pocos días de vida que tiene nuestra TRIBUNA da TAUROMAQUIA IBÉRICA.

Quede constancia que no nos preocupa -para nada- el número de lectores. No entramos en esas guerras de competir con... Pero nos estimula, no cabe duda alguna. Porque pretendemos ayudar a la Tauromaquia. A la Tauromaquia de verdad, pura, sin trampas ni tramposos, sin advenedizos ni chupópteros, sin vividores que solo van a lo suyo... A esa Tauromaquia es a la que queremos servir, porque parafraseando al celebrado Néstor García, solamente nos interesan los verdaderos amantes de la Fiesta de los Toros, esos que empiezan a estar muy hartos de quienes, en vez de defender la Tauromaquia con firmeza en momentos difíciles como estos, chaquetean, se ponen de lado y se aprovechan de la Fiesta en lo único que les interesa, seguir ordeñando como sea y al precio que sea la vaca... aunque esta se encuentre cada vez más escuálida.

EUGÉNIO EIROA FRANCO

Artículo Anterior Artículo Siguiente